La seguridad, el reto para Estados Unidos luego del 11 de septiembre

La seguridad, el reto para Estados Unidos luego del 11 de septiembre

Septiembre 03, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País | AP
La seguridad, el reto para Estados Unidos luego del 11 de septiembre

En la Zona Cero de Nueva York, donde se ubicó el World Trade Center, se continúa trabajando en el proyecto en memoria del 11 de septiembre, el cual será inaugurado este mes. La zona tendrá una seguridad especial con 670 efectivos y dispositivos de última tecnología.

Estados Unidos reforzó los controles en puertos aéreos y marítimos. Habrá especial dispositivo en la Zona Cero.

En los diez años transcurrridos desde los ataques del 11 de septiembre del 2001, el gobierno de EE.UU. ha gastado 2.500 millones de dólares en una reestructuración de sus medidas de seguridad desde Seattle hasta Nueva Orleáns, pasando por Eastport, Maine, para financiar barreras de protección, sensores de movimiento y entrenamiento del personal de seguridad. Las agencias federales que tienen injerencia en la seguridad de los aeropuertos, como la Guardia Costera y Protección de Aduanas y Fronteras, han agregado sumas cuantiosas como 420 millones de dólares para un sistema uniforme de tarjetas de identificación para 1.600.000 camioneros, estibadores y otros trabajadores portuarios.El gran desafío ha consistido en vigilar estrechamente la carga importada sin imponer una costosa demora al comercio exterior. También implica un enorme costo para los 185 puertos públicos, que suele recaer en los transportistas navales en forma de gravámenes y tarifas.“Es lamentable y representa una carga financiera al comercio internacional”, se lamentó Curtis Foltz, director de la Autoridad Portuaria de Georgia. “Pero hoy no hay alternativa”.Las mejoras de seguridad en Long Beach y el puerto vecino de Los Angeles van más allá de mantener a raya las bombas nucleares y los saboteadores, dijo Strawbridge. “No sólo vemos esto como una protección contra el terrorismo”, explicó, “sino también cómo resistir acontecimientos catastróficos como terremotos” .Antes del 11 de septiembre, las autoridades portuarias solían establecer sus propias reglas de seguridad y los terroristas no estaban realmente en su mira. Ya no es así. Las cercas que había fueron reemplazadas y se levantaron otras donde no habían y se les agregaron sensores de movimiento. Cámaras de seguridad y agentes patrulleros custodian los puertos las 24 horas del día.La Guardia Costera revisa por anticipado las listas de tripulantes de los barcos que llegan comparándolas con listas de sospechosos. Agentes de Protección de Aduanas y Fronteras revisan los manifiestos de carga entregados por lo menos un día antes de la llegada.En la zona ceroPor otra parte, el departamento de Policía de Nueva York instaló en la Zona Cero una base para 220 agentes, cuya misión será vigilar el área que ocupaban las Torres Gemelas.La fuerza a ser estacionada en el Bajo Manhattan llegará a tener 670 efectivos y será mucho más grande que la de cualquier dispositivo de seguridad de los cinco condados de la ciudad. Más grande incluso que la de algunos departamentos de policía enteros. Los miles de personas que visiten el monumento recordatorio de las víctimas de los ataques del 11 de septiembre del 2001 a ser inaugurado este año, deberán someterse a revisiones similares a las de los aeropuertos y serán vigiladas por cientos de cámaras.Si bien las autoridades neoyorquinas dicen que la ‘resurrección’ del área refleja la determinación del país, las fuerzas policiales creen que para los terroristas representa una nueva oportunidad de demostrar su tenacidad.“No le quepa la menor duda de que es un blanco, porque tiene un enorme simbolismo”, comentó James Kallstrom, ex agente del FBI.El temor de otro ataque hizo que el edificio central del nuevo complejo fuese corrido varios metros. El proyecto original estaba a 7,5 metros de una autopista paralela al Hudson y la policía dijo que sería vulnerable a ataques de vehículos con explosivos. El nuevo proyecto alejó el edificio de la autopista e incorporó una base de 61 metros, sin ventanas.Para que la base no pareciese una fortaleza, se incorporó una fachada de 2.000 paneles de vidrio adosada a mamparas de aluminio. Las personas que quieran visitar el monumento serán derivadas a una sala con detectores de metales parecidos a los empleados en los aeropuertos y máquinas de rayos X.Habrá además 400 cámaras de circuito cerrado, cuyas imágenes serán observadas desde un centro de control en un edificio de oficinas vecino, en Wall Street. El sistema de computadoras empleará un programa de análisis de videos que alertará si alguien deja un bolso o si hay sospechosos de terrorismo.También se están dando los últimos toques a un sistema que permitirá detectar materiales radiactivos en cualquier vehículo que ingrese al Bajo Manhattan. Con ese fin, la policía está instalando detectores de radiación y aparatos que registran placas de autos en 16 puentes y cuatro túneles de Manhattan.Los 220 agentes iniciales comenzarán a patrullar la zona a fin de mes, a tiempo para la inauguración del monumento el 11 de septiembre. Seguridad portuaria La Asociación Estadounidense de Autoridades Portuarias dice que los puertos estadounidenses perderán la mitad o más de los fondos con que cuentan por cumplir los planes de mejoras de seguridad para un lustro.Los puertos estadounidenses temen que el Congreso imponga fuertes reducciones a la financiación de la seguridad portuaria en el presupuesto del 2012. Un comité de asignaciones que fue aprobado por la Cámara Baja incluyó US$1.000 millones en cortes al Departamento de Seguridad Interna.Se revisan contenedores de carga potencialmente sospechosa para someterlos a inspecciones minuciosas empleando un sistema que los agentes de seguridad en los aeropuertos no pueden aplicar a los pasajeros. Los contenedores que llegan de un agente naviero no familiar, o con artículos inusuales o sospechosos, pueden ser abiertos para inspeccionarlos o escaneados con máquinas de rayos X o semejantes.Estados Unidos ha visto evidencia de terroristas que planean ataques marítimos, hasta la idea ahora descubierta de Osama bin Laden de capturar buques petroleros y volarlos en alta mar.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad