Mariano Rajoy, un observador de la política que llega para ‘sacudir’ a España

Mariano Rajoy, un observador de la política que llega para ‘sacudir’ a España

Noviembre 21, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Diego Muñoz, corresponsal de El País en España.
Mariano Rajoy, un observador de la política que llega para ‘sacudir’ a España

El candidato del Partido Popular a la presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, tras su comparecencia ante los medios para valorar los resultados electorales, esta noche en la sede de los populares, en la madrileña calle Génova.

Perdió dos veces con Rodríguez Zapatero y, sin embargo, se mantuvo hasta conseguir, también gracias a la crisis económica, que la tercera fuera la vencida.

Si pidieran un solo adjetivo para definir a Mariano Rajoy, sin duda alguna los españoles escogerían el de paciente, pues nadie como él ha sabido esperar su oportunidad, a veces incluso en contra de sus propios copartidarios del Partido Popular para dirigir los hilos de España. Perdió dos veces con Rodríguez Zapatero y, sin embargo, se mantuvo hasta conseguir, también gracias a la crisis económica, que la tercera fuera la vencida.Serio, a veces acartonado, tranquilo, dialogador, pero de nervios de acero, Rajoy no es monedita de oro que le cae bien a todos. Por el contrario, no despierta muchas simpatías, casi nunca se le ve reír, aunque dicen que en el círculo de sus amigos le gustan los chistes.Para el periódico The Guardian, sus propios compañeros de partido llegaron a considerarlo un mal candidato, “no es lo mejor, pero si lo menos malo”, y algunos creen que de no haber sido por la crisis que hundió a Rodríguez Zapatero y a su equipo de Gobierno, le hubiera costado mucho ganarle. Pero destaca el diario británico que es un “excelente gestor, observador, paciente y tenaz, que gana mucho en las distancias cortas”.Algo que no le perdonan los españoles es que durante los casos de corrupción de miembros de su partido en la Comunidad Valenciana no haya sabido poner orden y coger al toro por los cuernos.Pero por el momento, Mariano Rajoy cumple con el perfil que exige la Unión Europea para los tiempos que se avecinan: es serio, sensato y proyecta una imagen fiable que calme los mercados. Aunque es más político que tecnócrata. Nacido en Santiago de Compostela, está casado y tiene dos hijos. Pocas veces deja saber algo de su familia. Ha dicho que, por ahora, no vivirá en La Moncloa, el Palacio de Gobierno, sino que prefiere seguir en su casa en Madrid.Lo mejor es que la gente que le ha votado cree en él y considera que es la persona adecuada para sacar a España de la crisis.Desde los 24 años luce una espesa barba, que dejó crecer para disimular las cicatrices que le quedaron en el rostro tras un grave accidente de tráfico.Amante del deporte, especialmente el ciclismo, seguidor del Real Madrid y fumador de puros Habanos, Rajoy es un veterano de la política española. Lleva 30 de sus 56 años en la política.Se convertirá en el sexto presidente de España tras la muerte del dictador Francisco Franco, en 1975, y la transición democrática. Así como el segundo del conservador Partido Popular tras José María Aznar (1996-2004) .Precisamente, su figura emergió a la sombra de Aznar. Durante los ocho años de gobiernos populares, fue vicepresidente y cuatro veces ministro, de Administraciones Públicas, Educación, Interior y Presidencia.Rajoy tomó las riendas del PP en el año 2003. Al año siguiente partía como favorito a la presidencia, pero la polémica generada tras los atentados islamistas contra varios trenes de Madrid a sólo tres días de las elecciones, le pasó factura en las urnas.Luego, la derrota frente al socialista José Luis Rodríguez Zapatero fracturó el partido y Rajoy tuvo que batallar para mantener unida la formación. Una lucha que se intensificó tras volver a perder ante Zapatero en el 2008.Y fue su liderazgo el que quedó en entredicho, y tras otro cuatro años, hoy Mariano Rajoy consiguió preservar la presidencia del partido y darse una tercera oportunidad.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad