La crisis de Paraguay tiene en vilo a toda América Latina

Julio 08, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Patricia Lee | Especial para El País

Venezuela no cesa ataques contra Paraguay, tras denuncia de ese país por interferir en asuntos internos.

La crisis política en Paraguay, con la destitución del presidente Fernando Lugo por el Senado, ha provocado importantes tensiones regionales, que incluso ya pasaron al plano diplomático. Entre esas tensiones están la suspensión de Paraguay del Mercosur y de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur); el ingreso de Venezuela al Mercosur, trabado durante años por el Senado paraguayo; y el enfrentamiento entre los gobiernos paraguayo y venezolano tras las acusaciones del nuevo presidente, Federico Franco, contra una supuesta incitación a un golpe de Estado por parte del canciller bolivariano Nicolás Maduro.Un “golpe blanco”La suspensión de Paraguay de los organismos regionales hasta las elecciones presidenciales de 2013, es un ejemplo más de la nueva diplomacia regional, que se inauguró con la adopción de la “cláusula democrática” en 2010, tras el amotinamiento policial en Ecuador en ese mismo año, según la cual los países podrán adoptar sanciones contra uno de sus miembros en caso de que exista un atentado contra la continuidad democrática de sus gobiernos. En aplicación de esta cláusula, Paraguay fue suspendido, aunque no se adoptó ninguna sanción económica.Todos los presidentes suramericanos, desde Sebastián Piñera y Juan Manuel Santos hasta Hugo Chávez coincidieron en que la destitución fulminante de Lugo impidió el derecho a la legítima defensa por parte del expresidente. Fue “un golpe legal de nuevo cuño, pero está clara la intención de destitución”, dijo a El País el analista Ricardo Rouvier, desde Buenos Aires.“Hay una nueva realidad institucional latinoamericana (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños y Unasur), que reacciona con rapidez ante cualquier peligro de desestabilización”, agrega Rouvier. Según el analista, estos nuevos organismos regionales son de gran utilidad política y desplazan a una debilitada OEA. “Ahora se protege a los países y los procesos democráticos en forma inmediata ante cualquier peligro de desestabilización. Ejemplos fueron los casos de Bolivia y Ecuador; y también por esta vía se zanjaron diferencias entre Venezuela y Colombia que atravesaron un conflicto grave”, señala. ¿Intento de golpe? En respuesta a la sanción suramericana, el nuevo gobierno paraguayo la emprendió contra el canciller venezolano, Nicolás Maduro, acusándolo de reunirse con los militares el mismo día de la destitución de Lugo, como parte de una delegación de cancilleres que viajó a Asunción para apoyar al hoy ex presidente.Ese día, Maduro fue recibido por el jefe del gabinete Militar, general Ángel Alcibiades Vallovera junto con un grupo de generales, quienes luego declararon que Maduro los instó a apoyar a Lugo, dando a entender que habría “sugerido” una sublevación militar. Los hechos llevaron al retiro del Embajador paraguayo de Caracas – el venezolano ya se había retirado de Asunción – y provocaron la reacción de Chávez, quien acusó a los senadores paraguayos de haber pedido sobornos para aprobar el ingreso de Venezuela al Mercosur, aprobación que nunca se realizó.Polémica regionalLa respuesta continental a la crisis política en Paraguay, donde la destitución de Lugo generó muy pocas protestas, refleja el temor de los gobiernos a las eventuales desestabilizaciones que puedan provenir de sectores opositores o de movimientos populares. Su caída (la de Lugo) cambia la relación de fuerzas en el continente, al restar un gobierno a la coalición de fuerzas progresistas de Evo Morales, Rafael Correa y Hugo Chávez.Al mismo tiempo, el hecho de que la destitución haya prosperado sin contratiempos, revela los límites de la disuasión regional. En Brasil, algunos analistas han interpretado la destitución de Lugo como un golpe a la diplomacia de la presidenta Dilma Rousseff. “Una derrota sin paralelo en la historia reciente de la política externa nacional, en un territorio donde la hegemonía política brasileña es secular”, dice el comentarista José Casado de O Globo de Brasil. A su vez, el ingreso de Venezuela al Mercosur, inclina el bloque comercial más hacia la izquierda. Incluso, el presidente uruguayo, José Mujica, sugirió que la Unasur y el Mercosur se debían unificar. “El mayor beneficiado es el Presidente de Venezuela”, dice el analista brasileño Celso Roma, citado por el diario Cronista Comercial de Argentina. “En la elección presidencial de este año sacará provecho de este logro a nivel internacional”, concluye. El analista Rosendo Fraga, del Centro para la Nueva Mayoría en Buenos Aires, cree que ahora otros cuatro países de Unasur podrían solicitar integrar el Mercosur: Bolivia, Ecuador, Guyana y Surinam. “En términos político-ideológicos, ello implicaría que los tres países de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA) de América del Sur, pasarían a integrarlo”, explicó. “Quedarían fuera de este Mercosur incrementado, los tres países suramericanos que tienen acuerdo de libre comercio con los EE.UU. (Chile, Perú y Colombia). Todo esto, deja al Mercosur, con su imagen de izquierda moderada, un tanto asociada a la izquierda populista del Alba”. Sin embargo, todo parece un movimiento pendular que equilibra hacia un lado lo que se desequilibra del otro, y Brasil, el gran mediador que se inclina a babor o a estribor según el caso: sanciona, aunque levemente, a Paraguay, e incorpora a Venezuela, como castigo al parlamento paraguayo que se negaba a ratificar su ingreso. Para Gonzalo Álvarez, de la Universidad de Santiago de Chile, si bien la incorporación de Venezuela crea preocupación, “en la práctica no debiese producir mayores efectos”, por cuanto Brasil maneja políticamente al bloque, y por su intención de posicionarse cada vez más como un jugador global “no permitirá que el gobierno de Caracas socave la lógica a la cual han apostado en los últimos años”.Una de cal y otra de arena. Si Brasil quiere hacer escuchar su voz en el teatro mundial, su primera misión es arreglar los conflictos en su patio trasero.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad