“Me angustia no saber de mi hijo”: Madre de caleño en Egipto

Febrero 05, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Por esas cosas que nadie sabe explicar, ese destino que se empeña en sacar de Egipto al presidente Hosni Mubarak, parece ser el mismo que se empecinó en llevar a ese país árabe a Andrés Felipe Cadena Arango, un caleño que apenas alcanza los 18 años.

Por esas cosas que nadie sabe explicar, ese destino que se empeña en sacar de Egipto al presidente Hosni Mubarak, parece ser el mismo que se empecinó en llevar a ese país árabe a Andrés Felipe Cadena Arango, un caleño que apenas alcanza los 18 años.Con la misma ilusión con la que viajó a Inglaterra desde agosto del año pasado para perfeccionar su inglés, luego de graduarse del Colegio Berchmans de Cali, llegó hace una semana a Egipto para hacer realidad su sueño de conocer las Pirámides, Jerusalén y la ciudad de El Cairo.Pero sólo dos días después se vio atrapado junto a sus compañeros en un hotel de la ciudad de Sharm-el Sheij, en medio de la crisis política y las revueltas violentas con la que en varias ciudades egipcias se exige la salida del presidente Hosni Mubarak, tras 30 años de régimen.El único contacto que sostuvo Andrés Felipe con su familia fue el pasado martes, cuando en una llamada que apenas alcanzó los 30 segundos le indicó a su madre que estaba bien y que apenas pudiera le decía el nombre del hotel en el que estaban alojados y el número telefónico.En diálogo con El País, Luz Matilde Arango, madre de Andrés Felipe, habló de lo difíciles que han resultado para su familia los últimos cuatro días sin tener ninguna noticia del menor de sus hijos.“Esto ha sido muy duro porque Andrés Felipe es un muchacho que acaba cumplir los 18 años y que anda con otros cuatro jóvenes, todos solos. Además que ellos no viajaron por ninguna agencia sino que se fueron por su cuenta, por vivir la aventura y por reducir los costos y eso hace que uno esté más intranquilo y sin saber dónde ni a quién llamar”, aseguró la madre. Tampoco han recibido noticia alguna de las autoridades consulares y lo único que saben, por la familia de otro de los muchachos, es que estarían encerrados sin comida y sin dinero.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad