Lluvias en Brasil dejan rastro de destrucción similar a Haití

Lluvias en Brasil dejan rastro de destrucción similar a Haití

Junio 23, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Resumen de agencias

Los rescatistas brasileños buscaban el miércoles a 607 personas desaparecidas luego de las lluvias torrenciales en dos estados, donde el número de muertos subió a 44.

Las lluvias, que se han cobrado la vida de al menos 44 personas en el noreste de Brasil, dejaron un rastro de destrucción equiparable tan sólo al terremoto de Haití, en palabras del ministro de Defensa, Nelson Jobim. "Hubo una precipitación de agua increíble en términos de caída de puentes, casas, principalmente cerca del río", dijo Jobim hoy a periodistas después de sobrevolar el área más afectada en los estados de Alagoas y Pernambuco.Un fotógrafo de Efe constató hoy sobre el terreno el rastro de la devastación ocurrida por la crecida de varios ríos, que causaron el hundimiento de numerosas casas en esta región, una de las más pobres de Brasil.El lodo cambió la fisonomía de estas ciudades, habitualmente aquejadas por sequÍas prolongadas, y los escombros se acumulaban por todas partes, en un maremágnum de cables y postes de luz, árboles arrancados y cascotes de las viviendas que se vinieron abajo.En las casas que quedaban en pie en la localidad de Unio dos Palmares, en Alagoas, las marcas del agua llegaban hasta cerca de los tejados, donde se vieron obligados a refugiarse los habitantes para salvarse de la crecida del rÍo Mundaú.Algunos ciudadanos de Unio dos Palmares, ocupados en las tareas de limpieza y retirada de montañas de basura y muebles rotos y enlodados, confirmaron que varios de sus vecinos están desaparecidos pero no saben decir cuántos son los que faltan.Todos coinciden en que la esperanza de encontrar a los desaparecidos es mínima, pues creen que el agua los arrastró río abajo, donde a comienzos de semana fueron hallados varios cadáveres.Hasta ahora, la cifra oficial de desaparecidos asciende a 607 personas, aunque las autoridades reconocen que este número elevado responde a que no han conseguido acceder a áreas rurales aisladas.Los lugareños más ancianos aseguran que, en los últimos 40 años, nunca se habían producido unas lluvias tan fuertes como las del pasado fin de semana.Las precipitaciones comenzaron el viernes y el momento más intenso fue entre las 4:00 y 7:00 p.m. del sábado, momento en el que las aguas comenzaron a subir llevándose todo por delante, cuenta una mujer mientras intenta recuperar unos pocos enseres de lo que fue su casa.Tres dúas después de la tragedia, los habitantes de Unio dos Palmares siguen sin suministro de energía eléctrica ni agua y con las mismas ropas que llevaban puestas el sábado, las únicas que pudieron salvar.Se limitan a afanarse en recuperar la normalidad, en limpiar el barro de las calles, resignados, acostumbrados a otros azotes violentos de las fuerzas de la naturaleza y sin ninguna confianza en que llegue la ayuda de las autoridades.607 personas desaparecidasLos rescatistas brasileños buscaban el miércoles a 607 personas desaparecidas luego de las lluvias torrenciales en dos estados, donde el número de muertos subió a 44.Las autoridades del estado nororiental de Alagoas consideran que la mayoría está a salvo, aunque aislados por los caminos inundados y la falta de electricidad y servicio telefónico.Las imágenes de televisión mostraron casas destruidas por las torrenciales lluvias que cayeron en el noreste brasileño, con calles cubiertas de barro y ríos desbordados.Por lo menos 120.000 personas tuvieron que abandonar sus hogares y se encontraban en escuelas, edificios del gobierno o con sus familias.En el estado de Alagoas, el más afectado por las lluvias que golpean la región desde el fin de semana, 29 personas murieron y 607 están desaparecidas, según un boletín de la Defensa Civil. Casi 20.000 casas fueron damnificadas o destruidas por la tragedia.En horas de la tarde, la Defensa Civil de Alagoas envió equipos de salvamento apoyados por perros entrenados para búsqueda para recorrer las ciudades más damnificadas, donde podría haber más víctimas fatales.Entre tanto, dos aviones fueron enviados a las comunidades de Satuba y Uniao dos Palmares para rescatar personas en áreas aisladas por las inundaciones y realizar operativos de reconocimiento.En Pernambuco se registraron 15 muertos, aunque no tienen datos sobre personas desaparecidas, según el último boletín de la Coordinadora de la Defensa Civil del estado.El gobierno brasileño destinó el martes 100 millones de reales (56 millones de dólares) para apoyar las tareas inmediatas de socorro y reconstrucción en los dos estados afectados.Los equipos de rescate han aprovechado el declive en las lluvias para llevar alimentos, agua, carpas y frazadas a las comunidades afectadas.OEA ofrece ayudaEl secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) , José Miguel Insulza, ofreció hoy "cualquier tipo de apoyo" a Brasil ante las inundaciones y lluvias que han provocado ya decenas de muertes en el país.Un total de 44 personas han muerto y 116.875 han resultado damnificadas por las fuertes lluvias en los estados del noreste del paÍs, Alagoas y Pernambuco, que se han registrado desde el jueves y que continúan hoy.Al menos 86 municipios, varios de los cuales siguen bajo las aguas, se han visto afectados por la tragedia, sumidos en escombros y sin suministro de agua potable y energía eléctrica.En un comunicado, Insulza expresó sus condolencias y solidaridad hacia el pueblo de Brasil por las víctimas de la catástrofe y los afectados.El secretario general expresó su convencimiento de que "como ya ocurrió cuando otros países de la región han vivido tragedias como esta, los pueblos hermanos del continente acudirán en ayuda si el Gobierno brasileño lo necesita".Desde la OEA, agregó, "nosotros estamos dispuestos y preparados para proporcionar cualquier tipo de apoyo que se requiera".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad