La película del hijo de Cantinflas

Julio 17, 2011 - 12:00 a.m. Por:
La película del hijo de Cantinflas

Mario Arturo Moreno Ivanova es el heredero de Mario Moreno ‘Cantinflas’.

3. Hijo de tigreMario Arturo Moreno Ivanova, el hijo de Mario Moreno ‘Cantinflas’, habló con El País desde Ciudad de México. Nos contó los detalles sobre la película que hará sobre la vida de su padre y sobre su más reciente revelación: que es el hijo biológico, y no adoptivo, del actor.¿Para usted, quién fue Mario Moreno?Como padre fue lo máximo, mi amigo, compañero y maestro. Como amigo fue el más leal, el más gastoso, siempre dispuesto a ayudar. Como comediante, el mejor del mundo. Como ciudadano tuvo a su país en alto, lo representó donde quiera que fuera, orgullosamente. Fue amigo desde los más humildes, hasta reyes, presidentes, artistas, diplomáticos. En estos cien años de su natalicio, la gente se vuelca con cariño a celebrar, por su trayectoria artística y altruista.¿Fue su padre y madre?Sí, mi mamá Valentina murió cuando yo tenía 5 años. Para mi papá fue difícil ese doble papel, por su trabajo. Él filmaba ocho meses del año y se la pasaba escribiendo sus guiones, pero siempre estuvo muy pendiente. Nunca quiso enviarme a las mejores escuelas, sino forjarme de la manera en que quería que yo fuera.¿Qué sintió a los 18 años cuando él le contó que era su papá biológico, y no adoptivo como él le había hecho creer?Lo recibí con todo el amor del mundo. Estoy muy agradecido de que me lo haya dicho él y no tener que enterarme por terceros. Él me preparó para lo que viví cuando quisieron hacer un escándalo de ésto. Ese día sentí el cariño y el amor más grande por él. Nos abrazamos, lo besé, lloramos, nos reímos. Fue cuando más se abrió conmigo mi padre, desde ahí cambió nuestra relación. Me dediqué en cuerpo y alma a él. ¿Quién sería el actor perfecto para encarnar a Mario Moreno en la película sobre su vida, que usted prepara?Es algo que estoy pensando porque es un reto difícil, tanto para el actor como para mí, porque puedo ser altamente criticado si no lo manejo con cuidado. No se le puede dar gusto a todo el público. Lo que me han sugerido -y coincidimos- es que tiene que ser un mexicano. Esta semana me reuniré con mis productores asociados para ver quiénes son los posibles.¿Han pensado en Gael García?Sí. Han sugerido a Gael García, a Diego Luna, a Carlos Espejel, a muchos. Pero tenemos que ver quién está sin compromisos. Deben tener claro que no van a representar a ‘Cantinflas’, sino a Mario Moreno. Existen muchas versiones sobre el nombre ‘Cantinflas’. ¿Cuál es la suya?Un día, cuando a él lo anunciaron en las tandas de las carpas, se le olvidó lo que le habían dicho que presentara. Y empezó a hablar como ‘Cantinflas’, que dice mucho pero no dice nada. El público le gritó: “¿Para hablar así, en la cantina cuántas te inflas?”, inflar en México quiere decir tomar, lo que le querían decir era que se fuera a las cantinas. Mi papá, jugando con las palabras, armó el nombre. Es verdad que en la vida privada era muy serio?Él tenía buen humor, era cordial, jovial. Nunca lo vi negar un autógrafo o una foto. Así estuviera ocupado, accedía. Era perfeccionista, de temperamento fuerte, la mayoría de los Leo son así. Ejercía magnetismo sobre quien lo miraba.¿Qué película de su padre le gusta más?‘Su excelencia’, se puede adaptar para todos los tiempos. Hoy México tiene los mismos problemas que describe esa película. Y fue una de las más duras de filmar para mi padre, fue el año en el que murió Valentina, mi madre, y su esposa de 34 años. Ella muere en enero y él empieza a filmar en marzo. Fue algo fuerte tener que seguir con el buen humor tras esa pérdida. ¿Él tuvo más hijos adoptivos o propios?No, soy el único hijo. Él intentó tener hijos con su esposa Valentina, mi madre adoptiva, pero ella no podía, tuvo cáncer. Quiso adoptar a un muchacho, pero salió desagradecido y se fue de la casa. ¿En qué va la batalla legal contra el sobrino de Mario Moreno por los derechos de las películas?Ha sido una batalla de 18 años. En mayo pasado gané un amparo, es el tercero que gano. Falta una declaración de la notaria, donde ella dice que nunca vio firmar ese documento que alega el señor Laparade que le dio mi papá de los derechos de las películas. También hace falta despiezar un peritaje que un experto hizo con base a las leyes americanas, en las que se fundamenta el documento. En ese momento, EE.UU. no reconocía la protección de los derechos de autor hasta 1995. Yo fui a Washington a hacer los trámites que exigían a los titulares. Laparade no lo hizo. El único titular heredero y albacea es su servidor.‘Cantinflas’ académicoEl habla enredada de ‘Cantinflas’ llegaba a su clímax cuando se trataba de deudas, de mujeres o de problemas con las autoridades.Son una forma de burlarse o de eludir la gravedad de la situación. Carlos Monsiváis, estudioso de la cultura popular mexicana, lo definió así: “’Cantinflas’ es el iletrado que toma control del lenguaje como puede”.Las jerigonzas de ‘Cantinfas ‘también fueron denominadas ‘cantinfleadas’ y la Real Academia Española incluyó en la edición de 1992 del diccionario de la RAE el verbo ‘cantinflear’, el sustantivo ‘cantinflas’ y el adjetivo ‘cantinfleada’.‘Cantinflas’ suele ser comparado con Groucho Marx, quien con sus enredos lingüísticos critica a los ricos, a los poderosos, a la policía y al gobierno. Charles Chaplin calificó a ‘Cantinflas’ como “el mejor comediante del mundo” y éste último fue llamado ‘El Charles Chaplin de México’. Las siguientes frases, tomadas de algunas películas, lo retratan:“Algo malo debe tener el trabajo, o los ricos ya lo habrían acaparado”.“Si se necesita un sacrificio, renuncio a mi parte y agarro la suya”.“Y como decía Napoleón: al que parte y reparte, le toca su Bonaparte”.“O actuamos como caballeros, o como lo que somos”.“No sospecho de nadie, pero desconfío de todos”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad