La apuesta de Nicolás Maduro para perpetuarse en el poder

Julio 30, 2017 - 07:45 a.m. Por:
Resumen de agencias
Nicolás Maduro

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela.

EFE / El País

¿Qué busca Nicolás Maduro con la segunda enmienda a la Constitución Política de Venezuela que se hará efectiva desde hoy con la elección de los 545 miembros de la Asamblea Nacional Constituyente?

Analistas opositores y seguidores a la revolución bolivariana coinciden en una cosa: modificar el Estado y cambiar el ordenamiento jurídico, aunque los primeros indican que la verdadera intención es perpetuarse en el poder.

El Gobierno, por su parte, indica que la reestructuración a la Carta Magna de 1999 obedece a la necesidad de fomentar el diálogo y alcanzar un pacto social por al paz.

“Cuando se convoca la Asamblea de 1999, el chavismo era la primera fuerza política del país tras ganar la presidencia en diciembre de 1998 y la oposición estaba totalmente en desbandada”, dice Andrés Caleca, quien era el presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE) de la época, en la BBC.

La primera enmienda que se le hizo a la Constitución fue en 2009 que permitió la reelección inmediata en cualquier cargo de elección popular.
Ahora, agrega Caleca, la situación es inversa: “Según las encuestas, casi 80 % de los electores votaría por la oposición y 20 % lo haría por el oficialismo. El país está quebrado, en crisis humanitaria por falta de alimentos y de medicinas y con una expectativa de crecimiento económico de -12 %-, propio de países que han vivido una catástrofe o una guerra”.

Diosdado Cabello, diputado chavista, señala que la Constituyente retirará la inmunidad judicial a los legisladores de la Asamblea Nacional, controlada por la oposición, y será reformada totalmente la Fiscalía General, que tiene como cabeza principal a Luisa Ortega, quien se ha convertido en la principal enemiga del ‘madurismo’.

Según Cabello, q uien en días pasados fue calificado como el Pablo Escobar venezolano por el senador de EE. UU. Marco Rubio, La Constituyente busca mantener las políticas socialistas instaladas en su día por Chávez.

Además de reescribir la Constitución, la Asamblea podría funcionar como una especie de súperorganismo que asuma los poderes de la Asamblea Nacional, la única rama del gobierno que no está controlada por Maduro.

Cómo será la elección

De los 545 constituyentes, 364 serán electos de forma territorial (uno por cada municipio y dos en los municipios de son capital de estado) y los 181 restantes serán escogidos en representación de ocho sectores seleccionados por el Gobierno: trabajadores, campesinos y pescadores, estudiantes, personas con discapacidad, pueblos indígenas, pensionados, empresarios y comunas y consejos comunales.

Los líderes de oposición anunciaron que ninguno se postularía para hacer parte de esa constituyente de la que dicen, solo le servirá a Maduro para atornillarse en el poder.

Irrespeto al votante

El rector electoral venezolano Luis Emilio Rondón, el único de las cinco autoridades del Poder Electoral crítico con el chavismo, consideró que en la votación de la Asamblea Nacional Constituyente no se respetará la universalidad del sufragio.

”Es un proceso sin convocatoria por el pueblo, que se lleva a cabo con menos auditorías, sin la tinta indeleble, utilizando subregistros electorales, sin respetar la proporcionalidad, la universalidad del voto, ni la personalización del sufragio“, afirmó el rector a través de su cuenta en la red social Twitter.

Rechazó los “cambios de última hora” que anunció durante la jornada la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, relacionados con que el elector podrá votar en cualquier punto y que “suman a su inconstitucionalidad elementos contrarios a los principios básicos de una elección“.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad