Luis Urzúa fue el último minero en llegar a la superficie

Octubre 12, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Alejandro Aguirre, enviado especial de El País, Copiapó.

Un cuaderno con hojas blancas firmado con mensajes por 2.500 personas, entre ellos periodistas y familiares, fue lo primero que recibió el líder natural de los mineros atrapados, cuando sea el último en salir a la superficie tras más de dos meses bajo tierra.

Un cuaderno con hojas blancas firmado con mensajes por 2.500 personas, entre ellos periodistas y familiares, fue lo primero que recibió Luis Urzúa, el líder natural de los mineros atrapados, cuando salió a la superficie tras más de dos meses bajo tierra. “No queremos fiesta, queremos reflexiones”, dice Galdis Orellano, una prima que recorre el campamento con un libro de páginas en blanco, mientras pide a la gente que pasa a su lado que diga algo ante semejantes acontecimientos.Por su condición de líder, Urzúa fue el último de los 33 mineros en abandonar la mina, con lo que se convirtió en el ser humano que más tiempo habrá permanecido bajo estas condiciones, entre ellas, al soportar temperaturas de 46 grados de forma permanente.Su historia comenzó hace 7 meses cuando aceptó ir a la mina San José, una de las más inseguras del país, según expertos, pero para este topógrafo parecía una más en sus 30 años de experiencia. “Me voy es a trabajar. No voy sino a eso”, dijo. Sólo llevaba 5 meses en la mina y muchos se aterraron que aceptara ir a esta. Pero se fue y sin importar las condiciones aceptó el reto de ser el número 1 bajo la tierra y no desamparó a su equipo, esos 32 mineros igual que él. “Eso le viene desde niño”, dice la prima Gladis, quien recuerda que quedó huérfano de padre a los 10 años y le tocó asumir, junto con su madre, la crianza de 6 hermanos más, en el que Luis era el mayor, el del talante, el que tenía la misión de enseñar y nada más.Luis fue definitivo, según rescatistas, para que no sólo los mineros encontraran una salida en los primeros 17 días del accidente, sino para darles esperanza a sus compañeros, sólo al acudir a su experiencia y trayectoria. Como se sabe, Luis fue el primero en contestar la llamada que le hizo el ministro de la Minería, Laurence Golborne, además de aparecer en la primera foto y video, así como de racionar la alimentación como galletas y duraznos en conservas.“Es una persona maravillosa. No creo que se haya ganado el respeto por su jerarquía (es el jefe de el refugio), sino que su carisma lo hace inevitable para que sea el líder. Es emotivo y cariñoso”, recuerda su prima.Ahora los líderes de la Nasa, quienes se encuentran en la zona para asesorar a los rescatistas, lo ven con respeto por sus dotes de liderazgo. Lo último que le dijo su familia, en una carta enviada: “Que estuvieran tranquilos, que no le pusieran mucho cuidado a los medios”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad