Manifestaciones en Libia no paran y van cercando a Gadafi

Febrero 24, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | EFE

Los manifestantes contra el régimen libio afianzaron el jueves su poder en el este del país y tomaron posiciones en el oeste, lo que parece aumentar el cerco a Muamar al Gadafi, en tanto que Estados Unidos anunció que prepara la respuesta internacional a la crisis.

Los manifestantes contra el régimen libio afianzaron este jueves su poder en el este del país y tomaron posiciones en el oeste, lo que parece aumentar el cerco a Muamar al Gadafi, en tanto que Estados Unidos anunció que prepara la respuesta internacional a la crisis.La cruenta lucha por el control del oeste libio tuvo como escenario hoy la localidad de Zauiya, cercana a la frontera con Túnez y donde se registraron más de cien muertos en un ataque de las fuerzas leales al régimen contra los manifestantes, según la cadena qatarí Al Yazira."Hasta las mezquitas fueron atacadas", dijo a la emisora un testigo, que aseguró además que hay centenares de heridos.Tras el ataque, en el que emplearon metralletas y artillería pesada, decenas de miles de personas salieron a las calles, entre ellas muchas mujeres, para hacer frente a los agresores, según la emisora, mientras la televisión estatal libia anunciaba que Gadafi iba a dirigir "en breve" un discurso a la población de Zauiya.Poco después de conocerse el brutal ataque a Zauiya, el primogénito de Gadafi, Seif el Islam, volvía a afirmar que el régimen no bombardea a los civiles y que no ha asesinado "centenares o miles de personas". La población libia hace "vida normal", añadía.Mientras se intensifica la lucha por el control de la zona oeste del país, la oposición afianza su poder en el tercio oriental, donde a las importantes ciudades de Bengasi y Tobruk sumó hoy el control de Misrata, unos 200 kilómetros al este de TrÍpoli, según testigos citados por Al Arabiya.Además, el jefe de la Policía de Bengasi, la segunda del país y controlada por manifestantes desde el pasado lunes, anunció el jueves que se sumaba a la revuelta popular en la urbe considerada ya por muchos el símbolo de la revolución libia.Mientras, la necesidad de una intervención exterior ante la brutalidad de la represión ejercida por Gadafi contra su pueblo toma fuerza en la comunidad internacional, preocupada también por el alza incesante del precio del petróleo, que roza ya los 120 dólares por barril, un nivel no registrado desde 2008.El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció anoche, en su primera y esperada alocución sobre Libia, que prepara una respuesta.El "baño de sangre" y el "sufrimiento" constituyen "un escándalo" y son "inaceptables", afirmó Obama, quien indicó que prepara "toda una gama de opciones" contra el régimen de Gadafi, tanto medidas unilaterales como en coordinación con sus socios internacionales.También reveló que ha ordenado a la secretaria de Estado, Hillary Clinton, que viaje a Ginebra para participar mañana en la sesión especial sobre Libia del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, junto a ministros de Exteriores de todo el mundo.En ese sentido, el ministro de Defensa francés, Alain Juppé, dijo que la comunidad internacional "debe intervenir" en Libia."Cuando un Gobierno no es capaz de proteger él mismo a su población, cuando la agrede, es cuando la comunidad internacional tiene el deber de intervenir", resumió el número dos del Ejecutivo galo, tras desear que Gadafi esté viviendo "sus últimos momentos".En medio de esta convulsa situación, un nuevo elemento se ha sumado a la crisis después de que Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) expresara su solidaridad con los manifestantes libios, según el portal estadounidense de vigilancia de sitios islamistas (Site).En un mensaje difundido en foros islamistas, el brazo de la red terrorista de Al Qaeda en el norte de África califica de "tirano" a Gadafi e insta a los musulmanes del mundo a apoyar a los libios.Los ministros del Interior de la UE debaten este jueves en Bruselas la situación en Lampedusa, la isla italiana a la que en las últimas semanas han llegado alrededor de 6.300 inmigrantes, la mayoría tunecinos, pero a los que se pueden sumar muchos más."Europa no va a cerrar las puertas a los refugiados", dijo el vicepresidente español Alfredo Pérez Rubalcaba, que no valoró las cifras de la agencia europea de control de fronteras exteriores (Frontex) que cuantifican la potencial llegada de inmigrantes a la UE entre 500.000 y 1,5 millones.Además, la UE está planeando una misión, que podría ser militar y tener apoyo naval, para evacuar de Libia a entre 5.000 y 6.000 ciudadanos comunitarios, según dijo un portavoz de la Comisión Europea.Más informaciónTrabajadores colombianos en Libia empiezan a ser evacuados

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad