La Habana se enluce para recibir la visita del papa Francisco

La Habana se enluce para recibir la visita del papa Francisco

Septiembre 19, 2015 - 12:00 a.m. Por:
El País | AFP
La Habana se enluce para recibir la visita del papa Francisco

Vista de la Plaza de la Revolución donde Francisco celebrará una misa. El Papa visitará Cuba del 19 al 22 de septiembre.

Se espera que el papa Francisco llegue al aeropuerto José Martí hacia las 4:00 p.m. de este sábado. Durante su visita también irá a Holguín y a Santiago de Cuba.

Catedral remodelada, calles pavimentadas, edificios pintados y carteles de gran tamaño con el rostro del Santo Padre. La Habana se alista para recibir al Pontífice argentino, quien llegará a Cuba hoy en una gira que también lo llevará a Estados Unidos.  En una carrera contrarreloj, brigadas de trabajadores levantaron el altar en la Plaza de la Revolución donde Francisco oficiará mañana domingo la primera de sus tres misas en la isla. Allí, corazón político de La Habana, engalanada con grandes banderas con los colores de los estandartes de Cuba y del Vaticano, también fue levantado un estrado para el coro de más de 230 voces que cantará en la misa, así como dos tarimas para la prensa. Además del gran retrato del Che, que el Sumo Pontífice podrá ver a la izquierda del altar, dos gigantografías cuelgan de las fachadas de edificios contiguos a la Plaza: una del ‘Cristo de la Misericordia’ y un collage de imágenes alusivas a gestos de caridad del Papa y de la Madre Teresa de Calcuta. Asimismo, carteles colocados en árboles, edificios y templos por toda la capital muestran a un sonriente Francisco, que llegará a la isla como “misionero de la misericordia”. Los preparativos también han incluido la repavimentación y señalización de calles por las que circulará el papamóvil, como la avenida Boyeros, que conecta a la ciudad con el aeropuerto internacional, y la calle Reina, donde está situada la iglesia jesuita del Sagrado Corazón de Jesús, que el Santo Padre podría visitar. “Nos hace muchísima ilusión y estaremos  encantados de saludarlo como un hermano jesuita que es”, dijo el superior jesuita, Juan Miguel Arregui. La terminal 1 del aeropuerto José Martí, adonde llegará hacia las 400 p.m., también fue remozada y pintada para recibir al Pontífice argentino mientras que preparativos similares se realizaron en otras ciudades. En Holguín, donde Francisco oficiará una misa campal el próximo lunes, fueron reparados y pintados el Obispado y la Catedral de San Isidro. En Santiago de Cuba, la Catedral, la primera de la isla, y el Santuario de la Virgen de la Caridad, donde el Pontífice presidirá su tercera eucaristía  el martes, también lucen esplendorosos para recibirlo.  Desde Miami Frances Gómez está emocionada: tras 54 años regresa a Cuba, el país que la vio nacer, junto a otros casi 200 peregrinos de Miami que viajan con la esperanza de que Francisco impulse más cambios en la isla.  “Es algo muy grande en mi vida. Voy a rezar mucho para calmarme, porque tengo muchas preocupaciones, preguntas. Pero estoy realmente emocionada por regresar”, señaló antes de partir a la isla junto a casi 200 peregrinos de Miami, donde reside la mitad de la diáspora cubana de dos millones de personas en EE. UU. “Definitivamente es gracias al Papa. Soy una gran creyente de que él puede traer paz al mundo. (...) Creo que puede traer cambios en Cuba, quizás no en lo inmediato, quizás en unos años, pero sucederá, lentamente”, indicó Gómez, que salió de Cuba muy pequeña y nunca volvió.  A sus 58 años, y con las renovadas relaciones diplomáticas entre Washington y La Habana, volverá al país del que tanto le hablaron sus padres. Tiene tantas emociones encontradas que debe parar de hablar varias veces para secarse las lágrimas de los ojos. “Estoy asustada, con temor, nerviosa, pero no puedo esperar”... “Sé que veré escasez y pobreza y me hará triste, pero voy para brindar esperanza”. El grupo de peregrinos de Miami, en el que también hay estadounidenses y otros latinoamericanos, se reunieron en una iglesia para recibir orientación de Thomas Wenski, arzobispo de Florida, quien les  remarcó que “somos peregrinos, no turistas”, y les pedía llevar medicinas y sandalias de plástico para donar en la isla. “Creo que volver a Cuba puede ser una experiencia muy sanadora” para ellos, dijo el prelado, quien acepta que no todo el mundo en Miami, donde residen exiliados de la Revolución Cubana, ve con buenos ojos el paso de Francisco. “Pero creo que en su mayoría dan su apoyo, así como apoyan la nueva dirección en Cuba, porque quieren lo mejor” para la isla.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad