Kim Jong-nam tuvo una muerte "dolorosa" en menos de 20 minutos, según autopsia

Febrero 26, 2017 - 11:31 a.m. Por:
Elpais.com.co
Kim Jong-Nam

Kim Jong-Nam fue atacado por dos mujeres en el aeropuerto de Kuala Lumpur el 13 de febrero pasado.

El País l AFP

Kim Jong-nam, el hermanastro del líder norcoreano Kim Jong-il que murió asesinado en Malasia, falleció por la parálisis provocada por el VX, un potente agente nervioso, según los resultados de la autopsia revelados este domingo por las autoridades. Lea también: Hallan sustancia que es utilizada como arma química en el cuerpo de Kim Jong-Nam

En paralelo Malasia indicó este domingo que el aeropuerto de Kuala Lampur, donde tuvo lugar el asesinato el 13 de febrero, es totalmente seguro.

Las autoridades malasias ya revelaron el viernes que el asesinato fue perpetrado con VX, un agente nervioso clasificado como arma de destrucción masiva.

Los resultados de la autopsia sugieren que la víctima, de 45 años, sufrió una "parálisis muy grave" y falleció en "un periodo de tiempo muy breve" , dijo el ministro de Sanidad Subramaniam Sathasivam.

"Murió en la ambulancia. En la clínica se desmayó. Desde el inicio (del ataque), murió en un lapso de 15 a 20 minutos" , precisó el ministro, añadiendo que la muerte tuvo que ser "muy dolorosa".

Las dos mujeres, una indonesia y una vietnamita, que presuntamente administraron la sustancia a Kim Jong-Nam fueron detenidas, así como un norcoreano.

La policía también quiere interrogar a otros siete norcoreanos -incluyendo un diplomático de la embajada de Corea del Norte en Kuala Lampur- pero cuatro de ellos huyeron de Malasia el día del asesinato.

En las imágenes de videovigilancia filtradas por la prensa se ve a dos mujeres que se acercan por la espalda a Kim Jong-nam y a una de ellas que le lanza algo en la cara.

Las dos mujeres aseguran que las engañaron y que no sabían lo que hacían. El VX es una versión más mortífera del gas sarín, indoloro, inodoro y muy tóxico.

Los agentes nerviosos actúan estimulando excesivamente las glándulas y los músculos, lo que cansa rápidamente a las víctimas y ataca la respiración. Según el ministro de Sanidad, las causas de la muerte están ahora "más o menos confirmadas".

Durante la madrugada del domingo, los equipos de defensa civil malasios, vestidos con trajes blancos de protección, examinaron minuciosamente el lugar del crimen y como no encontraron nada declararon que el aeropuerto es un lugar seguro.

Investigación en curso

La policía estableció un perímetro de seguridad en gran parte del vestíbulo de salidas de la terminal 2, rodeada de curiosos. "La policía inspeccionó tres zonas: la escena del ataque, los baños donde las dos sospechosas se lavaron las manos y el camino hasta la clínica del aeropuerto" , dijo un portavoz.

La operación, llevada a cabo dos semanas después del asesinato, sorprendió a muchos en el aeropuerto. "Estoy un poco preocupado", dijo a la AFP Hariz Syafiq, un estudiante de 21 años que esperaba un vuelo.

"¿Por qué no han puesto el aeropuerto en cuarentena? Es un poco extraño".

Una de las sospechosas del asesinato, Siti Aisyah, una mujer indonesia de 25 años, explicó que le habían pagado el equivalente de 90 dólares por participar en lo que ella creía ser un programa de televisión de cámara oculta, según un alto responsable diplomático citado por la prensa.

Según esta versión, la mujer creía que estaba usando "aceite para bebés" y no conocía a la otra sospechosa, Doan Thi Huong, una vietnamita de 28 años, que también dijo a las autoridades creer participar en una broma.

Tras el asesinato una de las sospechosas cayó enferma y sufrió vómitos, explicó la policía. Por su parte Abdul Samah Mat, el jefe de la policía del estado de Selangor, donde está el aeropuerto, explicó que los investigadores están tomando muestras químicas en un complejo residencial de Kuala Lumpur relacionado con los cuatro norcoreanos que huyeron de Malasia el día del asesinato.

El descubrimiento de que el asesinato se hizo con VX provocó la reacción de las autoridades de Corea del Sur, que acusan al régimen comunista del Kim Jong-il de estar detrás del asesinato y denuncian "una clara violación dela convención sobre las armas químicas".

El jueves Pyongyang reaccionó por primera y acusó a Malasia de ser responsable del asesinato y de colaborar con Corea del Sur.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad