Luces y sombras de los cinco años de papado de Francisco

Luces y sombras de los cinco años de papado de Francisco

Marzo 18, 2018 - 07:55 a.m. Por:
Olga Lucía Criollo / Reportera de El País
Papa Francisco

Después de dos papas europeos, la llegada del argentino Jorge Mario Bergoglio a la Santa Sede significó una revolución para el catolicismo mundial. especialmente por su carácter latino.

Agencia EFE

“Como sabéis, el deber de un cónclave es dar un obispo a Roma. Parece que mis hermanos cardenales han ido a buscarlo casi al fin del mundo...pero estamos aquí”.

Sonriente, pero con el ceño fruncido. Así se asomó Jorge Mario Bergoglio al balcón de la Basílica de San Pedro el 13 de marzo de 2013, cuando el reloj marcaba las 8:00 de la noche. Pero las 300 mil almas que a esa hora estaban reunidas en la plaza recibieron a otro: “¡Francesco, Francesco!”.

Durante cinco años, ese otro ha sido el Papa latino, el bonachón, el que carga a los niños, el de los zapatos usados, el que reta a los jóvenes a hacer lío, el que visita los ancianos de Roma y hace fila para cenar en el comedor de los empleados de El Vaticano.

Pero también ha sido el Jefe de Estado que reclama por miles de inmigrantes que desembarcan en Lampedusa, el que se abraza con el Patriarca Ortodoxo, el que acerca a Cuba y EE. UU., el que le dice a Donald Trump que no está de acuerdo con sus políticas y el que sienta en su despacho a Juan M. Santos y a Álvaro Uribe.

Actos, anuncios, visitas y prédicas que lo han convertido en la gran novedad católica del siglo que muchos admiran, pero igualmente en el centro de críticas que tienen su mayor ímpetu al interior de la propia Iglesia.

“El hecho de ser el primer Papa latinoamericano lo hace muy cercano a la gente. Además, ha abierto la religión católica, ahora es claro que no somos una isla incomunicada”, dice Socorro Vivas, teóloga de la Universidad Javeriana de Bogotá.

Lea también: 'El papa Francisco condena la "violencia sin sentido" tras tiroteo en Florida, EE. UU.'.

Para ella, las acciones de Francisco dicen mucho más que sus palabras y son las que han dejado huella no solo en seguidores de la fe católica sino en otras religiones.

Con ella coincide Diego Agudelo Grajales, director del Departamento de Humanidades de la Pontificia Universidad Javeriana de Cali, quien resalta que el Pontífice argentino ha renovado el sentido de la Iglesia.

“La figura de Francisco muestra una Iglesia comprometida con las realidades sociales y con las angustias y preocupaciones de la gente más pobre, que no tiene quién los defienda. Es una espiritualidad concreta en favor de los más desvalidos”, plantea el profesor.

En su opinión, otro aspecto positivo del papado de Bergoglio “es recordarnos a los cristianos que uno de nuestros deberes más importantes es denunciar la injusticia en la sociedad, sin importar de dónde venga e incluso desde el interior de la misma iglesia”.


Es la forma de explicar por qué, con su estilo directo, que antepone personas a instituciones, la figura del Santo Padre se ha convertido a la vez en sinónimo de esperanza, de pensamiento crítico y de vida coherente.

Desde los ojos de la fe, eso solo es posible, dice Dagoberto Cárdenas, un sacerdote caleño que desde hace dos años estudia en El Vaticano, por la acción del Espíritu Santo, “que permite que el Papa que tenemos, es el Papa que necesitamos”. Sin embargo, también le reconoce la ventaja de tener con vida a su antecesor, Benedicto XVI, “para que pueda decirle las cosas que no están bien dentro de la Iglesia”.

Y es justo allí, en el seno del catolicismo, de donde surgen las mayores críticas a un Francisco que algunos tildan de populista, comunista y hasta de hipócrita, además de excesivamente mediático.

“Hay muchos sectores que prefieren figuras más ortodoxas, que les gusta mantener la distancia y referirse solo al magisterio de la Iglesia. No quieren un párroco, sino una voz que sea clara, por ejemplo, en temas de moral sexual, que diga claramente que las relaciones homosexuales son pecado”, sostiene Misael Kuan, historiador de la Universidad de Los Andes.

Con él coincide la teóloga Hernández, quien agrega que los asuntos relacionados con la bioética, como la eutanasia y el aborto, y la reforma sacerdotal serían los principales temas pendientes del papado de Bergoglio, además de la “vergonzante” pederastia, que incluso logró opacar su reciente visita a Chile.

Lea también: 'En video: El papa dice que usar a Dios para justificar matanzas es una gran "blasfemia"'.

En efecto, aunque Francisco prometió “tolerancia cero” con los casos de abusos a menores por parte del clero y en febrero pasado la Santa Sede conformó la Comisión Pontificia para la Protección de Menores, para Kuan es evidente que la Iglesia no ha sabido encarar ese problema.

De hecho, esta semana se supo que algunas de las víctimas que habían sido invitadas a ser parte de la Comisión la abandonaron “al considerar que se estaba haciendo demasiado poco”. “Se le critica por su falta de contundencia”, añade el historiador.

No obstante, la historia oculta dice que Bergoglio, el hincha del San Lorenzo, el Papa que revolucionó la ecología con una encíclica, el Obispo de Roma que acaba de ordenar que no se debe cobrar por las misas y el Pontífice que este otoño llegará hasta la lejana Lituania, cada viernes se reúne con esas víctimas. Y seguro, después de pedirles perdón, como al resto de la humanidad, también les recomienda: No se olviden de rezar por mí”.

Papa Francisco Viajes Cinco años
Qué dejó su visita a Colombia
Papa Francisco

Papa Francisco se despidió de Colombia, país en el que compartió con ciudadanos de Bogotá, Villavicencio, Medellín y Cartagena.

EFE/ El País

“Para quienes fueron a los distintos encuentros con el Papa, pero no se habían preparado espiritualmente, no han vivido un proceso de madurez en su fe o simplemente buscaban desde una fe milagrera que se diera una respuesta inmediata a sus necesidades, con la visita del Papa al país no pasó nada”, dice Diego Agudelo.

Socorro Vivas, agrega que los colombianos “somos eufóricos y no estamos dispuestos a los procesos. somos momentáneos”.

A su vez, Misael Kuan destaca el llamado a la reconciliación que hizo Francisco, pero lamentó que no haya sido asimilado por un sector de la Iglesia muy conservador al que le cuesta el cambio.
“Tal vez monseñor Darío Monsalve es el único obispo del país que comprende bien el mensaje del Papa”, anota.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad