"Maduro no entendió el grito democrático que dimos el 6D": Lilian Tintori

Diciembre 20, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Olga Lucía Criollo | Reportera de El País

“Esto es por el rescate de los valores universales de libertad y derechos humanos a los que tenemos derecho todos los venezolanos”: Lilian Tintori.

Lilian Tintori, esposa del líder opositor preso en Venezuela, dice: “Podrán quitarme la ropa, pero jamás la voluntad indetenible de lograr la libertad de Leopoldo”.

Hasta hace 22 meses, Lilian Tintori era una hermosa rubia que había sido locutora, presentadora de televisión y  participante en el reality Expedición Robinson. Salvo su campeonato nacional en kitesurf y su afición por  el atletismo, para muchos venezolanos casi que su mayor mérito era haber dicho sí cuando, a mediados de 2007, Leopoldo López, ya reconocido opositor de Hugo Chávez,   le pidió que se casara con él.

Incluso, sus detractores la acusaban de ser hija de extranjeros adinerados y de transmitir una imagen frívola, muy cercana a las clasistas protagonistas de las telenovelas ‘made in Caracas’ que el mundo conocía.

Pero otra historia comenzó a escribirse en su vida a partir del 18 de  febrero del 2014, cuando el líder de Voluntad Popular y padre de sus dos hijos, Manuela, de 6 años, y Leopoldo Santiago de 2, fue confinado a la cárcel de Ramo Verde, acusado de liderar violentas protestas en contra del gobierno de Nicolás Maduro.

Casi sin proponérselo, pasó de ser la esposa angustiada que pedía auxilio a los demás miembros de la oposición en Venezuela a convertirse en la voz que logró volcar la solidaridad internacional sobre la crisis política que vive su país.

Luego de haber llevado su  clamor hasta el  Vaticano, haber logrado que Mariano Rajoy la recibiera en la sede del Gobierno español,  haberse ganado un espacio en la Asamblea de la ONU  y acompañado el triunfo de Mauricio Macri en Argentina, poco queda de la Lilian que lloraba agradecida por cada entrevista.

Ahora, una jefa de prensa se encarga de darle un espacio en su apretada agenda a las decenas  de periodistas internacionales que quieren hablar con quien, para infortunio de sus detractores, ya ha comenzado a ser conocida como la Violeta Parra de Venezuela.        

El hecho de haber llevado a sus hijos a Miami días antes de las elecciones evidenció el temor que sentía por su vida y la de su familia. ¿Tras los resultados del 6 de diciembre, cree que el Gobierno o fuerzas afines podrían atentar contra su vida?

Ese peligro sigue latente, lo único que ha hecho el Gobierno es confirmar a través de sus acciones que no solo amenaza con hacernos daño sino que realmente ha atentado contra nuestras vidas. Así lo confirmó el lamentable episodio de Guárico, donde asesinaron al dirigente del partido Acción Democrática Luis Manuel Díaz a tan solo dos metros de mí, y donde me salpicó la sangre y los casquillos de las balas.

Horas antes nuestra avioneta, donde viajaba parte de mi equipo, sufrió un desperfecto en los frenos y se estrelló en el monte. Esa avioneta estuvo solamente custodiada por efectivos del aeropuerto y miembros de seguridad del Estado y expertos en seguridad aeronáutica nos confirmaron que se trató de un saboteo.

¿Pero luego del 6D se han registrado nuevos hechos intimidatorios?

Después de la aplastante derrota que sufrió el Gobierno, Nicolás Maduro, Diosdado Cabello y otros miembros del oficialismo no han parado de amenazar con tomar la calle y tomar acciones. Es importante decir que Leopoldo, mi familia y yo tenemos medidas cautelares de protección de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, pues consideran  que hay riesgos reales para nuestra integridad.

Tras los primeros resultados favorables a la oposición, el mundo vio a un Maduro muy resignado, pero luego enfiló baterías contra la nueva Asamblea y ya creó un parlamento paralelo, ¿hasta dónde cree que va a llegar el Presidente en su deseo de aferrarse al poder?

Nicolás Maduro ha mandado señales alarmantes de querer quebrar la institucionalidad de la Asamblea, como lo demuestra la creación de ese parlamento paralelo. No ha entendido nada de ese grito democrático que dimos los venezolanos el 6D, donde dijimos: ¡basta ya! 

Queremos vivir en paz, con democracia y con una Asamblea Nacional que se dedique a construir soluciones para la profunda crisis económica, social y política que vive el país. Una crisis que ha evidenciado la total incapacidad del presidente Maduro  para gobernar. Lo único que ha hecho es desviar la atención con conflictos fabricados, como el del cierre de la frontera con Colombia.

La mejor manera de hacerle frente al Gobierno es que la oposición se mantenga unida, pero es claro que en el interior de la  Mesa de Unidad Democrática, MUD, hay varias tendencias. ¿No hay riesgo de que  se dé una pugna por el liderazgo que termine por dividir a sus integrantes?

Lo normal en una democracia es que haya varias tendencias, es lo saludable y eso es lo que nos hace fuertes. Ahora estamos unidos alrededor de los objetivos centrales: darle paz, bienestar y progreso a los venezolanos, acabar con la persecución política y la censura y liberar a los 75 presos políticos.

El Secretario de la Mesa anunció que la prioridad de la oposición será solucionar la crisis económica del país,  ¿no teme que su objetivo de ver libre a su esposo se vea aplazado por esa decisión?

No, no temo por eso porque no son excluyentes esos dos puntos. Por un lado, hay que solucionar los problemas de todos los días de los venezolanos, como el hambre, la escasez, la violencia. Pero por otro lado, es fundamental el rescate de la institucionalidad y el símbolo más claro de esa falta de institucionalidad es la instrumentalización de la justicia como herramienta de persecución política y el caso de Leopoldo es emblemático, como ha quedado demostrado con el linchamiento político que le hicieron, y las confesiones del fiscal que le siguió la causa, que aportó todas las pruebas que confirman nuestra denuncia de que fue un juicio forjado.

¿Y cómo toma el anuncio del presidente Macri, de Argentina, que ya no pedirá la aplicación de la Cláusula Democrática de Mercosur a Maduro, cuando esa era una de las vías en las que usted confiaba para lograr esa   liberación?

Lo tomo como  una señal que el Gobierno no debe desestimar, que siempre se respeten las reglas del juego democrático, como sucedió el 6 de diciembre en las elecciones parlamentarias, donde se aceptaron los resultados, no sin un sacrificio enorme de vencer obstáculos de inhabilitaciones, rediseño de circuitos, cuotas de última hora, ataques violentos a la oposición que incluyeron el asesinato de un dirigente y la negativa de la observación electoral de la OEA y la Unión Europea. 

A pesar de todo eso, sacamos un margen de ventaja que era prácticamente imposible de burlar. ¡Qué no se equivoquen! Los demócratas del mundo le están dando una oportunidad al Gobierno venezolano para que enmiende el rumbo.

Usted ha denunciado que la Guardia Nacional, y Diosdado Cabello detrás, la han obligado a  desnudarse para poder visitar a su esposo en la cárcel, lo cual implica el sacrificio de  su dignidad como mujer. ¿Hasta dónde está dispuesta a llegar en su lucha por la libertad de Leopoldo López?

La dignidad no se pierde, ellos intentan doblegarnos moralmente y por eso levanté todas las alarmas para que esta situación no se repita, y no es solo contra mí, es contra todas las mujeres que tenemos familiares presos. Claro está que ellos tratan de quebrarnos moralmente, pero ahora les digo que podrán quitarme la ropa, pero jamás la voluntad indetenible de lograr la libertad de Leopoldo y la de todos los presos políticos. Esta es una lucha moral y espiritual por nuestras familias.

Aquí en Colombia la gente se pregunta por qué Lilian Tintori no se presentó como candidata a las legislativas si hoy por hoy es la figura más representativa de la oposición a nivel internacional. ¿Qué aspiraciones políticas tiene? ¿Ha pensado en lanzarse a la Presidencia?

Es muy pronto para hablar de eso. Yo estoy casada con Leopoldo, que es el político, y estoy casada con Venezuela. Por ahora mi trabajo al ciento por ciento está enfocado en la defensa de la libertad, en el rescate de los derechos humanos, hasta lograr lo que dice Leopoldo: ‘Todos los derechos sean para todas las personas”.

¿Qué es lo que más extraña de su vida antes del encarcelamiento de su esposo y su incursión en la actividad política de su país? 

Extraño el tiempo de todos en familia juntos, nuestros paseos, maratones, ejercicios, conversaciones sobre los sueños y proyectos de Leopoldo para la Mejor Venezuela, como se llama su propuesta política, y el tiempo con nuestros hijos, aquel en donde él les cuenta cuentos en las noches y rezamos juntos.

¿Y cómo han logrado los pequeños sobrellevar ese cambio tan radical en la vida de sus padres? ¿Qué tanta conciencia tienen de la privación de libertad de su padre?

Ha sido muy duro. Manuela, mi hija de 6 años, lloraba en los pasillos por las noches buscando a su papá y gritando: ¡Papi...! Leopoldo Santiago, tiene 2 años, y se ha quedado varias veces en las rejas de la prisión llorando cuando nos suspenden la visita familiar.

Manuela ha llegado a preguntarle a  su padre si morirá en la cárcel, si nosotros tenemos incertidumbre, imagínese ellos a esa edad. Sin embargo, Leopoldo le contó hace poco cómo fue la entrega, por qué lo hizo, le habló de la libertad de todos los venezolanos y no me cabe la menor duda de que muy pronto tendremos a Leopoldo entre nosotros, porque es inocente y debe estar con su familia y con su pueblo en las calles.

¿Qué significa para Lilian, la persona, la mujer, haberse convertido en tan poco tiempo en el símbolo de la oposición venezolana a nivel internacional?

 No sé si símbolo de la oposición, creo que más bien es una lucha de todos los venezolanos por el rescate de la libertad. Esta es una lucha moral, espiritual, por nuestras familias. Esto va mucho más allá de una persona, esto es por el rescate de los valores universales de libertad y derechos humanos a los que tenemos derecho todos los venezolanos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad