La campaña electoral entre Capriles y Maduro enciende a Venezuela

La campaña electoral entre Capriles y Maduro enciende a Venezuela

Marzo 24, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Juan Francisco Alonso Corresponsal de El País en Caracas.
La campaña electoral entre Capriles y Maduro enciende a Venezuela

Mandatario encargado de Venezuela y aspirante presidencial, Nicolás Maduro

Nicolás Maduro se refiere al desaparecido Presidente 200 veces por día. A Henrique Capriles, candidato de la oposición, se le dificulta cada vez más la campaña.

"Yo soy David y el candidato del Gobierno es Goliat. David no tuvo miedo, tuvo la razón y usó su arma. La mía es el voto”. De esta manera, Henrique Capriles Radonski (abanderado presidencial de la oposición) ilustró en repetidas ocasiones la contienda que el año pasado lo enfrentó contra el fallecido mandatario Hugo Chávez, por la Presidencia de Venezuela. Hace unos meses el Gobernador de Miranda apelaba al relato bíblico para ilustrar la disparidad de condiciones entre él y su rival; ahora, cuando nuevamente compite por la silla del Palacio presidencial de Miraflores debido al deceso del líder bolivariano, no se amendranta ante una realidad tal vez más adversa. “Todo pareciera en contra”, soltó Capriles el pasado 10 de marzo al aceptar la oferta de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) para competir contra el heredero de Chávez y presidente encargado, Nicolás Maduro, en los comicios del próximo 14 de abril. Y acto seguido mencionó la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que le permitió a Maduro sustituir temporalmente al fallecido promotor del Socialismo del Siglo XXI y ser candidato a la vez, la rapidez con la que el Consejo Nacional Electoral (CNE) fijó el apretado cronograma electoral y, por supuesto, el uso que se ha hecho de la figura del desaparecido mandatario y de sus restos, los cuales estuvieron diez días en capilla ardiente. A pesar de este desolador panorama ‘El flaco’, como muchos de sus seguidores lo llaman, decidió dar un paso adelante, para “evitar que el entorno” del fallecido Chávez, “ese que tanto él criticaba y fustigaba” se haga con el poder. Desde ese momento inició una gira por el país que ha llamado ‘Cruzada por Venezuela’ y en la que ha seguido parcialmente el libreto de su anterior campaña, pues ha visitado grandes ciudades, pero también pequeñas y medianas, en las cuales han ofrecido masivos mítines en los que ha interactuado con los asistentes. Rival a temer Aunque dieron por válidos los sondeos que le otorgan a Maduro una ventaja de hasta 14 puntos sobre Capriles, la politóloga Mariela Bacalao y la experta en marketing electoral del Instituto Superior de Estudios de Administración, Carmen Beatriz Hernández, coincidieron al señalar que el candidato oficialista no puede ver a su contendor como un rival sin riesgo.“Capriles está abordando los temas le preocupan a los venezolanos: inseguridad, desabastecimiento de los productos y las consecuencias que la devaluación anunciada por Maduro ha tenido sobre los ciudadanos”, explicaron las expertas. Bacalao agregó que el candidato de la oposición está repitiendo la estrategia de la campaña anterior, la cual le rindió buenos resultados, porque aunque perdió contra Chávez recortó en 15 puntos la ventaja que él obtuvo en su anterior elección en 2006.“Con su aceptación de la candidatura y haber puesto en duda la versión oficial sobre el momento en el que falleció Chávez y en la que dijo que un cambio era una responsabilidad de todos, le imprimió emoción a la campaña”, afirmó Bacalao.La analista agregó: “Maduro, por su parte, por su doble condición de Presidente y de candidato está centrado su campaña en dejar en claro que es el heredero de Chávez y la garantía de la continuidad del actual proyecto”. Hernández señaló que “el oficialismo está centrando su campaña en el testamento de Chávez, en su petición de que si él faltaba había que votar por Maduro. Está apelando a la emotividad, la cual está a flor de piel, porque estamos viviendo una situación inédita y de alto impacto como lo es la muerte de un Presidente y los seguidores de éste están movilizados”. Cualquiera que escuchara durante unos minutos las intervenciones del abanderado chavista de los últimos días comprobaría que lo dicho por las expertas es verdad. No obstante, hay cifras que además lo certifican. Maduro ha mencionado o hecho referencia al mandatario fallecido 3456 veces desde el pasado 5 de marzo, día en el que se anunció su deceso hasta el pasado jueves. Es decir, algo más de 200 veces por día. “Maduro sigue empeñado en esconder sus conocimientos, aptitudes y habilidades para refugiarse detrás del presidente fallecido. Es una campaña necrofílica. Es una campaña cuyo principio, medio y fin es exaltar al presidente Chávez muerto”, denunció esta semana el secretario general del opositor partido Acción Democrática, Henry Ramos Allup. Aunque la carrera por Miraflores oficialmente no arranca sino el próximo 2 de abril, en Caracas y otras ciudades del país ya se comienzan a ver afiches en las calles con la imagen de Chávez saludando al estilo militar y con el siguiente mensaje: “Maduro, desde mi corazón” y su firma al lado. Así mismo, las consignas que vienen coreando los oficialistas, incluso durante las mismas exequias del Mandatario, van por ese sentido: “Chávez, te lo juro, mi voto es por Maduro” o “Con Chávez y Maduro el pueblo está seguro”. La estatal Venezolana de Televisión (VTV) y las demás televisoras públicas, en no pocas ocasiones durante los últimos días, han retransmitido el último discurso del fallecido líder bolivariano del pasado 8 de diciembre y en el cual dijo: “Si se presentara alguna circunstancia sobrevenida que a mí me inhabilite para continuar al frente de la Presidencia, bien sea para terminar los pocos días que quedan y sobre todo para asumir el nuevo período para el cual fui electo, Nicolás Maduro no solo debe concluir el período, sino que mi opinión firme, plena, irrevocable, absoluta y total es que en ese escenario, que obligaría a convocar a elecciones presidenciales como lo manda la Constitución, ustedes elijan a Nicolás Maduro como Presidente de la República. Yo se los pido de corazón”. Hernández asegura que esta estrategia le transferirá votos al encargado de la Presidencia, sin embargo, descarta que pueda lograr los ocho millones de votos que consiguió su mentor en octubre pasado. “Los votos no se endosan al 100%. La historia está llena de casos donde se ha intentado y no se ha conseguido, el más reciente el de Brasil con Dilma Rousseff, quien pese el explícito apoyo de Luiz Inacio Lula Da Silva no consiguió los mismos votos que él”, agregó. Malos augurios La breve campaña, de apenas 10 días se vislumbra tensa y dura, al menos así lo consideran los analistas, quienes indican que en buena medida eso se debe a la decisión de Capriles de ser más directo y contundente contra Maduro de lo que lo fue en la pasada campaña contra Chávez, algo que ha agradado por ejemplo, a partidos opositores como AD. “Al poner en duda la versión oficial sobre la muerte de Chávez y acusar a Maduro de mentirles a los venezolanos sobre la condición real de este durante estas semanas ánimo a los simpatizantes de la oposición, entre quienes había esas dudas, pero por supuesto molestó a los chavistas más radicales y obviamente esto ha agitado las aguas”, precisó la analista Carmen Hernández. La politóloga Mariela Bacalao augura que Capriles mantendrá ese tono, porque necesita marcar la agenda y sobre todo imprimirle ánimo a los militantes opositores para conseguir que ellos voten. Las bases opositoras aún no se sobreponen a las derrotas de las presidenciales y las regionales de 2012. Desde la Mesa de la Unidad justifican la subida de tono y dicen que es un remedio contra el desánimo que produce “la alineación total” de los poderes con el Gobierno y su candidato entre sus simpatizantes. La decisión del Consejo Nacional Electoral (CNE) de aceptar la petición de Maduro de permitirle votar en Caracas y no en Valencia (Carabobo) donde le correspondía, pese a que la ley electoral establece que cerrado el registro electoral no puede haber ningún cambio es mencionado como un ejemplo de ese cierre de filas de las instituciones con el abanderado oficialista. La oposición también ha criticado el fallo del TSJ que le permitió al heredero de Chávez continuar en la Jefatura del Estado mientras compite por ella, por considerarlo uno de los principales desequilibrios de esta contienda. ¿La razón? Maduro podrá hacer uso del aparato del Estado para su campaña.Aunque públicamente en el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) hay confianza de que triunfarán el 14 de abril, algunas acciones que han adoptado parecieran indicar lo contrario, al menos así lo deslizan desde el Comando opositor. “El sábado el acto que teníamos en La Grita (localidad tachirense fronteriza con Colombia) se demoró por varias horas porque las autoridades no dejaron que el avión en el que viajaba Capriles aterrizara, supuestamente porque estaban reparando la pista y debió aterrizar en La Fría y recorrer tres horas en carretera. Algo similar ocurrió horas después en el vecino estado Mérida, pero allí cerraron el aeropuerto alegando mal tiempo y el martes en Maracaibo (Zulia) un grupo de chavistas trató de sabotear el acto que teníamos con estudiantes y gremios en la Universidad del Zulia”, enumeró un colaborador del candidato opositor, quien prefirió el anonimato.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad