La amenaza yihadista del Estado Islámico atemoriza al mundo

La amenaza yihadista del Estado Islámico atemoriza al mundo

Junio 28, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Resumen de agencia y Redacción El País

Países de tres continentes fueron víctimas de los ataques casi simultáneos que dejaron 63 muertos durante el mes del Ramadán.

La violencia yihadista mostró su fuerza el viernes pasado en  ataques ocurridos en tres continentes y que dejaron 63 personas muertas. Lea también: Alerta en el mundo por atentados terroristas en Túnez, Francia y Kuwait

 Las amenazas que el Estado Islámico realizó la semana pasada al pedirle a sus seguidores que emprendieran la guerra santa durante el  Ramadán, para convertirlo en “un mes de desgracia para los infieles” parecieron cumplirse con los atentados en Túnez, Kuwait y Francia.

El grupo yihadista, que controla partes de territorio en Siria a Iraq, tiene  grupos afiliados en varios países, lo que le permite llamar a sus fieles para cometer este tipo de atentados.

El presidente de Túnez, Beji Caid Essebsi, declaró que estos atentados demuestran “que se necesita una estrategia global” para afrontar el yihadismo. 

“Túnez se enfrenta a un movimiento internacional y no puede responder sola”, dijo a la AFP.

 Fernando Reinares,  director del Programa sobre Terrorismo Global en el Real Instituto Elcano, explicó en una columna en El País de España que  los últimos atentados “han puesto de relieve, una vez más, el ímpetu y las capacidades con que actúan los ejecutores de complots que ‘son por entero cosa de Alá’. Los dirigentes del EI tienen aptitud y recursos para planificar atentados concatenados —y altamente letales— en distintos países árabes, al tiempo que instigan la comisión de otras atrocidades en el mundo occidental. Azuzar enfrentamientos sectarios en Kuwait, obstaculizar el proceso de democratización en Túnez o quebrar la cohesión social en Francia mediante el terrorismo es parte de una estrategia global inexorable en los resultados”.

Y el llamado realizado por el portavoz del EI llevó a que en estos casos tres jóvenes, uno de ellos terrorista suicida, cometiera los atentados en nombre de Alá.

  Los ataques se produjeron  contra tres habituales objetivos yihadistas que representan a sus “enemigos”.

En Túnez, que sufre su segundo atentado este año,  el grupo aseguró en un comunicado que “el soldado del califato (...) Abu Yahya al Qayrawani (...) logró su objetivo en el hotel Imperial (..) la mayoría, sujetos de Estados de la alianza cruzada que combate el estado del califato” y señala que el objetivo de estos eran los  “antros  de fornicación, vicio y apostasía en la ciudad de Suse”.

Desde la Primavera Árabe que se inició en Túnez en 2011, el país se enfrenta a una creciente amenaza yihadista, que ataca al turismo, un sector vital que representa más del 7 % del PIB del país y genera casi 400.000 empleos.

 

Temor en Francia y Túnez Miles de turistas abandonaron el domingo Túnez,  un día después de un sangriento atentado reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) contra un hotel que dejó 38 muertos, en su mayoría británicos.  Entre los 38 muertos, once cadáveres han sido identificados nueve británicos,  una belga, un alemán, indicó el ministro de Salud, Said Aidi. El sospechoso de haber llevado a cabo   el atentado yihadista en la región francesa de Lyon (centroeste) y de haber decapitado a su jefe es interrogado por los investigadores, que tratan de descubrir a eventuales cómplices.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad