La Camorra, una telaraña de clanes despiadados en Italia

Diciembre 11, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Diego Muñoz Especial para El País
La Camorra,  una telaraña de clanes despiadados en Italia

La Policía italiana saca de su vivienda en un pueblo de la provincia de Caseta a Michele Zagaria, jefe de la Camorrra. Está condenado a dos cadenas perpetuas.

Michele Zagaría, jefe del clan más importante de este cartel, fue detenido el jueves pasado.

- Oiga, yo soy Michele Zagaría. Escuche bien, usted no es un periodista serio. - ¿Esto es una broma?- No, no es una broma, yo hago las cosas así, porque yo soy una persona seria. Tu no. Así se te quita esa manía de escribir siempre tonterías y tonterías.- ¿De dónde me llama?- Desde América.Esta llamada telefónica del jefe de la llamada Camorra Napolitana al celular del periodista Roberto Saviano, autor del libro Gomorra, fue una de las claves para que las autoridades italianas dieran al fin con el paradero, después de 16 años de búsqueda, de uno de los mafiosos más sanguinarios y despiadados que se haya conocido. Pero a diferencia de muchos de los jefes de Cosa Nostra moderna, Zagaría no estaba fuera de Italia, estaba en un sótano, un búnker moderno en Casapesenna, el pueblo donde siempre tuvo su residencia, del que lo sacaron con ayuda de excavadoras.“Habéis ganado” dijo a los policías que se encargaron de detenerlo el miércoles. De 53 años, era quizá el hombre mas buscado de Italia, jefe del clan de los Casalesi - por la ciudad en donde surgieron- una mafia que opera también en España (Girona, Barcelona, Levante y Andalucía), Portugal y Francia. Lo llaman el Rey del cemento mafioso y quienes le conocen, dicen que es un hombre sin escrúpulos, sin miedo y sin arrepentimientos. Por eso, nunca, ninguno de los miembros del clan “cantó” ni se arrepintió, lo que hizo más difícil su búsqueda.En el 2008 Michele Zagaría (se pronuncia Mikele) fue condenado en ausencia a cadena perpetua, acusado de varios crímenes, posesión de armas, tráfico de drogas, extorsión y pertenencia a la mafia. Sus dominios abarcaban seis regiones de Italia, la principal la zona de Bolonia.Zagaría en persona sentenció a muerte al periodista Roberto Saviano quien en su libro Gomorra advertía que era el nuevo capo de capos de la mafia napolitana.Astuto, inteligente y sagaz, tenía otras peculiaridades que le diferenciaban del resto de los mafiosos de la Camorra. Era lo más parecido al Padrino, don Vito Corleone, el personaje de Mario Puzo, en su estilo y su mentalidad, pues creció en los 80 en el clan de los Casalesi, guiado por otra leyenda mafiosa, Antonio Bardellino.Bardellino, quien fue el primer jefe de la Camorra en afiliarse a la mafia siciliana, se impuso por su crueldad en toda la región. Luego, asumió el poder Francesco Schiavone, apodado Sandokán, que a ser encarcelado en 1998 delegó el mando en Zagaría.Así operaLa camorra equivale a lo que es la mafia siciliana y quizá el término proviene del español gamurri, que era como se llamaba a los bandoleros y malhechores que habitaban las montañas de España y que llegaron a Italia hacia el año 1300. Desde su nacimiento, los camorristi se relacionaron con el contrabando, el chantaje, el soborno, el robo y asesinatos. Saquearon y aterrorizaron a Italia durante muchos años y tras siglos de evolución, saltaron a luz pública en 1830. Ayudaron a las fuerzas nacionalistas de Giuseppe Gribaldi a expulsar a los borbones. Entrado el siglo XX eran casi los dueños de Nápoles. Nada se hacía sin su consentimiento. Pero tras varias persecuciones y el arresto de los dirigentes fueron casi que borrados en 1922 por el gobierno de Benito Mussolini. Desde entonces han surgido otras bandas que siguen operando como clanes. Hoy la mafia napolitana opera en varios países desde Estados Unidos hasta América Latina y por supuesto, Europa y Asia. En los últimos 25 años, la camorra ha asesinado a unas cuatro mil personas en Italia, entre miembros de las bandas rivales, comerciantes, políticos, policías e inmigrantes.La camorra tiene tentáculos en las apuestas, también en la prostitución, el tráfico de personas y el narcotráfico. Diferente a las otras mafias, en Nápoles cada clan tiene un pedazo del pastel y trabaja por su lado, sin rendir cuentas a los demás. Tras la caida de Miachel Zagaría, uno de sus hombres tomará el mando, pero seguirá rindiendo cuentas a este capo.Zagaría, jefe de uno de los clanes de la camorra, considerado el más peligroso: el de los Casaleses, dirigía una estructura piramidal y cerrada, con férreas reglas y mucha ayuda de los políticos italianos. Algunos recuerdan que en ocasiones esnifaba cocaína. Era un lobo solitario, reservado y muy desconocido. No tenía familia, nunca le conocieron mujeres, ni hermanos ni hijos. Él mismo quiso llevar esa vida, porque de esa forma aseguraba seguir vivo. “He visto caer a muchos a través de sus parientes”, dijo en una ocasión. Aunque era despiadado, no se untaba las manos. Mandaba a matar, no mataba, por el contrario, se desempeñaba como un gran hombre de negocios. Por eso se infiltró en todas las áreas de desarrollo de Italia, desde las construcciones de casas, apartamentos, hasta las obras públicas, los trenes de alta velocidad, la gestión de las basuras, en fin, en todo lo que su enorme poder permitiera meterse, incluyendo la venta y distribución de drogas. Entre los miembros de su clan y de otros clanes, Zagaría era mirado con respeto y miedo. Era implacable y despiadado.“Es un hombre al que hay que temerle -dijo Saviano- no sólo era el rey de la Camorra, sino que además era el manager de todas las organizaciones criminales. Cuando supe que lo habían capturado, me dieron ganas de saltar de felicidad”.La Camorra y sus redesEl 18 de enero de 2009 el entonces Jefe del Comando General de los Carabinieri de Nápoles, el General Gaetanno Maruccia, le daba al mundo una vieja noticia para casi la mayor parte de los organismo que luchan contra el tráfico de drogas en todo el mundo: “La camorra napolitana está trabajando en España con los carteles de droga de Colombia, allí los camorristas se esconden de las autoridades italianas y trabajan con los colombianos en varios negocios. La camorra invierte en España en diversos negocios como la construcción y lava cantidades inmensas de dinero obtenidas del tráfico de drogas”.Dos días antes de estas declaraciones la Guardia Civil española había detenido en Barcelona a uno de los capos de esta organización mafiosa nacida en el siglo XIV en Nápoles, Salvatore Zazo, líder del clan de los Mazzarella. Desde el local donde fue aprehendido Zazo, en la calle Cerdeña de Barcelona, el mafioso dirigía la importación de grandes cantidades de cocaína desde Colombia que tenían como destino final Nápoles. Según el General Maruccia, aunque los dos grupos mafiosos llevaban años de contactos, sólo en España se firmaron los acuerdos definitivos para trabajar juntos.“Es una relación que lleva tiempo -explica- y se han complementado muy bien, quizá por las afinidades culturales. Supongo que han ido muchos empresarios de la mafia a Colombia para hacer negocios, pero es en España donde se han firmado las alianzas”.Zazo, cuyo clan se encarga de la venta de droga en el centro de Nápoles hacía también de contacto para el clan Lo Russo y el de Di Lauro, el primero considerado como el gran abastecedor de la droga de Nápoles y sus alrededores. Desde entonces, con la ayuda de la Policía italiana y la Interpol, la Guardia Civil ha logrado dar diversos golpes a la mafia en la zona del mediterráneo, donde se alojan varios de los jefes. De hecho, según Roberto Saviano, autor de Gomorra, dice que la mafia italiana llama a la costa mediterránea española, la Costa Nostra, no sólo porque le proporciona un buen escondite no muy lejos de Italia, sino porque además, las ganancias las han invertido en enormes construcciones de hoteles en Tenefife y la Costa Brava española.El año pasado fueron detenidos 62 miembros de la Camorra en España en una operación que dejó al descubierto un enorme cargamento de contrabando y falsificación de objetos de las grandes marcas de la moda, lo que deja en claro, la diversidad de negocios que están en manos de los mafiosos.“En las operaciones mas certeras que hemos dado en España contra la camorra-explica un oficial de la Guardia Civil- hemos podido detener desde 2009 a varios de los mas importantes jefes de esta organización, hemos identificado muchas de sus empresas fachadas y hemos desmantelado varias redes, con sus coches de lujo y yates, que servían para lavar dinero proveniente del narcotráfico”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad