Los cinco factores clave de la crisis de Venezuela

Octubre 21, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co / AFP
Los cinco factores clave de la crisis de Venezuela

Estudiantes de la Universidad Central de Venezuela salieron a protestar este viernes en Caracas. Posiblemente la primer manifestación en lo que la oposición ha prometido que será una "explosión" de protestas.

¿Tienen los adversarios del gobierno de Venezuela cada vez menos alternativas para actuar como fuerza política, tras la suspensión del proceso de referendo revocatorio?, este es uno de los interrogantes que tiene en medio de la incertidumbre al vecino país.

¿Tiene la oposición venezolana poder de convocatoria? ¿Logrará el chavismo contener el descontento popular?. Los adversarios del gobierno tienen cada vez menos alternativas para actuar como fuerza política tras la suspensión del proceso de referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro.

Lea también: Oposición denuncia "golpe de Estado" en Venezuela y llama a la movilización.

Aquí los factores que marcarán los meses venideros:

Es quizá la más difícil sobre todo tras la decisión del Consejo Nacional Electoral CNE de congelar el referendo, avalando fallos judiciales en varios estados que anularon, argumentando fraude, la recolección de firmas con las cuales se solicitó la consulta a mediados de año.

Varias determinaciones del CNE ya habían dilatado el proceso para sacar del poder a Maduro, favorecido además por sentencias del Tribunal Supremo de Justicia TSJ que redujeron las facultades del Parlamento, de mayoría opositora.

El pasado martes, el CNE aplazó para 2017, sin explicaciones, las elecciones de gobernadores.

La coalición Mesa de la Unidad Democrática MUD asegura que la justicia está "secuestrada" por el chavismo, que controla los poderes del Estado, salvo la Asamblea.

"Es falso que todas las vías institucionales se acabaron y que, en lo jurídico, no hay nada que hacer", afirma, sin embargo, el jurista José Ignacio Hernández, para quien está en vigor la "soberanía popular" y el reto es movilizarla.

Lo cierto es que es que es prácticamente imposible que Maduro salga del poder mediante un referendo este año. Y si fuera revocado en 2017, el mandato que concluye en 2019 lo completará su vicepresidente.

La oposición insiste en que, ante el cierre de los caminos legales para cambiar de gobierno, se impone la presión en la calle.

Ese argumento se soporta en el fuerte rechazo a la gestión de Maduro: 76,5% la reprueba, mientras 62,3% votaría por revocarlo y 90,5% evalúa negativamente la situación del país, según Datanálisis.

Además de las legislativas de diciembre pasado, en las que ganó de forma aplastante, la MUD dio una contundente muestra de apoyo el 1 de septiembre, cuando movilizó a cientos de miles de personas en Caracas a favor de la consulta. Pero las manifestaciones posteriores han sido muy modestas.

"Ha demostrado tener poder de convocatoria, pero la gente tiene su propio criterio de eficacia política", opina el politólogo Luis Salamanca, quien sostiene que el venezolano va más a votar que a protestar.

Por ello, el analista Luis Vicente León considera que la suspensión del revocatorio le quita a la MUD el motor de las manifestaciones.

En todo caso, los expertos coinciden en que el gran desafío de la oposición será hacerle entender al gobierno, en la calle, el elevado costo de aferrarse al poder pese al rechazo popular.

"Si no hay una reacción inmediata y eficaz (...), incluida una movilización masiva, la dictadura pura y dura se puede imponer. Si la oposición no juega duro, no habrá retroceso", advierte el académico Benigno Alarcón.

Frente al descontento, el gobierno ha puesto en marcha una serie de medidas para paliar la crisis, reflejada en una escasez de 80% de alimentos y medicinas, y una inflación que el FMI proyecta en 475% para 2016.

Desde hace varios meses vende productos subsidiados en sectores populares, y flexibilizó el control de precios para garantizar un mayor margen de ganancia a los productores. Los anaqueles están mejor abastecidos, pero los costos resultan absurdos frente a un ingreso mínimo legal de unos 100 dólares.

Al mismo tiempo, hace un intenso cabildeo en la OPEP -de la cual Venezuela es socio- y fuera del cartel para elevar las cotizaciones del petróleo, generador de 96% de las divisas de este país que alberga las mayores reservas de crudo del mundo y dependiente de las importaciones.

Un acuerdo para reducir la producción de la OPEP ha empujado los precios al alza, pero aún es incierto si será suficiente para conjurar la crisis.

Las mayores críticas frente a lo que consideran derivas autoritarias del gobierno provienen de Estados Unidos, el Mercosur y España, así como del secretario general de la Organización de Estados Americanos, OEA, Luis Almagro, al que la oposición pedirá que active la Carta Democrática, una sanción diplomática que en el peor de los casos llevaría a la expulsión de Venezuela del organismo.

Benigno Alarcón considera que con la decisión del CNE se ha impuesto el sector radical del chavismo, que podría fracturarse, lo que presagia una escalada del conflicto.

Y ante ello cree que los militares podrían ser el fiel de la balanza en una disyuntiva entre ser "verdugos incondicionales" o "regresar a la institucionalidad".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad