Latinoamérica pide democratizar las economías de los países ricos

Septiembre 20, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co l EFE
Latinoamérica pide democratizar las economías de los países ricos

El secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, toma la palabra durante la jornada inaugural de la asamblea de la ONU para los Objetivos del Milenio en la sede de Naciones Unidas en Nueva York (EE.UU.)

Así lo manifestaron los mandatarios latinoamericanos durante el primer día de la Cumbre organizada por la ONU para revisar los Objetivos de Desarrollo del Milenio. La reunión durará tres días y a ella asistieron 140 gobernantes de todo el mundo.

Latinoamérica pidió este lunes en la ONU una democratización de las economías de los países ricos para incorporar al desarrollo a millones de personas que viven en la pobreza."El acceso a los mercados internacionales es tan importante como la ayuda oficial al desarrollo", afirmó el presidente de Honduras, Porfirio Lobo, primer orador latinoamericano en la Cumbre convocada por la ONU del 20 al 23 de septiembre para acelerar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).El contexto de crisis económica global hace temer a muchos países que se aplacen ayudas financieras básicas para sacar de la pobreza extrema a millones de personas antes de 2015, una de las principales metas de los ODM.El cumplimiento de los compromisos adoptados hace diez años por la comunidad internacional requieren "actuar con mayor energía y acelerar el paso", apuntó Lobo.El secretario general de la ONU, Ban ki-moon, consideró al inaugurar la Cumbre que los ODM son "realizables" pero requieren "más voluntad política" para apoyar a los más vulnerables a pesar de la crisis.La ONU ha estimado que se necesitará una aportación adicional de cien millones de dólares en cinco años para conseguir ocho ambiciosos ODM.El presidente boliviano, Evo Morales, fue uno de los más críticos al subrayar que los modelos económicos actuales son responsables de la pobreza y propuso romper con la dependencia del Fondo Monetario Internacional creando una institución financiera del sur para los países en vías de desarrollo que no imponga condiciones y ajustes estructurales."El objetivo de destinar el 0,7% del Producto Interior Bruto (PIB) de las economías ricas a la ayuda al desarrollo es el pago de una deuda con el sur", afirmó.Propuestas importantesEntre las propuestas presentadas hoy, el jefe del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, abogó por una tasa sobre las transacciones financieras internacionales y se comprometió a defender esta medida en foros como la UE o el G20 (países más ricos y principales emergentes).En la misma línea, el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, dijo que intentará acelerar ese nuevo impuesto destinado al desarrollo durante la presidencia gala del G-20 y del G-8.El presidente del Banco Mundial, Robert B. Zoellick, advirtió que es necesario conectar los diversos objetivos para ganar eficacia, pues "no es suficiente construir centros de salud si no hay carreteras para que las madres lleguen hasta allí y tampoco es suficiente aportar libros de texto si los niños no pueden hacer los deberes a oscuras por la noche en casa".Algunas organizaciones han criticado el gasto que supondrá el despliegue de delegaciones en esta cumbre de tres días cuyo objetivo es combatir la pobreza.En ese sentido, la directora ejecutiva de Unicef España, Paloma Escudero, dijo que la cumbre significará un "impulso político" para reforzar los compromisos adquiridos por la comunidad internacional y asegurar la mayor eficacia de los programas.El presidente de Guatemala, Álvaro Colom, destacó el crecimiento experimentado por su país en los últimos quince años, gracias a los programas de ayuda al desarrollo y pidió que, a pesar del contexto de crisis global, no se frenen los compromisos de ayuda.Tambien la viceministra de Exteriores colombiana, Patricia Londoño, insistió en que los ODM son parte esencial de las políticas sociales de su país que servirán "para transformar la vida de millones de personas".La presencia de líderes de todo el mundo en Nueva York ha originado la adopción de enormes medidas de seguridad en los alrededores de la sede de la ONU y el cierre del tránsito de personas y vehículos por varias calles céntricas de Manhattan.La reunión precede al debate anual de la Asamblea General de la ONU, del 23 al 30 de septiembre, en la que jefes de estado, presidentes y cancilleres de 192 países dialogarán sobre temas de la actualidad internacional.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad