Los cerebros ocultos tras la revolución que llevó a la caída de Hosni Mubarak en Egipto

Febrero 13, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Patricia Lee l Corresponsal de El País

Jóvenes del Movimiento 6 de Abril fueron los primeros en abrir el camino a las protestas contra el Presidente egipcio. A ellos se sumaron la Alianza para el Cambio, del premio Nobel de Paz, Mohamed El Baradei, y la Hermandad Musulmana, el principal partido opositor del país.

La República Tahrir derribó a Hosni Mubarak en 18 días. Y quien dio el grito de guerra, en un país musulmán, fue una joven mujer de 26 años, que convocó, a través de su página de Facebook, a derribar a Mubarak. Asmaa Mahfouz, estudiante de administración, se enteró de la inmolación de un joven en Alejandría, y realizó un pequeño video que subió a su página de Facebook, convocando a la Plaza Tahrir: “Todo el que esté preocupado por el futuro de este país tiene que venir conmigo y el que se preocupe por mí tiene que venir a protegerme. Si alguien piensa que me voy a prender fuego, no lo haré. Si la Policía quiere prenderme fuego, estaré en la Plaza Tahrir en media hora”, dijo.En la Plaza, Asmaa empezó a gritar con todos sus pulmones: “Egipcios, cuatro jóvenes se inmolaron por la humillación y la pobreza, para decirles a ustedes que despierten, nos estamos inmolando para que ustedes actúen. ¡Despierten, estamos hartos!”.El resto de la historia ya es conocida. Siguiendo el ejemplo de los jóvenes que durante todo el año pasado protestaron en París, Londres y Roma, decenas de miles de hombres y mujeres jóvenes, trabajadores, educados y desempleados, fueron los grandes protagonistas de esta revolución. Desde la “República Tahrir” una joven envió un mensaje por Twitter: “Mubarak no sabe ni qué es Facebook. ¿Cómo va a gobernar?” Pocas horas después, Mubarak renunciaba. El viejo dictador no estaba a tono con los tiempos. En la base de la protesta estuvo el Movimiento 6 de Abril, junto con otras agrupaciones juveniles, a las que luego se sumaron el Movimiento para el Cambio, del Premio Nobel Mohamed El Baradei, y la Hermandad Musulmana, el principal partido opositor del país. Todos los grupos reunidos en la Plaza nombraron un comité de 25 personas para negociar con el vicepresidente Omar Suleiman, que incluye a Amro Moussa, jefe de la Liga Árabe y al empresario Naguib Sawiris, además de representantes de todos los partidos políticos como Wafd y Tagammu. El domingo 6 de febrero se formó la Dirección Unificada de la Juventud de la Revolución de la Ira, formada por cinco grupos que fueron la base de las actividades. El Movimiento 6 de AbrilLa agrupación Movimiento 6 de Abril nació en la red social Facebook en 2008, cuando un grupo de jóvenes llamó a la solidaridad con las huelgas textiles en El Mahalla, al norte de Egipto. Los activistas llamaron a los participantes a usar ropa negra y quedarse en la casa ese día. Miles de egipcios marcharon a la Plaza Tahrir y en muchos lugares se interrumpió el trabajo, aunque no llegó a ser una huelga general. Poco a poco el grupo llegó a 70.000 adherentes y recibió el apoyo de otros grupos, como Kefaya (¡Basta Ya!), que organizó las primeras manifestaciones en diciembre del 2004. Los fundadores sufrieron arrestos y persecución, acusados de incitación al delito. Según los cables de Wikileaks, el movimiento era descrito como “irrealista”.El grupo cobró nuevo impulso con la rebelión popular que acabó este mes con el régimen del presidente tunecino Zine Abidine Ben Ali, y llamó a la movilización a sus 86.000 miembros registrados. Asmaa Mahfouz, una de las fundadoras del grupo, fue una de las iniciadoras de la protesta.Asociación Nacional para el CambioEl Baradei fue director de la Agencia Internacional de Energía Atómica, Aiea, durante trece años, y se hizo muy popular en el mundo árabe cuando cuestionó la invasión de Iraq por afirmar que Saddam Hussein no tenía armas de destrucción masiva. Al retornar de Austria, donde tiene la sede la Aiea, en noviembre del 2009, cientos de sus admiradores desafiaron a las fuerzas de seguridad y lo recibieron en el aeropuerto de El Cairo.En enero, cuando comenzaron las manifestaciones contra Mubarak, El Baradei llegó a El Cairo proponiéndose como una alternativa y como futuro candidato presidencial. El Baradei es criticado por estar fuera de contacto con el pueblo egipcio porque ha vivido muchos años fuera del país y por haber estado poco tiempo en la Plaza Tahrir, pero ha sido una de las pocas figuras públicas egipcias que ha mantenido a lo largo de varios años sus demandas de cambio constitucional y de terminar con las leyes de emergencia. En 2010, El Baradei lanzó una campaña que juntó decenas de miles de firmas a favor del cambio. Su estatura de Premio Nobel de la paz, recibido en “reconocimiento a sus esfuerzos por impedir la proliferación de armas nucleares”, le da una gran autoridad. Hermanos musulmanesLa Hermandad Musulmana es el partido político religioso más extendido en el mundo árabe. Sus miembros son la principal fuerza de oposición en Egipto, Jordania, Siria y otros países. De su vientre han salido algunos de los actores fundamentales del drama en el Medio Oriente, como Fatah, de Yasser Arafat y Hamas, de Gaza, y algunos de los más peligrosos terroristas del mundo, como al Zawahiri, el lugarteniente de Osama bin Laden. En Egipto ha jugado un papel moderado durante el gobierno de Mubarak, y se demoró mucho en apoyar las actuales protestas. A pesar de ello, las miradas del mundo están puestas en este partido de 80 años de existencia, el más antiguo en la región.La Hermandad Musulmana fue fundada en 1920 por el profesor Hassan al-Banna, y comenzó como una organización social que se expandió rápidamente estableciendo mezquitas, colegios y clubes deportivos en todo el país. Su consigna es “Islam es la solución”. A fines de los años 40, la organización tenía dos millones de miembros y sus ideas se habían extendido por todo el mundo árabe. Después de la derrota árabe de 1948 en la primera guerra contra Israel, uno de los Hermanos asesinó al Primer Ministro, y el gobierno egipcio del rey Faruk disolvió la organización, arrestó a sus dirigentes y asesinó a al-Banna.La Hermandad Musulmana apoyó a los generales de Gamal Abdel Nasser cuando dirigieron la revolución de 1952 que terminó con el rey Faruk, pero la alianza duró poco: los Hermanos querían establecer un estado coránico y los oficiales de Nasser eran nacionalistas y seculares. Después de un intento de asesinato, Nasser ejecutó a los líderes de la Hermandad en 1966.Desde los años 70, la Hermandad ha tratado de posicionarse como una corriente religiosa de centro, que es vista por muchos partidos de oposición como una organización oportunista, capaz de hacer acuerdos por detrás, aún con el odiado régimen de Mubarak.En 2000, ganó 17 puestos en la Asamblea Popular, y en 2005 consiguió su mejor resultado, ganando 20% de los cargos parlamentarios. Esto fue un golpe para el presidente Hosni Mubarak, que detuvo a cientos de sus miembros y reescribió la Constitución para estipular que ningún partido político puede tener una base religiosa. “Nuestro principio es inequívoco contra la violencia. Durante los últimos 30 años hemos hecho una oposición pacífica al gobierno de Mubarak, al tiempo que defendemos los intereses de las clases desposeídas”, dice Essam El-Errian, miembro de la HM, en una columna aparecida en The New York Times. Sus dirigentes insisten que no se presentarán en las elecciones de septiembre y que buscarán un candidato de consenso. “Queremos un estado civil, basado en principios islámicos. Un estado democrático, con un parlamento, con libertades para los partidos, libertad de prensa y un sistema judicial independiente”, dijo Issam al-Aryan, uno de sus dirigentes.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad