Las lecciones que le dejó el accidente de la mina a Chile

Octubre 16, 2010 - 12:00 a.m. Por:

Ahora, sospecha la periodista María José Soto, del diario ADN, hay una postura más crítica, más consciente y atenta respecto a lo que hará el gobierno para mejorar las condiciones de los trabajadores y la promoción de una mayor seguridad industrial.

Después de la fiesta multitudinaria que se armó por el rescate de los 33 mineros atrapados en la mina San José, en Chile ya se están gestando cambios profundos pero silenciosos. Uno de ellos tiene que ver con la opinión pública del país. Ahora, sospecha la periodista María José Soto, del diario ADN, hay una postura más crítica, más consciente y atenta respecto a lo que hará el gobierno para mejorar las condiciones de los trabajadores y la promoción de una mayor seguridad industrial.Y es que la historia épica de los mineros atrapados ocultó otros datos sorprendentes: en 2009 en Chile se registraron 191.000 accidentes laborales y 443 muertes por ese motivo.De ahí que además de esa conciencia crítica, insiste la periodista, se prevé que en el país empezarán a organizarse sindicatos que apunten a hacer cumplir los derechos de los trabajadores. “Ese sin duda será uno de los principales cambios que se darán después del rescate de los mineros. Porque en Chile, hoy son pocos los sindicatos que existen y eso sucede debido a que esa figura es mal vista en mi país, los sindicatos son sinónimo de política, de conflicto, de algo negativo. Pero insisto en que después del rescate de los 33 mineros, se despertó en la sociedad chilena la conciencia y la necesidad de organizarse”. Y quizá en respuesta a esa nueva consciencia en Chile, el gobierno del presidente Piñera a través de su Ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, anunció a los cuatro vientos: Chile anhela aprender la lección de la tragedia minera para convertirse en un referente mundial en seguridad laboral e industrial. Uno de los primeros pasos para lograrlo ya se hizo: se creó la Comisión de Seguridad del Trabajo, que se encargará de estudiar alternativas para modificar las leyes laborales en beneficio de los trabajadores.Entre los temas que ya se discuten en esa Comisión es la necesidad urgente de que el Estado chileno ejerza, como se debe, la tarea de fiscalización en los trabajos de alto riesgo como las minas.Para algunos analistas, no se justifica que un país que vive de la explotación del cobre, no tenga como política estatal fiscalizar el día a día que transcurre en los socavones. “¿Por qué después de tanto tiempo no están presos los responsables del accidente en la mina San José? Acá en Chile lo que interesa es primero la producción, segundo la producción y tercero la producción. El resto, lo que pase atrás, no interesa. Seguro, vamos a seguir igual”, piensa a propósito el presidente de la Confederación Minera de Chile, Néstor Jórquera. Otro punto en los que el país de Piñera deberá trabajar más es en el asunto de la distribución de la riqueza. El periodista y candidato a Phd en ciencias políticas, Ignacio Arana, revela un dato que indica que en Chile, como en Colombia, los sectores más privilegiados cada vez tienen sus bolsillos más gordos y los pobres cada vez se deben esculcar más: “En el 2009 los ingresos del 10% más rico eran 32,5 veces los del 10% más pobre, mientras que la proporción de los ingresos del 20% más rico a los del 20% más pobre, eran de 16,3 veces (datos de la encuesta gubernamental Casen)”, escribe Arana. ¿Podrá Chile alcanzar la meta trazada? Habrá que esperar para saberlo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad