Julio, un mes mortal para inmigrantes

Julio, un mes mortal para inmigrantes

Julio 17, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Agencia AP

El número de inmigrantes sin documentos que fallece al intentar cruzar el desierto de Arizona desde México se ha disparado de tal forma que la oficina forense emplea un camión refrigerado para almacenar cadáveres, según las autoridades.

El número de inmigrantes sin documentos que fallece al intentar cruzar el desierto de Arizona desde México se ha disparado de tal forma que la oficina forense emplea un camión refrigerado para almacenar cadáveres, según las autoridades.Desde el 1 de julio, los cuerpos de 40 inmigrantes que entraron ilegalmente a EE.UU. han llegado a la oficina de Bruce Parks, forense del condado de Pima. A este paso, dijo Parks, es posible que este mes se supere el máximo de 68 cuerpos recuperados en julio del 2005. La oficina empezó a llevar un registro desde el año 2000."En este momento, en la mitad del mes, tener tantos (cadáveres) es simplemente una mala señal", dijo. "Definitivamente está en camino de ser, quizá, el mes más mortal de todos los tiempos".Desde el 1 de enero al 15 de julio, la oficina forense ha examinado los cuerpos de 134 inmigrantes indocumentados, 93 más que los manejados el año pasado en esta misma época y 102 más que en el 2008.En el 2007, cuando la oficina registró el mayor número de muertes en un año de inmigrantes que cruzaron ilegalmente, 140 cuerpos habían sido llevados al forense hasta el 15 de julio.Parks dijo que su oficina, que recibe los cuerpos de inmigrantes que llegan a tres condados, está almacenando unos 250 cuerpos y tuvo que empezar a usar un camión refrigerado debido al aumento de muertes de indocumentados este mes. El forense señaló que la mayoría de los cuerpos parecen estar llegando del desierto al suroeste de Tucson, donde suele hacer más calor que en otras partes de la frontera o el área metropolitana de la ciudad. Las autoridades creen que el elevado número de muertos se debe a temperaturas por encima del promedio.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad