Lo que unió el fútbol, no lo separe la política

Julio 18, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Diego Chonta, corresponsal de El País en España.
Lo que unió el fútbol, no lo separe la política

Manifestación. Más de un millón de personas, con banderas catalanas e independentistas, se concentraron el pasado 10 de julio en el centro de Barcelona para protestar por la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Cataluña.

Mientras la selección española se unía bajo una sola bandera en Sudáfrica, en Barcelona los aires separatistas se tomaban la calle en una de las más grandes manifestaciones en contra del fallo del Tribunal Supremo sobre el Estatuto de Autonomía.

Unas horas antes de que la selección española de fútbol jugara el partido más importante de su historia, unos instantes antes de que más de 20 millones de personas en todo el territorio nacional se plantaran frente a la pantallas de los televisores para entonar un sólo grito, el de España, el sábado 10 de julio en Barcelona otra multitud se tomaba las calles en una de las más grandes manifestaciones en contra del fallo del Tribunal Supremo sobre el Estatuto de Autonomía, que a la larga se convertiría en una manifestación por la independencia de Cataluña.El primero, el partido, trataba de unir a los españoles, la otra, de separarlos. Dos Españas. La unida, cuya imagen se exporta al resto del mundo; la otra, la más real, la que sienten quienes viven en ella, con regiones muy fuertes e intereses políticos que buscan la independencia en Cataluña y el País Vasco.No obstante, el Tribunal Constitucional afirma que la Constitución “no conoce otra nación que la española” y sostiene que los Estatutos de Autonomía de los que se han dotado las regiones no pueden fijar las normas del Estado y están supeditados a la Carta Magna.La selección dirigida por Vicente del Bosque (Salamanca), e integrada por 23 jugadores, siete de ellos de Cataluña (Piqué, Xabi, Capdevilla, Valdés, Puyol, Fábregas y Busquets) y el resto de todo el país, incluyendo a las Islas Canarias (Pedro y Silva) había levantado hasta entonces todas las buenas pasiones posibles. Un sentimiento que se había capitalizado desde que obtuvo, dos años atrás, la Copa de Europa.Previo al partido de la final contra Holanda en Johannesburgo, Sudáfrica, el país era una piña, uno para todos, todos para uno, un sólo grupo, una sola voz. Toda España estaba con la selección. O quizá no toda.“Si algo podía unirnos, ese factor era el fútbol y lo ha hecho -dice la periodista Ainoa Sánchez Clemente-, lo que sucede es que al final hay algunos desadaptados que tienen intereses para que la unidad de España se rompa. Nada podía unirnos más. Por eso no tenemos letra en el himno nacional, pero tenemos una selección que ha ganado la Copa de Europa y la Copa del Mundo”.La “roja” había sido durante el Mundial un factor de unión. Al acercarse la final, no había pueblo, ni ciudad de España que no apostase por el triunfo, ni alguien que se le ocurriera no apostar por ella. Salvo algunas excepciones.Entre ellos el grupo ‘Vuestras lágrimas serán nuestras risas’ de Barcelona, que ya tiene un espacio en Facebook y que iba a quemar cohetes por cada partido que perdiera la selección.“Acusan a España de que Cataluña no pueda jugar en competiciones oficiales y le achacan la culpa a uno de los suyos, a un catalán, Juan Antonio Samaranch por haber establecido en los estatutos del Comité Olímpico Internacional, COI, la obligación de las selecciones deportivas de pertenecer de manera obligatoria a un estado. Y consideran que España no puede representar a Cataluña y no hacen suyos los triunfos de la selección”, explica Joan Falcó, de CNS News.De hecho, el colectivo de Facebook animó a pueblos y ciudades a que celebraran con petardos y cohetes las derrotas de la selección.No son los únicos. Cuando España ganó la Eurocopa de 2008, el entonces presidente del FC Barcelona, Joan Laporta, dijo que no se alegraba por el triunfo, sólo por sus jugadores que estaban en el combinado nacional español.“Tuve sentimientos encontrados -dijo Laporta-, gusto no me da, porque España impide que mi país compita. Ahora, si me meto a la política, será con un partido para todos los que crean que Cataluña ha de tener un Estado”.Laporta se jacta de que el ‘Barca’ que él presidió ha sido el más catalanista de la historia. “Sin ningún complejo, ha sido el más catalanista y también el más exitoso de la historia”.Tras el triunfo de la selección han salido algunas voces a decir que el motor de la selección ha sido el aporte de los catalanes y que gracias a ellos, el equipo ha obtenido la Copa. Incluso, algunos hablan de la selección ‘Barcañola’.El presidente del grupo político Ezquerda Republicana per Catalunya ERC, Joan Puigcercós, afirmó que sin los jugadores catalanes la selección española sería muy poca cosa.“Algunos deberían estar agradecidos con Cataluña -agregó- por haber ofrecido los mejores jugadores a la selección. Esto demuestra que si Cataluña compitiera, su selección sería de primer nivel”.Otro senador, Iñaki Anasagasti, del Partido Nacionalista Vasco, PNV, ha escrito en su blog que la selección catalana hubiera podido ganar la copa mundo sin jugadores españoles y criticó a los periodistas que transmitieron la Copa desde Sudáfrica por hacer patriotismo barato a favor de España.“Las audiencias en el País Vasco y Cataluña han sido las más bajas que en el resto de España- asegura Anasagasti- porque ambas naciones son diferentes en cuanto a sentimientos futbolísticos”.Pero de la misma manera como hay quienes quieren hacer de Cataluña una nación diferente, hay otra buena parte de la población que no ve a los dos territorios separados.Para el diputado Nacional por Castellón, Miguel Barrachina Ross, la selección nacional ha demostrado que todos unidos pueden llegar lejos, “sin distinción de territorios, sin la quiebra de los vínculos”.“Y hemos llegado -explica- al menos en lo deportivo. Y si España puede ser así, ¿por qué manifestaciones independentistas, con agresiones, en Cataluña? ¿Por qué en Pamplona apuñalan a un joven vestido con la camiseta de España? ¿Por qué los separatistas vascos cortan la energía en Baracaldo para que no se pueda ver el partido final? No hay una única respuesta, pero el nacionalismo tan sólo se puede conllevar, como decía Ortega y Gasset, si cedes, lo haces crecer”.Lo cierto es que la selección española ha podido reunir a millones de ciudadanos bajo una sola bandera, y es cierto para todos, que el aporte catalán fue básico para obtener el triunfo, pero también, que sin los demás jugadores, y sobre todo, sin el espíritu de unión y compañerismo, nada hubiera cuajado.DatosLa selección de fútbol de Colombia se enfrentó en el 2008 a la de Cataluña, luego de que otras selecciones como la italiana, se negaran a jugar con un equipo que no está en la FIFA.Las selecciones catalanas nacieron en 1904 cuando la selección de fútbol de Cataluña disputó su primer partido. Hoy tienen selecciones catalanas las 69 federaciones.La imagen de la multitud en defensa del autogobierno ha llevado a muchos políticos a compararla con la que Cataluña vivió en la Transición en 1977, tras la dictadura franquista.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad