La represión unió a vecinos a favor de protestas plurales

La represión unió a vecinos a favor de protestas plurales

Abril 02, 2014 - 12:00 a.m. Por:
El Universal
La represión unió a vecinos a favor de protestas plurales

Vecinos y vigilantes de la urbanización recogieron casi 400 cartuchos disparados la noche del lunes.

Después de pasar un mes y medio sin agua alrededor de 60 personas se unieron para realizar una protesta en contra del mal servicio de acueducto.

La represión de una protesta por falta de agua en los sectores populares de La Parrilla y Alcabala, en el municipio Sucre, fue el detonante para que vecinos de esa zona y de Terrazas del Ávila encontraran que en sus exigencias hay puntos en común.El lunes a las 6:00 pm., después de mes y medio sin agua, un grupo de casi 60 personas decidió quemar cauchos y cerrar el paso en un tramo de la carretera Petare-Guarenas, a la altura del Centro de Diagnóstico Integral (CDI) La Urbina. Una vecina de Terrazas del Ávila se unió a la manifestación, y la incorporación a la protesta de más habitantes de esa urbanización ocasionó en la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) “un cambio de actitud”, según define José Antonio García, presidente de la Asociación de Vecinos de Terrazas del Ávila.Carolina González, habitante de Alcabala, asegura que los funcionarios de la GNB dijeron que no agredirían a una manifestación del barrio, pero cuando las personas de Terrazas pasaron a ser partícipes, con groserías aseguraron que les iban a “meter duro”, e inclusive hicieron amenazas de muerte, según relata González.García cuenta que los vecinos de la urbanización se encontraban en una asamblea dentro del sector, en la cual estuvo el dirigente estudiantil Julio “Coco” Jiménez. Tras conocer de la manifestación en la autopista, decidieron bajar a la entrada de Terrazas, donde dieron espacio a los dirigentes de las zonas populares para que contaran los motivos de su protesta. “Nosotros también tenemos un mes y medio sin recibir agua constante. A nosotros nos dicen que es culpa de Hidrocapital que manda el agua para el barrio y a ellos les dicen que es culpa del Instituto Municipal de Aguas de Sucre (Imas) que la manda a zonas de clase media. Nos dimos cuenta de que nuestros problemas son los mismos, y que el hecho de que nos unamos molesta al poder”.Para García las colas en los supermercados del sector (ya sea el Bicentenario o el Plaza’s) afectan por igual a los vecinos. También la inseguridad y lo que llaman la “destrucción de la familia”. De un lado de la autopista los hijos se van del país huyendo de la inseguridad, pero del otro son amenazados constantemente o incluso asesinados para robarlos o cobrarles algún desacuerdo.El grupo permaneció junto casi hasta las 12:00 am. del martes, a pesar de que la arremetida de la GNB inició cerca de las 8:00 pm. Los funcionarios dispararon aproximadamente 400 dispositivos a la urbanización, entre bombas lacrimógenas y perdigones. De la descarga resultaron heridas dos personas de tercera edad a quienes les cayeron bombas en la cabeza. También se denunció la instalación de un equipo de música de alto volumen en la entrada del abasto Bicentenario.Para Carolina González el amedrentamiento de consejos y juntas comunales en los barrios impiden que más personas de las zonas salgan a protestar. “Nos dicen que miremos los periódicos y que veamos lo que les pasa a la gente que sale a la calle”. Ahora acordarán juntos acciones de protesta.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad