Los tres ‘protagonistas’ del escándalo de wikileaks

Los tres ‘protagonistas’ del escándalo de wikileaks

Diciembre 02, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Resumen de agencias
Los tres ‘protagonistas’ del escándalo de wikileaks

Wikileaks es uno de los temas más buscados en la actualidad en el mundo entero. Sus revelaciones siguen generando polémica.

Divulgación de los cables no cesa. Un joven de padres colombianos, clave en la trama. Julian Assange es buscado por la Interpol por presunta violación. El abogado defensor dice que la presión que la Policía ejerce sobre su cliente "huele mal".

Bradley Manning, el militar de 23 años acusado de ser la fuente de Wikileaks, es para unos un héroe al que hay que defender a toda costa, aunque para otros es un traidor que debería ser ejecutado.Si en Hollywood han empezado a trabajar en una película sobre la filtración de secretos diplomáticos a Wikileaks, lo más probable es que la trama se centre en dos hackers, uno bueno y otro malo, aunque será el espectador el que decida quién es quién.Un hacker es el soldado Bradley Manning, analista de inteligencia del Ejército de EE.UU., supuesto autor del robo y filtración de miles de documentos confidenciales y secretos de Estados Unidos, que están saliendo a la luz en dosis.El otro hacker es Adrian Lamo, un joven nacido en Boston hace 29 años, de padres colombianos, quien delató a Manning a las autoridades después de que el militar le reveló el material que tenía en sus manos y lo que planeaba hacer.“Hillary Clinton y varios miles de diplomáticos en todo el mundo van a sufrir un ataque al corazón cuando se levanten una mañana y descubran que todo un almacén de mensajes clasificados está disponible al público”, escribió Manning a Lamo cuando le contactó en mayo de este año.El relato de la relación entre Manning y Lamo, quien usaba el alias de Bradass87, fue reproducido por la revista Wired.Para unos, Manning es el malo de la película, quien ha puesto en riesgo la vida de miles de personas y ha dado un golpe a la posición internacional de EE.UU. tanto con países amigos como con enemigos.Uno de los que consideran a Manning el personaje diabólico de la trama es el antiguo embajador de EE.UU. en la ONU, John Bolton, quien está dispuesto a asesinar con sus propias manos al soldado por traición. Paradójicamente, Manning, en sus diálogos con Lamo, estima que sus acciones son fruto de la honestidad. “Si tuvieses acceso sin precedentes a redes clasificadas durante 14 horas al día, 7 días a la semana durante más de 8 meses, qué harías?”, preguntó a Lamo.Pero el militar parecía decidido a qué hacer tras señalar que los documentos a los que tenía acceso contenían “cosas increíbles, cosas horrorosas que deben pertenecer al dominio público y no a algún servidor almacenado en una oscura habitación en Washington”.Así que se ingenió una simple manera para extraerlos. “Llegaba con un CD grabable con música con etiqueta de alguien como Lady Gaga, borraba la música y grababa un archivo comprimido en partes”, explicó Manning a Lamo.“Escuchaba y movía los labios al ritmo de la canción Telephone de Lady Gaga a la vez que sacaba posiblemente la mayor filtración de datos de la historia estadounidense”, contó.Para entonces el soldado estaba en la Base Operativa Avanzada Hammer, en Iraq, y tenía acceso a dos redes clasificadas del Gobierno de EE.UU., Siprnet (Secret Internet Protocol Router Network) y Joint Worldwide Intelligence Communications System.Cuando Manning le dijo a fines de mayo que había transferido documentos a Wikileaks, Lamo, el periodista y hacker que en 2004 se declaró culpable de penetrar sistemas de The New York Times y sufre el síndrome Asperger, llamó al FBI.Esa llamada hace que Lamo, quien de niño vivió dos años en Bogotá, sea el villano de la película porque un día después, Manning fue arrestado y acusado de incumplir el Código Militar.Entre los que consideran a Lamo como el malo de la trama está el grupo la Red de Apoyo a Bradley Manning, que ha solicitado su libertad. Pero quizás, la realidad es más compleja. Lamo, que fue condenado a 6 meses de arresto domiciliario por sus aventuras como hacker, ha donado dinero a Wikileaks para mantener operaciones.Lamo, quien está protegido por el Gobierno de EE.UU., dijo ayer a la W que Manning lo contactó porque había leído mucho sobre él. “Él quería sentirse importante, quería que lo reconociera y que le dijera: hiciste bien, eso es lo correcto”.El hacker reveló que habló con un amigo militar para saber si lo que le decía el soldado era cierto y luego de comprobar que era verdad, decidió actuar. Sea quien sea el malo y el bueno de la película, Manning lleva 189 días encarcelado en una base militar en Virginia y se enfrenta a 52 años de prisión.Mientras, los medios estadounidenses han empezado a especular sobre las razones de Manning para “traicionar” a su país: un tipo tímido, con problemas de relaciones sociales, un genio de la informática que no encajaba en el Ejército por su condición homosexual.El misterio rodea a AssangeJulian Assange, el fundador y director de wikileaks, hoy perseguido por la Interpol por abuso sexual, dice haber contribuido a revelar más secretos oficiales que todos los medios del mundo juntos, pero se niega a arrojar luz sobre el misterio que rodea su propia vida.Nacido en la Isla Magnética, Australia, en 1971, y de paradero desconocido, ha deambulado de un sitio a otro desde niño y dice haber ido a más de 30 escuelas. Sus padres, que se divorciaron cuando él era joven, dirigían una compañía de teatro.Considerado brillante hasta por sus detractores, el hombre que ha sacado los colores al cuerpo diplomático de E.U. con la filtración de miles de documentos secretos, cambia de teléfono como de chaqueta, utiliza nombres falsos en hoteles y usa efectivo y no tarjetas de crédito.Su viaje hacia el estrellato comenzó en su adolescencia, cuando el joven, que tiene una sólida formación en física y matemáticas, descubrió un talento para la programación y la piratería informática que con el tiempo lo catapultaría a la fama.Esa pasión lo llevó a sumarse a finales de los 80 al grupo de piratas informáticos ‘Subversivos internacionales’ y tuvo sus primeras repercusiones legales a comienzos de los 90 cuando afrontó 30 cargos por piratería informática que logró saldar al pagar una multa.Armado con un elevado coeficiente intelectual y años de experiencia informática, Assange fundó WikiLeaks en el año 2006 junto con activistas de derechos humanos y expertos en medios de comunicación y tecnología.El sitio web nació con la voluntad de acceder a documentos gubernamentales secretos y divulgarlos en masa y a escala global. En abril de este año sacó a la luz el vídeo Asesinato Colateral que muestra como un helicóptero de EE.UU. dispara en julio del 2007 contra civiles en Iraq en un aparente ataque a sangre fría en el que fallecieron, entre otros, un fotógrafo de Reuters y su conductor. Hasta la difusión de las imágenes, el Pentágono había sostenido que las muertes se habían producido en enfrentamiento entre tropas estadounidenses e insurgentes.Pero el primer gran golpe maestro a escala global llegó en julio con la filtración masiva de documentos sobre la guerra de Afganistán y luego los de la guerra de Iraq, en octubre. La nuez ha sido la divulgación de cables que dejan al desnudo a la diplomacia de EE.UU. Sus defensores, entre ellos Daniel Ellsberg, el analista del Pentágono que entregó en los años 70 documentos sobre la guerra de Vietnam al diario The New York Times y otros medios, defienden su campaña a favor de la transparencia.Sus críticos, entre los que están algunos ex colaboradores de WikiLeaks, dicen que ha puesto en peligro la vida de civiles con la publicación y lo acusan de un estilo cada vez más dictatorial y caprichoso.Assange sigue maniobrando en la oscuridad. Ayer presentó una apelación contra la orden de captura por un presunto caso de violación en Suecia, que él asegura que es un montaje para intentar silenciarlo. También puso en internet un misterioso archivo llamado ‘insurance.aes256’ que contendría todos sus secretos en caso de que le ocurra algo.Dato claveEl síndrome de Asperger es un fuerte trastorno del desarrollo cerebral que se conoce por deficiencias en la interacción social y coordinación motora, y por los inusuales y restrictivos patrones de interés y conducta.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad