Los diez grandes retos del Papa Francisco en El Vaticano

Marzo 14, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Germán González Barco | Reportero de El País
Los diez grandes retos del Papa Francisco en El Vaticano

Uno de los grandes retos que tiene el nuevo Papa Francisco I es lograr una mayor participación de la mujer dentro de la Iglesia Católica.

La limpieza de la imagen de la Iglesia Católica, mayor participación de la mujer en cargos clericales y la reconquista de los creyentes, son algunos de los retos a los que se enfrentará el Papa Francisco, según los analistas.

Con la llegada de Francisco a la silla de Pedro, tras la renuncia de Benedicto XVI, éste deberá enfrentar grandes desafíos. Limpiar la imagen del Catolicismo, recuperar la fe de los creyentes y fortalecer su papel como institución que responde a las necesidades del hombre del siglo XXI, son sólo algunos de ellos. Elpais.com.co consultó con analistas y catedráticos sobre los principales retos que debe asumir el primer pontífice latinoamericano y presenta los diez más importantes.1. Recuperar la fe de los fielesLas crecientes denuncias sobre casos de abuso sexual por parte de obispos a niños en diferentes lugares del mundo, y las evidencias de corrupción dentro del seno de la Iglesia, han golpeado profundamente a la Iglesia Católica. Además de lo anterior, al Vaticano también se le cuestiona por no haber flexibilizado muchos aspectos de la doctrina cristiana que, a los ojos de los fieles, no son coherentes con la realidad que vive el hombre en el siglo XXI.Por estas, y otras causas, las nuevas generaciones han perdido interés por el catolicismo y la Iglesia ha perdido seguidores alrededor del mundo.El Vaticano estima que en todo el planeta hay cerca de 1.200 millones de católicos, y de ellos poco más del 40% vive en Latinoamérica, lo cual la hace la región con el mayor número de personas que profesan esa religión, a pesar de que en las últimas décadas ha visto una disminución de los fieles en medio de una presencia creciente de grupos evangélicos. Brasil y México son los dos países de la región con el mayor número de católicos, aunque también han visto reducir el número de fieles. En Brasil el porcentaje de católicos cayó de 84% en 1995 a un 68% en 2010, según las últimas estimaciones. Y en México el porcentaje se mantuvo hasta la década de 1980 por encima del 90% de la población que se declaraba católica, aunque para 2010 bajó a un 84%.El historiador Antonio José Echeverry, del departamento de Historia de la Universidad del Valle, sostiene que la razón fundamental de este distanciamiento es la creencia generalizada de que “los curas son corruptos, la Iglesia aliada del Estado y que los clérigos en general no tienen vocación y solo quieren el poder”.Para Echeverry el excardenal de Buenos Aires tendrá que “recuperar la confianza de las personas en la institución y más que nuevos discursos y simbologías, se debe dar testimonio eficaz del Evangelio”.2. Evangelización de los creyentes a través de los nuevos medios de comunicaciónEl uso de la tecnologías de la información y la comunicación deben ser un prioridad para el nuevo Papa, con el propósito de llegar a un mayor número de personas por diferentes medios. Esta tarea fue iniciada por el Papa Benedicto XVI creando su cuenta de twitter, pero ha sido dejada de lado por la gran mayoría de los jefes eclesiásticos del Vaticano.El doctor en derecho canónico de la Universidad de La Sabana Hernán Olano explicó que "esta es una tarea muy importante porque es la forma en que la Iglesia puede llegar a más creyentes y por más conservadora que esta sea, no se puede desconocer el poder de difusión de estas herramientas".Además afirmó que el Vaticano ya está avanzando en este tema y "ha incentivado la transmisión de la palabra de Dios por medio de la radio y la televisión vaticana, así como de su página web".3. Participación de la mujer en la Iglesia Según los analistas un aspecto clave en el que el primer Papa jesuita debe centrarse es en aumentar la participación de la mujer en la Iglesia Católica, que en la actualidad es casi nula y está relegada a cargos menores.Para el profesor Antonio José Echeverry, del departamento de Historia de la Universidad del Valle, la mujer desempeñó un papel fundamental en el surgimiento de la Iglesia, pero el sistema patriarcal adoptado por esta, se ha encargado de ocultar su legado y desaparecerla.“Hay que lograr una reivindicación del papel de la mujer, la cual tiene una forma de mirar el mundo distinta a la del hombre, mucho más incluyente, contraria al modelo patriarcal”, explicó Echeverry.4. Cambio en la enseñanza a los sacerdotesLa enseñanza a los aspirantes a sacerdote se realiza de la misma forma desde hace muchos años y no responde a las necesidades de la sociedad actual.El doctor en Teología y docente de la Universidad Javeriana de Cali, Diego Agudelo, indicó que este es un gran reto porque "la formación de los sacerdotes todavía se desarrolla a través de tratados y en este momento la teología ha tenido grandes desarrollos en otros niveles y disciplinas con las cuales el clérigo debería contar"."Los sacerdotes se encuentran preparados en el ámbito pastoral, pero aún tienen falencias en el diálogo tanto en la relación con la sociedad como con la ciencia", afirmó Agudelo.5. Reconsiderar el lugar de los laicos en la IglesiaUno de los principales retos del sumo pontífice Francisco I será darle un lugar mucho más protagónico a los laicos (creyentes que no son clérigos) y tengan una participación más activa en la difusión del cristianismo.El doctor Diego Agudelo expresó que es en la mano de los laicos donde recae la responsabilidad histórica del rumbo de la Iglesia y la humanidad. "Cada vez menos personas toman el camino del sacerdocio, así que los laicos deben ser los encargados de profesar la palabra de Dios entre sus familiares y allegados". Además agregó que la Iglesia debe ser menos clericalista y darle más cabida las fieles creyentes.6. Reconciliación entre la sociedad civil y la Iglesia por escándalos de pederastiaEl Pontificado de Benedicto XVI fue considerado uno de los más delicados y difíciles debido que tuvo que afrontar los casos de curas pederastas que pusieron en la picota a la Iglesia, así que la reivindicación y la limpieza del nombre de la institución es uno de los grandes retos del sucesor de Ratzinger.El profesor Agudelo aclaró que este no es un tema que se pueda resolver con la llegada de este nuevo Papa, sino que es un asunto de la imagen que se tiene de la Iglesia."Esto depende más de los imaginarios que la sociedad se ha creado sobre la Iglesia y todos sus errores. Se debe iniciar por una renovación en la actuación del clero, el cual debe actuar con mayor transparencia".7. Tener en cuenta las realidades de los creyentesEl nuevo Pontífice deberá acercarse más a las realidades que viven sus fieles, apartándose de opiniones radicales en temas controversiales como la planificación familiar y el aborto.“Cuando la Iglesia dice no a la planificación, no al aborto, está desconociendo las necesidades de sus seguidores, lo que genera un distanciamiento de la gente con la Iglesia”, afirmó el doctor en historia especializado en temas religiosos, Antonio José Echeverry.El catedrático agregó que la Iglesia debe abandonar los discursos y centrarse más en las realidades de las personas. “Porque el hecho de que la Iglesia diga que no a los metodos anticonceptivos, las mujeres no van a dejar de hacerlo”, concluyó Echeverry.8. Realización de un nuevo concilioEste será uno de los asuntos más espinosos a resolver por el Papa número 266 de la historia, pues genera división. Algunos analistas apuntan a que este es el momento para adelantar un proceso de reestructuración de la Iglesia y, por lo tanto, el nuevo Pontífice debería convocar a un nuevo concilio donde se debatan los retos que se afrontarán en el futuro.Contrario a esta posición el profesor de Filosofía e Historia, Hernán Olano, aseveró que "el concilio segundo que se realizó hace ya cincuenta años, llegó adelantado a su época por lo que aún se encuentra vigente". En su opinión, un nuevo concilio no se debe considerar sino hasta el 2025.9. Equilibrio entre los oficios pastorales y de EstadoFrancisco I debe lograr, a su llegada al Pontificado, un equilibrio entre su oficio pastoral y su trabajo en los asuntos de Estado, atendiendo las necesidades y problemas que vive el mundo, desde las directrices católicas."El papa debe estar en los dos lados, moverse en los dos niveles; debe convertirse en un pastor que predique dentro de un ámbito político. El Papa no se puede dedicar solamente a los asuntos religiosos, sino que debe cuestionar a los jefes de Estado y estar en constante diálogo con ellos", explicó Agudelo.10. Mayor carisma frente a los creyentes Se cree que una de las grandes falencia del pontificado de Benedicto XVI fue que no logró crear una conexión emocional con sus fieles, como si lo logró su antecesor Juan Pablo II; esto hace pensar que el nuevo Papa debe recuperar el protagonismo y tener un carisma que genere conexión. Para el doctor Diego Agudelo esto tiene que ver más con la personalidad de cada uno, pero sostiene que "Bergoglio debe preocuparse por que su modelo de transmisión del mensaje sea más atractivo y efectivo"."Debe ser un Papa mucho más viajero, tiene que ir a los lugares y estar en contacto con las personas para que su palabra se escuche, no se puede convertir en un pontífice abstraído de los medios de comunicación y ser mirado como alguien lejano", concluyó.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad