La fractura sobre Siria sigue en la ONU

Abril 13, 2017 - 12:00 a.m. Por:
Agencia EFE
Siria

La guerra en Siria ha dejado 320.000 muertos en seis años de conflicto.

EFE / Elpaís.com.co

La fractura entre Rusia y las potencias occidentales sobre Siria vivió este miércoles su enésimo capítulo en la ONU con el veto de Moscú a una nueva resolución, en este caso sobre el ataque químico de la semana pasada.

El texto impulsado por Estados Unidos, Francia y el Reino Unido buscaba condenar lo ocurrido en la localidad de Jan Shijún, donde más de 80 personas murieron en un supuesto bombardeo químico, y exigía a todas las partes que colaboren con la investigación.

La resolución obtuvo 10 votos a favor, 3 abstenciones (de China, Kazajistán y Etiopía) y 2 votos en contra (de Bolivia y Rusia) y no pudo salir adelante por el derecho de veto del que dispone Moscú.

La votación puso final a casi una semana de discusiones en Naciones Unidas sobre la respuesta al uso de armas químicas en Siria y volvió a evidenciar la profunda división del Consejo de Seguridad.

EE.UU., Francia y Reino Unido presentaron ya la semana pasada un proyecto de resolución que no llegó a votarse al ser considerado “inaceptable” por Rusia, que planteó su propia propuesta alternativa, que a su vez fue rechazada por las potencias occidentales.

El Consejo de Seguridad discutió sin éxito la cuestión durante horas el pasado jueves, justo antes de que Estados Unidos lanzara decenas de misiles contra una base aérea siria en respuesta al uso de armas químicas en Jan Shijún, del que la Casa Blanca y sus aliados responsabilizan al régimen de Bachar al Asad.

Las dos partes insisten en que quieren una investigación internacional para aclarar lo sucedido, pero han sido por ahora incapaces de ponerse de acuerdo sobre los detalles.

El texto vetado hoy por Rusia, una versión mínimamente revisada del original, daba apoyo a la investigación en curso de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) y pedía a todas las partes cooperación con ella y con la misión conjunta de la OPAQ y la ONU que analiza el uso de armas químicas.

En concreto, reclamaba al régimen sirio que diera acceso a los expertos a información como los historiales de vuelo de su aviación, a los nombres de individuos al mando de escuadrones de helicópteros y a las bases aéreas.

Por otro lado, el secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, afirmó ayer que las relaciones entre Rusia y su país están a un nivel “muy bajo” y que eso no es posible entre las dos grandes potencias nucleares.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad