Masacre de Orlando, ¿un acto de odio contra la comunidad gay en Estados Unidos?

Masacre de Orlando, ¿un acto de odio contra la comunidad gay en Estados Unidos?

Junio 13, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AFP
Masacre de Orlando, ¿un acto de odio contra la comunidad gay en Estados Unidos?

El domingo los habitantes de Orlando realizaron una vigilia en cercanías del lugar de la masacre como homenaje a las 53 víctimas.

La masacre ocurre justo cuando han aumentado las medidas contra los homosexuales en Estados Unidos.

La masacre perpetrada en la discoteca Pulse en Orlando se inscribe en el contexto de una andanada creciente de medidas contra los homosexuales en Estados Unidos. Lea también: ¿Quién era Omar Mateen, señalado de cometer la masacre de Orlando?

El endurecimiento antigay es particularmente notable desde hace un año, el 26 de junio de 2015, cuando la Corte Suprema legalizó el matrimonio homosexual, una decisión histórica resistida por millones de estadounidenses conservadores. 

El movimiento conservador adoptó una táctica que también utiliza contra el aborto: intentar abrir nuevos caminos a través de las legislaturas locales, apelando a los grandes principios de libertad religiosa.

 Esta estrategia se cristalizó recientemente en un caso sobre personas transgénero, que representan una ínfima porción de la población estadounidense, pero que están sólidamente asociadas al ámbito homosexual por el término inclusivo de LGTBI (lesbianas, gays, trans, bisexuales e intersexuales). 

Una docena de estados, en su mayoría dirigidos por un gobernador del conservador partido Republicano, litigan ante la justicia contra el gobierno del presidente Barack Obama sobre la cuestión de qué baños deben usar las personas transgénero. 

Aún quedan varias preguntas por responder sobre el tiroteo que enlutó en la madrugada del domingo la discoteca Pulse de Orlando, Florida.

 El atacante, Omar Mateen, un ciudadano estadounidense de origen afgano de 29 años, prometió lealtad al grupo yihadista Estado Islámico (EI) en un llamado al 911 antes del tiroteo, dijo el FBI. Pero según declaraciones de su padre a la cadena NBC, el sospechoso se puso furioso al ver recientemente a dos hombres besarse frente a su mujer y su hijo. 

“Esto fue un acto de terror y de odio”, dijo Obama. Pero funcionarios republicanos que reaccionaron al ataque parecieron descartar a propósito la hipótesis del odio contra los homosexuales, y en cambio privilegiar la del atentado yihadista. Lea también: Estado Islámico asume autoría de masacre en club Lgbt de Orlando, Florida

 Sin duda temen ser vistos como responsables de haber contribuido a un venenoso clima antihomosexual. Esos reproches salieron a la luz luego de un atentado a finales de noviembre de 2015 contra un centro federal de planificación familiar en Colorado.

Ese ataque siguió a la violenta controversia suscitada por la difusión de un video que presuntamente mostraba la venta de tejido fetal por los responsables del centro. 

 Líderes conservadores han insistido en los últimos meses que las normas gubernamentales contra la discriminación de personas transgénero buscan “introducir hombres en los baños de las niñas”, un tema álgido que está siendo debatido  por numerosas asociaciones y expertos. 

“Yo no quiero nunca más escuchar que las personas LGBT en los baños son una amenaza a la salud pública”, dijo el domingo Jeremy Moss, un legislador estatal de Michigan y declarado homosexual. 

 Michelangelo Signorile, famoso militante de los derechos homosexuales en Estados Unidos, escribió en un artículo de opinión que el tiroteo de Orlando es un “recordatorio del peligro inminente en el que aún vive” la comunidad LGTBI.

El gobernador adjunto de Texas, Dan Patrick, punta de lanza de la lucha contra los derechos de los LGTBI, copió en Twitter un verso de la Biblia: “No os engañéis. Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará”. 

El tuit fue inmediatamente interpretado como un intento de endilgar la culpa del atentado a los homosexuales. Un asistente de Patrick dijo a un periódico texano que el tuit estaba preprogramado y  no tenía relación con el tiroteo.

Segundo ataque Se trata del segundo ataque en la ciudad en poco más de 24 horas,  luego de que la cantante Christina Grimmie, exconcursante en el show ‘The voice’, fuera asesinada el viernes por un hombre que la atacó al término de un concierto.  La joven fue llevada de urgencia a un hospital, pero murió a causa de sus heridas.  Su atacante, Kevin James, de 27 años, se suicidó luego de dispararle.  El teatro donde Grimmie fue atacada está situado a unos seis kilómetros del Pulse nightclub.  Las armas de fuego fueron usadas en 11.200 asesinatos en 2013 en Estados Unidos, pero hasta ahora no han llevado a la adopción de medidas efectivas para limitar su uso, en un país donde el derecho a portar armas está protegido.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad