Kirchner quiere descalificarme moralmente: alcalde de Buenos Aires

Kirchner quiere descalificarme moralmente: alcalde de Buenos Aires

Agosto 18, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Patricia Lee, corresponsal de El País en Argentina.
Kirchner quiere descalificarme moralmente: alcalde de Buenos Aires

Mauricio Macri, alcalde de Buenos Aires, Argentina.

El alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri, quien aspirará a la Presidencia, dice que el ex mandatario Néstor Kirchner le armó un complot.

Mauricio Macri, de 51 años, alcalde de la ciudad de Buenos Aires, y ex presidente de Boca Juniors, es procesado por la justicia, acusado de encabezar una asociación ilícita que se dedicaba a las escuchas telefónicas ilegales. Macri, quien ya se postuló el martes pasado como uno de los principales candidatos para las elecciones presidenciales de 2011, acusa al ex presidente Néstor Kirchner, esposo de la presidenta Cristina Fernández, de organizar este proceso en su contra, con el fin de eliminarlo como competidor para el año que viene.El escándalo de las escuchas estalló el año pasado cuando el juez Norberto Oyarbide ordenó detener a Ciro James, un abogado que trabajaba en el Ministerio de Educación de la Ciudad, y a Jorge Palacios, jefe de la Policía Metropolitana, acusándolos de participar en una red de escuchas ilegales.No es la primera vez que dirigentes opositores al kirchnerismo caen bajo la mira de la justicia. Ya sucedió con el diputado Francisco de Narváez en 2009, a quien un juez acusó de estar ligado a una banda de narcotraficantes, aprovechando su origen colombiano. Al entramado político se agrega, en este caso, un condimento familiar, ya que Franco, el padre de Mauricio, es un poderoso empresario, que se ha colocado de parte del matrimonio Kirchner, contra su propio hijo. Las cosas se complican aún más, porque fue Franco quien ordenó espiar a su yerno Leonardo, una de las escuchas por las cuales es acusado el Alcalde.El País entrevistó a Mauricio Macri en el edificio de Bolívar 1, sede del gobierno de la ciudad, que se encuentra justo enfrente de la Casa Rosada, sede del gobierno nacional. Dos poderes enfrentados.¿Por qué acusa usted a Néstor Kirchner de haber montado esta causa?Porque utilizan jueces que les son funcionales, como Norberto Oyarbide, el mismo que tiene paralizada la investigación del caso Skanska, el caso de corrupción más grande que tiene este gobierno, y el mismo que absolvió al matrimonio Kirchner de la acusación de enriquecimiento ilícito. Este juez tiene muchos pedidos de juicio político, pero es defendido por el kirchnerismo en el Consejo de la Magistratura.Lo que esta en discusión es el funcionamiento institucional de Argentina y las garantías individuales, porque han llegado al extremo de lograr este tipo de fallos basados en ningún tipo de pruebas.La gran noticia es que por suerte la mayoría de la gente nos cree a nosotros y descree de lo que ha sido el trámite judicial hasta el momento. Es tal la tranquilidad que tenemos, que estamos dispuestos a ir hasta la medida constitucional más extrema, como es pedir el juicio político.El objetivo de Néstor Kirchner es descalificarme moralmente ante la sociedad, pero no lo ha logrado. Seguimos siendo una propuesta ante el fin de ciclo kirchnerista que se va a dar sin remedio el año que viene.Según usted, ¿qué grado de implicación tiene el gobierno de Cristina?El señor Ciro James era de la Policía Federal que depende del Gobierno, y utilizaba los equipos de la Secretaría de Inteligencia (Side), que también depende del Gobierno, para hacer estas escuchas. Toda la maquinaria del Estado ha sido utilizada, y esa maquinaria es dirigida por el jefe de gabinete y por la Presidenta. El que conduce todo desde las sombras es Néstor Kirchner.¿Tiene alguna encuesta sobre las consecuencias de esto en su popularidad?La credibilidad en el sistema es muy baja, la gente no cree que esto se me pueda atribuir y piensa que es algo hecho por Kirchner. La opinión pública no compra que esto sea real.¿Usted cree que cometió errores?Algún error político puede ser, pero otra cosa es cometer un delito. A mí me acusan de formar una asociación ilícita, con recursos y logística. Yo no tengo ni recursos, ni equipos, ni gente, dedicada a eso, no hay un solo hecho real, es una campaña contra un jefe de gobierno de la ciudad, votado por el 60% de la gente, pero se me acusa de algo que no existe. ¿Si usted sale bien de esto, considera que es una plataforma de lanzamiento de su campaña presidencial y una alternativa a Néstor Kirchner?Lo que ocasionó esta agresión, lo que movilizó a que Kirchner arme este cuentito transformado en acción judicial es mi buena relación con la gente. Si no, Kirchner no hubiera invertido ni las horas ni los recursos del Estado para armarlo. Esto ha reforzado mi relación con la gente. Estamos hoy mejor que nunca para llevar un mensaje diferente, no le tenemos miedo, y el año que viene se acaba el ciclo kirchnerista.¿Cómo esta la relación con su padre, que está a favor de Kirchner?Más allá de lo doloroso que ha sido este episodio, lo único que hizo fue poner más en evidencia que yo he elegido un camino distinto al de mi padre. Estuve 12 años como presidente del Club Atlético Boca Juniors y llevo tres años al frente del gobierno de la ciudad de Buenos Aires. Son 15 años.Si usted cree que ahora le están montando este ataque, ¿cómo cree que puede gobernar un país con el peronismo en la oposición?Los problemas son con Kirchner. Nunca hubo un Gobierno Nacional que elimine a la ciudad de los créditos del BID, del Banco Mundial, que no trabaje de conjunto, que no le traspase facultades. Eso nunca sucedió. El de la ciudad, el único gobierno provincial, junto con el de San Luis, que no recibe un peso de la Nación. Esto es un tema exclusivamente de Kirchner. Yo no pienso tener ningún problema con el peronismo post kirchnerista, porque el año que viene, el kirchnerismo no va a estar ni siquiera en la oposición. Yo voy a ser candidato. Eso está fuera de discusión.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad