Las elecciones, desde los ojos de la mamá de Leopoldo López

Diciembre 06, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Las elecciones, desde los ojos de la mamá de Leopoldo López

La familia de Leopoldo López ha exigido que hoy el líder opositor pueda ejercer el derecho al voto. Sin embargo, las autoridades no han accedido a ello.

El País encontró a doña Antonieta Mendoza, la madre del líder opositor encarcelado. Esta es su visión sobre lo que pasa en Venezuela.

Durante los 491 días que Leopoldo López ha permanecido detenido “injustamente” en la cárcel militar de Ramo Verde, en las afueras de Caracas, no ha estado solo.

Cada noche, por entre los barrotes de la fría celda se cuela la bendición de doña Antonieta Mendoza, la venezolana que, a pesar de su dolor de madre, tiene el valor patriótico para decir que, si pudiera, no cambiaría la historia de aquellos días de  febrero de 2014, cuando sucedieron los hechos que hoy mantienen privado de la libertad a su hijo de 44 años.

“Él estaba denunciando la inseguridad, la escasez, la inflación, la falta de insumos, y tenía todo su derecho constitucional para hacerlo”, asegura con firmeza frente a la “injusta” condena de casi catorce años de prisión que le impuso la justicia venezolana en septiembre pasado, pese a toda la presión internacional que pedía un juicio imparcial.

Desde su casa en Caracas, afanada por la apretada agenda que  el pasado viernes implicaba el cierre de la trascendental campaña para las legislativas y el arribo de los expresidentes que la oposición invitó como acompañantes para la jornada de hoy, la esposa de Leopoldo López papá habló brevemente con El País.

Una responsabilidad que caía sobre sus hombros, en tanto que su nuera, Lilian Tintori, regresaba de “poner a salvo” a sus dos pequeños hijos en Miami, y, de paso, denunciaba una vez  ante el mundo “la dictadura” de la que actualmente es víctima su país. 

¿Cómo ha vivido usted este periodo de encarcelamiento de su hijo Leopoldo López, quien ya lleva  más de 21 meses privado de la libertad por el gobierno de Nicolás Maduro?

Ha sido un  proceso muy duro, muy triste, sobre todo porque mi hijo está encarcelado injustamente. Leopoldo no tenía que haber estado bajo los barrotes ni un solo día. Está preso simplemente por sus palabras, por su discurso, que es un discurso de paz, de no  llamar a la no violencia, entonces es muy doloroso.

Pero como familia, como madre, admiro mucho su lucha, su sacrificio personal, su coraje, su valentía y, sobre todo, su amor por Venezuela.

¿Cuando su hijo, el líder del opositor Partido Voluntad Popular, se entregó a las autoridades tras ser señalado como responsable de las protestas de febrero de 2004,  pensó usted que podría recibir una condena tan larga?

Por supuesto que no, porque, como le digo, Leopoldo ni siquiera debería haber sido metido en la cárcel porque él se entregó, y el juicio tenía que haber sido un juicio en libertad. 

Ninguno de los testigos, en todas las audiencias que hizo la Fiscalía, ni uno solo, pudo vincular a Leopoldo con alguno de los cuatro delitos de los que lo culpan. Entonces, esta es una sentencia injusta,  un juicio nulo, lleno de vicios procesales.

¿Podría pensarse que él se apresuró a asumir la responsabilidad  de lo sucedido en las marchas, sabiendo que la justicia venezolana seguramente no le sería imparcial?

Él estaba denunciando una situación del país, estaba denunciando la inseguridad, la escasez, la inflación, la falta de insumos, y tenía todo su derecho constitucional para hacerlo. El Gobierno mató a dos personas en las marchas del 12 de febrero simplemente para poder librar una orden de captura contra Leopoldo.

Pero ha sido un costo alto el que él y ustedes, su familia, han tenido que pagar por esa decisión...

Pero entonces, qué pasaba,  se habría ido del país, al exilio, o iba a luchar por su país... La entrega de Leopoldo fue una de  las primeras acciones para desenmascarar esta dictadura. Yo prefiero que se hubiera entregado a la justicia. ¿Triste?, Sí, por la injusticia y por lo que eso representa, pero en ningún momento arrepentidos.

Su esposo Leopoldo ha tenido que vivir este doloroso proceso alejado de su hijo...

Sí, muy triste, porque Leopoldo padre está exiliado, él no está en Venezuela. Él forma parte del Consejo Editorial de El Nacional y desde allí lucha contra el atropello de Diosdado Cabello contra los medios de comunicación y contra la libertad de expresión.  Y también está muy preocupado, porque tiene ocho  meses que no ve a su hijo Leopoldo.

¿Y cuándo fue la última vez que usted lo vio?

El domingo pasado.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad