Marcha indígena contra Correa en Ecuador dará este miércoles sus últimos pasos

Marcha indígena contra Correa en Ecuador dará este miércoles sus últimos pasos

Agosto 12, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País y agencia AFP
Marcha indígena contra Correa en Ecuador dará este miércoles sus últimos pasos

Indígenas de diferentes sitios de Ecuador se han unido a la marcha que partió el 2 de agosto de Pangui, sur del país, para protestar contra el gobierno de Correa. la movilización está en las goteras de Quito.

Los nativos llegarán hoy a Quito, donde se unirán este jueves a la huelga para rechazar la intención del gobierno de Rafael Correa de enmendar la Constitución para poder postularse a un nuevo mandato presidencial.

Cientos de indígenas del sur de Ecuador, que el pasado domingo iniciaron una marcha de 800 kilómetros para rechazar la intención del gobierno de Rafael Correa de enmendar la Constitución para poder postularse a un nuevo mandato presidencial, están a punto de llegar a Quito.    

La caminata, que partió el 2 de agosto de la localidad de Pangui, en la provincia de Zamora Chinchipe, frontera con Perú, alcanzará su destino este miércoles, tras 11 días de caminata, para sumarse a una huelga general convocada por sindicatos el 13 de agosto.

El lunes los marchantes hicieron una de sus últimas paradas en Machachi, población ubicada a un poco más de una hora de Quito, de donde ayer en la tarde partieron con el propósito de ingresar a esta capital hoy. Salvador Quishpe, prefecto de Zamora Chinchipe, dijo que la caminata inició con 1000 indígenas, pero a lo largo de la misma se han ido sumando más y ya habría 20.000.

Los indígenas emprendieron esta protesta, similar a la de 2014, esta vez para exigir el retiro de un paquete de enmiendas constitucionales que tramita el Congreso, de mayoría oficialista, incluida una que le permitiría a Correa postularse a un nuevo mandato en 2017.

También piden, como hace un año, que se archiven leyes o iniciativas sobre la administración del agua y de la tierra, que en la práctica les quita poder en el manejo de esos recursos en sus territorios.

“Lejos de estar pidiendo la cabeza del Presidente, nosotros reclamamos que el Presidente rectifique”, dijo Quishpe al momento de la partida. 

Rafael Correa ha dicho que los  indígenas “tienen el derecho a marchar, (pero) no tienen el derecho a paralizar el país”, en alusión a los bloqueos de carreteras.

Los nativos al llegar a Quito apoyarán la huelga general que han convocado sindicatos, grupos y políticos de oposición también en repudio a las políticas económicas del gobierno  ecuatoriano. 

Levantamiento

El lunes, la principal organización indígena de Ecuador proclamó desde la ciudad de Latacunga, donde llegó la marcha, un “levantamiento” contra el gobierno del presidente Rafael Correa, antes de unirse a la huelga de mañana. 

El presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), Jorge Herrera, quien lidera la caminata, señaló que tras esta proclama “habrá plantones, habrá movilizaciones (...) hasta tener respuestas por parte del Gobierno, hasta cuando se archiven las enmiendas constitucionales”. 

El presidente Correa, quien reivindica una alta popularidad en amplios sectores y el respaldo de grupos indígenas, consideró que la movilización “va a ser un fracaso”. 

“El día jueves es un desafío, no para el gobierno, (sino) para el país entero. O permitimos que esos rezagos del pasado sigan haciendo daño al país o los superamos definitivamente mostrando el rechazo unánime de toda una nación”, dijo Correa a la prensa el lunes. 

Por su parte, Herrera agregó que la marcha “ha sido el mecanismo para hacer la convocatoria a levantar el ánimo, a levantar fuerzas en el país”, pero descartó que busquen “la caída del gobierno” .

Agregó que la protesta es “pacífica” y el objetivo es “exigir que el gobierno nos escuche y nos dé respuestas concretas a nuestras demandas”.

La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador, otrora poderosa organización que en el pasado contribuyó a la caída de varios presidentes a través de sus masivas manifestaciones, ya ha tratado de “levantarse” contra Correa, pero sus intentos no han hecho ceder al gobierno.

El Mandatario, que enfrenta desde hace dos meses un movimiento irregular de protesta contra sus políticas de corte socialista, ha relacionado las manifestaciones con una conspiración en marcha para sacarlo del poder antes de las elecciones de 2017. 

Las protestas estallaron el 8 de junio a raíz de una propuesta de Correa para elevar impuestos a las herencias y a la plusvalía, según él, para redistribuir la riqueza, lo que desató la ira de empresarios, organizaciones de derecha y de la clase media. 

Las manifestaciones devinieron en una crítica generalizada al Gobierno y al estilo de gestión del presidente Rafael Correa, que sus adversarios tildan de autoritario. Los indígenas aseguran que esta vez lograrán que el “prepotente” Correa rectifique. 

También a favor del Gobierno

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad