Luis Guillermo Solís gana la presidencia de Costa Rica

Abril 06, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | AP
Luis Guillermo Solís gana la presidencia de Costa Rica

Luis Guillermo Solis, presidente electo de Costa Rica.

Sobre el 92% de las mesas escrutradas se informó que el candidato opositor Luis Guillermo Solis, obtuvo el 77.9% de los votos.

El candidato opositor Luis Guillermo Solís obtuvo una contundente victoria en la segunda ronda electoral el domingo y tanto su rival como la mandataria Laura Chinchilla lo calificaron de inmediato como presidente electo. Solís, del partido Acción Ciudadana, PAC, superó el millón de votos que se había autoimpuesto, y el abstencionismo no fue tan elevado como se temía, según los resultados oficiales. El Tribunal Supremo de Elecciones, sobre el 92,6% de las mesas de votación escrutadas, informó que Solís recibió 1.258.715 sufragios, el 77,9% de la votación. Johnny Ayala, candidato del oficialista Partido Liberación Nacional, PLN, obtenía 357.496 votos, el 22,1% de los sufragios. Ayala reconoció de inmediato su derrota. "Empiezo por reconocer con humildad y respeto los resultados que ya conocemos y por felicitar al presidente electo Luis Guillermo Solis. Ya lo he hecho por la vía telefónica..." , dijo Araya en rueda de prensa. A su vez, la presidencia de la república emitió un comunicado tras difundirse los resultados. "La Presidenta de la República ha felicitado a don Luis Guillermo Solís, Presidente electo de toda Costa Rica, y le ha expresado los mejores deseos de éxito en el arduo y complejo cargo de la Presidencia de la República" , dijo el comunicado presidencial. Solís era claro favorito en esta contienda, luego de que Ayala renunciara en marzo a participar en la segunda ronda a la luz de las encuestas, que daban amplia ventaja a su rival en la segunda ronda. Solís llega a la presidencia de Costa Rica para reemplazar a la presidenta Chinchilla para el periodo 2014-2018. El opositor había ganado en primera ronda con un porcentaje de 30,6% y una diferencia de solo 0,93% sobre Araya en la votación del 2 de febrero; pero que fue insuficiente para ser proclamado presidente en esa ocasión. Historiador y politólogo, Solís será el primer gobernante procedente del PAC, partido que destaca por su propuesta programática centrada en el combate a la corrupción, el freno al gasto excesivo del sector público, y la necesidad de ajustes fiscales para atender el creciente déficit de las finanzas públicas. El virtual presidente electo, de 55 años de edad, proviene de una familia de conformada por un zapatero y una maestra, y ha destacado en su carrera como académico y analista político dentro y fuera del país. Solís se sabía favorito en esta votación tras la renuncia a la campaña de su rival, pero consideró necesario tener más de un millón de votos que le permitiera tener legitimidad como futuro mandatario del país. El abstencionismo en esta segunda ronda electoral alcanzó el 43,2% lo que los analistas consideran como una cifra normal para una segunda ronda y se estima como un éxito para Solís haber cumplido la meta del millón de votos. Pese a la poca participación que se reportaba en los centros de votación de todo el país durante las primeras horas del domingo, en el transcurso del día comenzaron a mostrarse cada vez más votantes en las calles y centros de votación. La agencia AP realizó un recorrido por varios cantones del norte de la provincia de San José, donde pudo constatar una gran afluencia de electores durante las últimas tres horas de esta votación, así como gran cantidad de personas apostadas a las orillas de la calle ondeando banderas, la mayoría con los colores rojo y amarillo del PAC, como anticipo de una virtual victoria. Reportes de la prensa local señalaron la votación fue bastante fría en las zonas alejadas del país, sobre todo en las provincias costeras de Guanacaste, Puntarenas y Limón. Durante la jornada, el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) reportó solo incidentes menores en la apertura de las urnas, pero ninguna denuncia sobre la seguridad o transparencia del proceso. Como legalmente no podía renunciar, el nombre de Araya figuró en la papeleta de votación, junto al nombre de Solís, quien, con su rival fuera de la competencia, se impuso la meta de alcanzar un millón de votos. El aspirante del PAC aseguró frecuentemente que el abstencionismo era su principal rival, por lo que basó su campaña en instar a los ciudadanos para que acudieran a votar.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad