Más de 7.500 muertos en Siria en solo 11 meses, según la ONU

Febrero 28, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | EFE
Más de 7.500 muertos en Siria en solo 11 meses, según la ONU

Protestas por los bombardeos de las tropas del régimen sirio contra Homs, en especial contra el barrio de Baba Amro pese a las negociaciones para evacuar a los heridos, entre ellos periodistas occidentales, según los grupos opositores.

En una nueva jornada de violencia murieron este martes más de 90 personas en los disturbios contra Bashar Al Asad. La ONU cifra por encima de los 7,500 el total de muertes registradas desde el 2011 en Siria, por lo cual se pide que el gobierno sirio sea llevado ante la Corte Penal Internacional.

Al menos 92 personas murieron y varios centenares resultaron heridas este martes en Siria en una nueva ofensiva de las fuerzas del régimen del presidente Bachar al Asad contra las provincias centrales de Homs y Hama, informó un grupo opositor.Los Comités de Coordinación Local (CCL) señalaron en un comunicado que 50 personas murieron en el bastión opositor de Homs, asediado por los bombardeos desde principios de mes; 27 en Hama, seis en Alepo (norte), cinco en Idleb (noroeste), tres en Deir el Zur (este) y uno en Deraa (sur).En Homs, el grupo opositor denunció una nueva masacre de las tropas del régimen y elevó a 26 los muertos y a 180 los heridos tan solo en el castigado barrio de Baba Amro, donde hace una semana perecieron dos periodistas extranjeros en un bombardeo.Una parte de los heridos se encuentra en estado grave, según los CCL, que indicaron que una familia entera permanece bajo los escombros de una de las viviendas derruidas.También se produjeron víctimas mortales en los bombardeos efectuados contra otras localidades de la provincia de Homs, como Rastan y Tel al Kalaj.Asimismo, el lunes, fueron encontrados en Homs los cadáveres de 64 personas que el domingo habían intentado salir de Baba Amro y fueron asesinadas por las fuerzas sirias en un puesto de control.7.500 muertos según las Naciones UnidasLa ONU informó este martes que la cifra de víctimas de la represión en Siria desde que comenzaron las protestas contra el régimen de Bachar al Asad hace once meses supera con creces los 7.500 muertos, informó Naciones Unidas, pese a reconocer que en estos momentos no puede ofrecer un número exacto de fallecidos."Aunque no podemos dar una cifra exacta de víctimas, hay informes creíbles que muestran que el número de muertos excede los 100 civiles al día, entre ellos muchas mujeres y niños. La cifra total está seguro muy por encima de los 7.500", afirmó este martes el subsecretario general de la ONU para Asuntos Políticos, Lynn Pascoe.Pascoe, que informó al Consejo de Seguridad de la situación general en Oriente Medio, dijo además que "el uso desproporcionado de la fuerza y la agresión militar contra la población civil por parte de las autoridades ha llevado a las fuerzas de la oposición pacÍficas a recurrir a la resistencia armada".Sin embargo, el subsecretario general aseguró que "hasta la fecha, el poder de ataque de la oposición es mínimo comparado con el armamento pesado que usa el Ejército sirio".Pascoe acusó al Gobierno del presidente Bachar al Asad de no proteger a su pueblo, sino de someterlo "al bombardeo indiscriminado de los tanques y los cohetes", que provoca muertes que recuerdan "a la masacre de Hama, perpetrada por el Gobierno de Siria en 1982"."Insafortunadamente, la comunidad internacional también ha fracasado a la hora de cumplir con su responsabilidad de detener la masacre. Las acciones y la falta de acción hasta la fecha han alentado al régimen a seguir con la destrucción gratuita de sus propios civiles", dijo el subsecretario general.Pascoe recordó así a los miembros del Consejo de Seguridad que hasta la fecha ese órgano no ha condenado la represión de Damasco, después de que Rusia y China vetaran en dos ocasiones una resolución de condena contra el Gobierno de Al Asad.Según señaló, ahora mismo la ONU está centrada en lograr el acceso de ayuda humanitaria a las zonas más castigadas por la violencia en Siria e indicó que la responsable de la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), Valerie Amos, se encuentra en la región a la espera de entrar en Siria "tan pronto como se lo permitan las autoridades sirias".Entre tanto, algunos miembros del Consejo de Seguridad apuestan de nuevo por presentar un proyecto de resolución que, además de pedir el cese de la violencia, contemple un alto el fuego de carácter humanitario."Después de Túnez (donde se celebró la reunión del Grupo de Amigos de Siria), tenemos que explorar si existe la posibilidad de que el Consejo actúe para detener la violencia y garantizar el acceso humanitario", dijo este martes ante la prensa el embajador alemán ante la ONU, Peter Wittig.El diplomático germano señaló que los esfuerzos dentro del Consejo de Seguridad se centran ahora en ese sentido y reconoció que se trata de "una tarea difícil, pero que se debe explorar"."No podemos seguir viendo cómo la situación humanitaria y política se deteriora en Siria. El precio que paga la población es trágico", añadió Wittig.Rusia y China se han opuesto en dos ocasiones a las iniciativas presentadas en el Consejo de Seguridad tanto por los países occidentales como árabes para condenar a Damasco y ejercieron su poder de veto en ese sentido en octubre pasado y este 4 de febrero.Piden llevar a Siria ante la Corte Penal InternacionalLa Alta Comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, Navi Pillay, solicitó este martes que el gobierno sirio sea llevado ante la Corte Penal Internacional (CPI) por los crímenes contra la humanidad cometidos contra la población civil de este país."Estoy convencida de que transferir la situación de Siria ante la Corte Penal Internacional será dar un paso en la dirección correcta", afirmó Pillay al intervenir en el debate urgente sobre el conflicto en el país árabe que tiene lugar este martes en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU."Ahora más que nunca, los que cometen crímenes en Siria tienen que entender que la comunidad internacional no estará parada mirando esta masacre y que las decisiones y los actos que tomen no quedarán impunes", dijo.La Alta Comisionada recordó que la Comisión de Investigación Independiente sobre Siria concluyó en su tercer informe que "el gobierno sirio ha cometido vastas y sistemáticas violaciones, que constituyen crÍmenes contra la humanidad"."El Consejo de Seguridad tiene que asumir su responsabilidad de proteger a la población de Siria", señaló Pillay sin aludir al veto de China y Rusia a la resolución de condena de las atrocidades cometidas por el régimen de Bachar al Asad contra los civiles."Lo que necesitamos hoy es que los asesinatos cesen, y para ello la comunidad internacional debe unirse y mandar un claro mensaje a Siria", subrayó.Pillay insistió en que la situación sobre el terreno se está "deteriorando rápidamente" dado que los bombardeos no cesan, y las fuerzas de seguridad han lanzado una masiva campañas de arrestos, y detenciones arbitrarias de miles de activistas que protestan contra el Gobierno.La Alta Comisionada se refirió específicamente a los menores de edad y dijo que, según algunos informes, desde marzo del 2011 han muerto más de 500 niños, 80 de ellos sólo en el mes de enero."Reitero mi llamamiento a la Comunidad Internacional para que actúe y evite que la población civil siga sufriendo las incontables atrocidades que se cometen diariamente contra ella", indicó.Ante esta situación, pidió un "inmediato alto el fuego que acabe con la lucha y los bombardeos".Asimismo, Pillay solicitó al régimen de Bachar al Asad que permita la entrada de los actores humanitarios para poder asistir a la población civil, especialmente en las ciudades de Hama y Homs, sometidas diariamente a los bombardeos y la represión.En aras a intentar resolver el conflicto, pidió al ejecutivo sirio que inicie un diálogo con la oposición que acabe con la violencia y lleve a cumplir con las legítimas exigencias de la población civil.Está previsto que el Consejo de Derechos Humanos vote este martes una resolución presentada por Turquía y Catar en la que se condena al régimen de Bachar al Asad por las atrocidades cometidas, pide el cese inmediato de la violencia, y solicita a Damasco que autorice el acceso de los actores humanitarios para aliviar el sufrimiento de la población civil."No podemos seguir viendo cómo la situación humanitaria y política se deteriora en Siria. El precio que paga la población es trágico", añadió Wittig.Rusia y China se han opuesto en dos ocasiones a las iniciativas presentadas en el Consejo de Seguridad tanto por los países occidentales como árabes para condenar a Damasco y ejercieron su poder de veto en ese sentido en octubre pasado y este 4 de febrero.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad