Marco Rubio, la nueva esperanza republicana

Marco Rubio, la nueva esperanza republicana

Noviembre 03, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Agencia EFE

En apenas un año, el cubano-estadounidense Marco Rubio, de 39 años, ha pasado de ser todo un desconocido político a convertirse ahora en la gran esperanza republicana tras ganar ayer con claridad el escaño vacante del Senado de Florida.

En apenas un año, el cubano-estadounidense Marco Rubio, de 39 años, ha pasado de ser todo un desconocido político a convertirse ahora en la gran esperanza republicana tras ganar ayer con claridad el escaño vacante del Senado de Florida.Joven, con un discurso hábil y una oratoria impecable, Rubio será ahora el más prominente republicano de origen hispano en el Senado de EE.UU. y con un sustancial poder de influencia.El otro hispano en el Senado es el demócrata por Nueva Jersey Bob Menéndez, también de origen cubano y considerado como uno de los políticos más influyentes de su partido.Rubio es, sin duda, uno de los políticos de moda y con la vista puesta en las elecciones presidenciales de 2012 muchos analistas lo ponen ya como un firme aspirante a vicepresidente en la candidatura republicana.Este hombre ocupará el escaño que el también cubano-estadounidense Mel Martínez abandonó el año pasado por sentirse incómodo en el entramado político y republicano de Washington.Marco Rubio llega ahora a la escena de la política nacional con unas sólidas credenciales republicanas respaldadas además por el movimiento conservador del Tea Party.Durante su campaña electoral, Rubio ha seguido fielmente la ortodoxia republicana al reclamar menos impuestos, una reducción de la deuda y la disminución del poder del Gobierno, que suena lo más parecido a los mensajes de Ronald Reagan. Considera, además, que el Partido Republicano está obligado a ofrecer algo más que una crítica aguda a los demócratas y al presidente Obama.El ejemplo más claro es en el delicado asunto de la reforma migratoria. Rubio insiste en que no basta con decir que no, sino que los republicanos deben “ser el partido favorable a una inmigración legal”, no solamente representar la colectividad que se muestra en contra de la inmigración ilegal.Aunque los votantes hispanos de Florida están divididos respecto a Rubio, el nuevo senador puede aportar una nueva perspectiva a los republicanos en el debate de la reforma migratoria.Nacido en Miami en 1971, Rubio es hijo de una modesta familia de origen cubano que abandonó la isla caribeña después de la llegada al poder del Castrismo. Su madre fue aseadora y su padre trabajó de camarero y regentando un bar.A los ocho años su familia se mudó a Las Vegas (Nevada) , donde su padre, Mario Rubio, trabajó como ‘bartender’ en el hotel Sams Town y su madre en el servicio de limpieza del Imperial Palace Hotel.De regreso en Miami en 1985, su padre entró a trabajar en el bar del hotel Mayfair House, puesto que desempeñó hasta 1997, para pasar luego a otros trabajos humildes. Mario Rubio murió en septiembre pasado a los 83 años como consecuencia de un cáncer de pulmón y enfisema que padecía desde hacía años.Marco Rubio estudió el bachillerato en el South Miami Senior High School y se graduó en 1989. Posteriormente cursó estudios durante un año en la Universidad de Tarkio, en Missouri y, en 1993, se licenció en Ciencias Políticas por la Universidad de Florida, gracias a una beca deportiva.Continuó los estudios en la Universidad de Miami (UM) , donde se doctoró ‘Cum laude’ en 1996.Rubio, el tercero de cuatro hermanos, inició su fulgurante carrera política como concejal de la ciudad West Miami y en 2000 fue elegido representante del Distrito 111. Entre 2006 y 2008 desempeñó el cargo de presidente de la Cámara estatal de Florida.En 1998 se casó con Jeanette Dousdebes, de origen colombiano, una ‘cheerleader’ (animadora) de los Miami Dolphins, el equipo de fútbol americano de la ciudad. La pareja tiene 4 hijos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad