La voz de un aturdido Michael Jackson protagoniza el primer día del juicio

Septiembre 27, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | EFE
La voz de un aturdido Michael Jackson protagoniza el primer día del juicio

Foto de archivo del 5 de marzo 2009 del cantante Michael Jackson, a propósito del juicio contra el doctor Conrad Murray, acusado de homicidio involuntario por la muerte del cantante Michael Jackson en 2009, que comenzó este miércoles 27 de septiembre de 2011 en la Corte Superior del condado de Los Ángeles, California.

Murray se ha declarado no culpable de los cargos que pesan en su contra y en caso de recibir un veredicto desfavorable se enfrentaría a una pena de hasta 4 años de cárcel

La voz de un aturdido Michael Jackson, supuestamente bajo los efectos de alguna sustancia, protagonizó este martes en Los Ángeles la primera jornada del juicio contra su médico, Conrad Murray, acusado de homicidio involuntario por la muerte del cantante.Durante la vista se mostró también una imagen de un moribundo Jackson tumbado en una camilla de hospital.La sesión arrancó en la Corte Superior del condado de Los Ángeles sobre las 09.15 hora local con el alegato inicial del ayudante del fiscal del distrito, David Walgren, quien describió al doctor como un profesional avaricioso y negligente cuyos "actos y omisiones" acabaron con la vida del "rey del pop".El abogado de la defensa, Ed Chernoff, dio la vuelta a ese argumento e insistió en que el propio Michael Jackson, obsesionado por "hacer historia" con sus nuevos conciertos y víctima de una "total incapacidad para dormir" se autoadministró los medicamentos que le mataron cuando Murray no estaba presente.Chernoff habló de su cliente como de un cardiólogo altruista y no "un doctor de famosos" que aceptó ponerse a los servicios del artista para ayudarle a realizar sus actuaciones y tratar de solucionar su adicción a los fármacos, en concreto al propofol, al que -según el abogado- Jackson llamaba su "leche"."El día que murió (25 de junio de 2009) era el tercero de un proceso de recuperación. El 22 de junio Jackson aceptó cooperar con el doctor para quitarse el propofol. Ese día le dio la mitad de la dosis. La jornada siguiente no le dio propofol, durmió y fue al trabajo", relató Chernoff.En su última madrugada, según la defensa, Jackson volvió a sufrir de un intenso insomnio y "rogó" a Murray que le diera propofol, algo a lo que el médico accedió finalmente. Murray reconoció haberle inyectado la misma dosis que el día 22, 25 miligramos de propofol, una cantidad que según los expertos no es letal.Según Chernoff, Jackson aprovechó un momento en el que el médico se ausentó de su habitación para tomar una dosis mayor de propofol y pastillas de lorazepam que hubieran puesto a dormir "a 6 personas"."Una tormenta perfecta en su cuerpo que causó su muerte", dijo el abogado, quien añadió que "Jackson falleció tan instantáneamente que no tuvo tiempo de cerrar sus ojos".El médico escuchó muy serio cómo la fiscalía le acusaba de dejar a su suerte al cantante la noche que murió para irse a hablar por teléfono."Murray abandonó a Michael Jackson, ese hombre vulnerable, lleno de medicamentos sin los equipamientos apropiados. Eso no solo viola los estándares de la atención medica, eso viola la decencia de un ser humano con otro", dijo Walgren, quien sorprendió a la Corte con una grabación de la voz del artista que sonaba notablemente confusa.El audio fue tomado por el propio Murray en mayo de 2009 y en él se escucha a un balbuceante Jackson en un estado de aturdimiento, presumiblemente por el efecto de alguna sustancia, expresar el impacto que quiere causar con su serie de conciertos "This Is It" que iba a comenzar en julio de ese año en Londres."Tenemos que ser fenomenales. Cuando la gente salga de mi espectáculo quiero que digan: No he visto nada así en toda mi vida. Él es el mayor artista del mundo", manifestó el "rey del pop".El testimonio del propio Jackson impactó a su familia encabezada por Katherine y Joe, los padres del artista, que estuvieron acompañados en el segundo banco de la sala por los hermanos Janet, La Toya, Jermaine, Tito, Randy y Rebbie.Walgren aseguró que Murray, a pesar de ver el estado de deterioro en el que estaba Jackson, continuó dándole propofol y cometió una "flagrante negligencia" equivalente a un homicidio involuntario.Chernoff confirmó que Murray le estuvo administrando al artista propofol durante dos meses hasta que finalmente logró convencerle para que dejara de tomar la sustancia."Michael Jackson tenía un problema que no podía superar con su talento", apuntó Chernoff, quien culpó a anteriores médicos que trataron al cantante de convertirlo en un adicto al demerol, fármaco que tiene entre sus efectos secundarios el insomnio.Murray se ha declarado no culpable de los cargos que pesan en su contra y en caso de recibir un veredicto desfavorable se enfrentaría a una pena de hasta 4 años de cárcel.Está previsto que el juicio, que esta mañana congregó a numerosos fans de Jackson y amigos de Murray a las puertas de los juzgados, se prolongue al menos cinco semanas.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad