La desgracia del Corredor Cuchilla, el deportista señalado de asesinar a su novia

La desgracia del Corredor Cuchilla, el deportista señalado de asesinar a su novia

Febrero 17, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Resumen de agencias
La desgracia del Corredor Cuchilla, el deportista señalado de asesinar a su novia

Reeva Steenkamp, la novia del deportista Óscar Pistorius, además de modelo reconocida también era abogada.

Óscar Pistorius duerme con bates, un revólver y una ametralladora. Teme, dicen, a la inseguridad de Sudáfrica. ¿Confundió a su novia con un ladrón? La historia aún no se desenlaza.

El Corredor Cuchilla le teme a la inseguridad de su país, Sudáfrica. El periodista Jonathan McEvoy, del Daily Mail, lo visitó una vez en la misma casa donde la Policía lo detuvo este jueves, tras haber sido acusado de matar a su novia, la modelo Reeva Steenkamp. Jonathan notó algo curioso: el Corredor Cuchilla duerme con dos bates detrás de la puerta, uno de cricket y otro de béisbol, un revólver en la mesa de noche y una subametralladora junto a la ventana.Parece que no es el único. Los ciudadanos, incluso los que viven en los barrios exclusivos, se arman para intentar frenar una delincuencia que no da tregua. En el país del Corredor Cuchilla robaron a Batistuta, a la madre de Cauhtemoc Blanco, a la misma sede de la Fifa, a la Selección Colombia de Fútbol. Es uno de los países del mundo con mayor índice de robos a viviendas. Pero de eso no se trata esta historia. Se trata de que la novia del Corredor Cuchilla apareció muerta en la casa, con tiros en la cabeza y en los brazos. Dicen que el Corredor Cuchilla disparó porque la confundió con un ladrón. Los vecinos, en cambio, informaron que días antes de los disparos escucharon discusiones entre la pareja. Sin embargo, en el día de San Valentín, horas antes de ser tiroteada, Reeva le había escrito: “¿Qué escondes en la manga para tu amada mañana?” La Fiscalía acusa al Corredor Cuchilla de un crimen premeditado. Su familia lo niega. En medio de todo, el mundo se consterna: el primer atleta con las piernas amputadas que participó en unos Juegos Olímpicos se convirtió en un presunto asesino. Esta es la historia, entonces, de cómo el hombre está a un solo paso, un solo segundo, un solo gatillo, de la gloria al infierno, la desgracia. Una lección: los sueños se cumplen Óscar Pistorius, el Corredor Cuchilla, nació hace 26 años en Sandton, Sudáfrica. Y desde ahí la vida se le puso cuesta arriba. Nació sin peronés debido a una deformación congénita. Once meses más tarde, tuvieron que amputarle las dos piernas por debajo de la rodilla. 14 años más tarde, también, moría su madre, Sheila, su sostén en el mundo. Nada, en todo caso, lo frenó. Amaba el deporte, lo practicaba sí o sí. Usando piernas ortopédicas jugó tenis, waterpolo, rugby. Fue en ese deporte de estrellones recurrentes en el que se rompió una rodilla. Era el año 2003. Cuando se recuperó decidió probarse en el atletismo. Tras nueve meses de trabajo con el entrenador de velocistas Ampie Louw, Pistorius empezó a competir con dos prótesis de carbono en forma de ‘J’ . Eran, en su caso, una suerte de trampolines para ganar. Se convirtió en un ejemplo de vida para el mundo, una lección ambulante que certificaba que los sueños se cumplen, los milagros existen. En 2004 participó en los Juegos Paralímpicos de Atenas, en los que consiguió una medalla de oro y una de bronce, por ejemplo. Dos años después, fue campeón del mundo en 100, 200 y 400 metros.Pero Pistorius no se conformaba con ser el mejor entre los atletas paralímpicos y quería competir con deportistas sin discapacidad. En 2007, tuvo sus primeras oportunidades, y el 13 de julio fue segundo de los 400 metros en la Golden Gala de Roma.Pero ese año, la Federación Internacional de Atletismo le impidió seguir compitiendo con atletas no discapacitados, al dictaminar que sus prótesis podrían darle más impulso que el de las piernas humanas.Pistorius confrontó esa decisión ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), que falló a su favor al considerar que no quedaba probado que obtuviera ventaja.Entonces se dio su gran hazaña: el 4 de julio de 2012 el Comité Olímpico Sudafricano anunciaba su inclusión en el equipo olímpico para las pruebas de 400 y 4x400 metros en Londres.El Corredor Cuchilla que todo el mundo amaba se convertía en el primer deportista de la historia con las dos piernas amputadas en participar en unos Juegos Olímpicos.No defraudó. Se clasificó con un tiempo de 45,44 segundos para las semifinales de la prueba de 400 metros, pero no pudo alcanzar la final. Su nueva meta era participar en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.Era la historia perfecta, la vida perfecta. Hasta el jueves pasado. Un solo paso, un solo segundo, un solo gatillo tumba al hombre de la gloria a la desgracia. El Corredor Cuchilla está preso. Un final sin desenlaceEn el juicio que se lleva en su contra, el Corredor Cuchilla lloró ante el fiscal Gerrie Nel, que le acusó formalmente del asesinato de su novia en el Tribunal de la Magistratura de Pretoria. También, pidió enviar su más profundo pésame a la familia de Reeva. Sin embargo, aún no ha aclarado qué pasó en su casa, por qué Reeva apareció muerta, por qué habían señales de violencia. Se trata del final de esta historia, quizá también el de un hombre que hace un par de días era ejemplo, lección para mundo y hoy, un presunto asesino.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad