Maras estarían tras atentado a un bus en Guatemala

Enero 05, 2011 - 12:00 a.m. Por:
EFE

Las autoridades apuntan a que los integrantes de la pandilla Mara 18 son los principales sospechosos del ataque a un bus en Ciudad de Guatemala el pasado lunes. En un operativo realizado en una zona de influencia de la organización fue detenida una joven señalada de dejar el artefacto explosivo.

Las autoridades apuntan a que los integrantes de la pandilla Mara 18 son los principales sospechosos del ataque a un bus en Ciudad de Guatemala el pasado lunes. En un operativo realizado en una zona de influencia de la organización fue detenida una joven señalada de dejar el artefacto explosivo.Los miembros de esta organización llevan ocho años extorsionando a los transportistas de la capital guatemalteca. El ataque, que dejó siete muertos y 16 heridos, al parecer se debe a la negativa por parte del gremio transportador de pagar los cobros ilegales. Voceros de las empresas de transporte manifestaron que las amenazas de cometer un atentado en su contra se habían presentado desde hace varios meses y que ya habían comunicado el hecho a las autoridades.Tras los sospechosos“Se están realizando operativos en la colonia El Milagro (al oeste de la capital), tenemos información que allí tienen su guarida los integrantes de una de las ‘clicas’ (facciones) de la Mara 18 que estarían detrás del atentado”, dijo un portavoz de la Policía Nacional Civil, PNC.Decenas de agentes de la policía, acompañados de soldados y fiscales, han allanado al menos diez residencias en esa zona periférica, en las que buscan evidencias que los conduzcan a los integrantes de la denominada ‘Little Sayco Criminal’, la ‘clica’ de la pandilla que se sospecha cometió el ataque.Los uniformados llevaban consigo el retrato hablado que hizo uno de los sobrevivientes. El dibujo permitió la captura de alias La Paquetona, una mujer de 20 años de edad que al parecer dejó el explosivo en el bus y huyó en un vehículo.Gamaliel Chin, presidente de la Gremial de Transportistas de Rutas Cortas Extraurbanas, expresó que esa agrupación criminal es la responsable de las extorsiones de las que han sido víctimas en los últimos ocho años los choferes y empresarios de la compañía Transportes Quetzal, a la que pertenecía el autobús.El empresario aseguró que desde diciembre pasado venían pidiendo ayuda a las autoridades, debido a las amenazas de los pandilleros, que les exigían el pago de “un aguinaldo” por cada uno de los vehículos que cubre la ruta al municipio San Juan Sacatepéquez.“Hubo varias amenazas. Que si no se pagaban las extorsiones habría atentados contra las unidades. Toda esa información la tenía el Ministerio Público", aseguró Chin.El atentadoEl portavoz de la Policía, Donald González, explicó que los expertos en explosivos de esa institución determinaron que el incendio dentro del autobús fue provocado “por una bomba casera”.La explosión desató un incendio en el vehículo. Hasta ayer el saldo era de siete personas muertas, las dos últimas víctimas fallecieron ayer en el hospital Roosevelt, debido a la gravedad de las quemaduras.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad