Juegos con licencia para matar

Mayo 22, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Juegos con licencia para matar

Asesinar a los compañeros de clase es el argumento de uno de los videojuegos más violentos del mundo. Polo a tierra para padres desprevenidos.

El objetivo del juego es entrar al colegio, colarse a un salón y justo en medio de una clase concurrida, sacar un arma de fuego y empezar a disparar indiscriminadamente. Las municiones son infinitas. Asesinar a los profesores da más puntaje. Si se logra matar al rector hay un bono especial.Se llama ‘School Shooting’ (Tiroteo en la Escuela) y salió al mercado de las descargas de Internet en abril pasado, apenas 20 días después de la masacre de Río de Janeiro, perpetrada por un estudiante carioca en un colegio local y que cobró las vidas de doce niños entre los 12 y los 14 años.El videojuego, exclusivo para PC, tiene además mapas de seis instituciones educativas de Estados Unidos en las que se cometieron asesinatos masivos, como los de la escuela de Columbine o el de la Universidad de Virginia Tech, en Estados Unidos.Además, están disponibles las mismas armas que emplearon los asesinos en esos casos y, para rematar, al final de cada partida, al jugador se le da la opción de suicidarse cuando llega la Policía.¿Transgresión indebida?‘School Shooting’, desde luego, desató la polémica. Grupos de padres de familia y educadores, no sólo de Estados Unidos, sino de países de Europa y Latinoamérica elevaron sendas quejas en contra de Checkerboarded Studios, desarrolladores del juego, lo que finalmente terminó en que los sitios web que permitían su descarga fueran clausurados.Pero, lo cierto es que aunque ‘School Shooting’ centró el debate debido a su polémico contenido, otros videojuegos han sido postulados a arder en la hoguera, como brujas en épocas de inquisición.En 1999 los productores y desarrolladores de juegos Sam y Dan Houser lanzaron ‘Grand Theft Auto’, bajo el sello de Rock Star Games, una compañía co- fundada por ambos en Inglaterra. El objetivo del juego, que desde su lanzamiento ya ha tenido trece secuelas, es ser una especie de Padrino moderno, apelando a asesinatos, robos, venta de drogas, extorsión y chantaje para lograr el poder. El personaje que maneja el jugador es una suerte de antihéroe que debe sobrevivir en el bajo mundo a fuerza de ser más malo que todos sus enemigos juntos.Para la psicóloga Silvana Ianini, el peligro de este tipo de juegos es que haya una sobreexposición a la violencia explícita, lo que puede conducir a que quien lo juega, sea adulto o niño, pueda sufrir alteraciones en su forma de ser y que no sea capaz de mantener su serenidad en momentos de tensión.La especialista explica que, por supuesto, es más incoveniente para los menores de edad tener acceso a este tipo de juegos ya que para ellos es más difícil distinguir la realidad de la ficción que ven en las consolas de sus videojuegos.“Es muy poco probable que un chico vaya a salir a disparar a sus compañeros de salón de clase solamente porque estuvo frente a la pantalla del televisor jugando, pero lo cierto es que es posible que cuando los papás quieran reprenderlo por algo que no hizo bien, él reaccione de manera agresiva, por haber estado demasiado expuesto a la violencia”, dice Ianini.Para César Aguirre, de 18 años, aficionado a los videojuegos violentos desde los 9, no existe ninguna conexión entre lo que está en la consola y lo que hay en realidad. Aguirre, quien admite que es fanático de juegos de extrema brutalidad asegura, un poco a manera de broma, que él puede descuartizar zombies con una motosierra en su Tv. pero que es incapaz de matar una cucaracha en la vida real.Por su parte, Jesús David Paloma, un diseñador gráfico y también un ‘gamer’ experto y bastante conocedor de la violencia virtual, afirma que es bastante posible que los juegos como ‘God of War’ (El Dios de la Guerra) que tiene imágenes muy fuertes, no sólo de asesinatos sino además sexuales, pueden provocar reacciones agresivas, especialmente en menores de 18 años. Por otro lado, Andrés Felipe Bolaños, de 14 años, recuerda que durante los años de su niñez, jugaba tanto que a veces soñaba todo el tiempo con los niveles que no había superado y tendía a “obsesionarse” con los enemigos que no había vencido.“Hay días en los que yo azotaba las cosas de mi cuarto o no quería que nadie me hablara porque no podía ganar uno de los juegos en lo que estaba ‘encarretado’”.En Estados Unidos se realizó un estudio hace cuatro años que demostraba que pese a que los juegos violentos no generan reacciones agresivas en menores, sí provoca que áreas del cerebro que controlan las emociones se exciten, de acuerdo con el tiempo que se pase frente al televisor.La investigación, liderada por el doctor Vincent Mathews, profesor de radiología en la escuela de medicina de la Universidad de Indiana, explica que esa sobreexposición a la violencia hace que la capacidad de respuesta racional se reduzca notablemente.Sin embargo, el diseñador y desarrollador de videojuegos caleño, Álvaro Bacca, explica que, igual que las películas, las grandes empresas de entretenimiento clasifican los juegos que crean antes de lanzarlos al mercado.Por eso, ‘Grand Theft Auto’, por ejemplo, es un videojuego exclusivamente para mayores de 18 años y dice que está basado en situaciones ficticias pensadas para adultos que comprenden que se trata apenas de realidad virtual.Y que para ello se conforman equipos de trabajo que no sólo incluyen programadores y diseñadores sino también psicólogos e incluso expertos en comportamiento humano que dedican, en algunas oportunidades, años a desarrollar un universo que tiene como único objetivo el entretenimiento de los usuarios.Empero, Bacca agrega que en su experiencia ha aprendido que el impacto que un juego tenga sobre una persona varía de acuerdo con factores como la edad, el tiempo que se le dedique al juego y el estado anímico del jugador.“Me parece completamente ingenuo que se diga que un juego puede ser culpable de actos de violencia. Los chicos que cometieron la masacre de Columbine se la pasaban jugando ‘Doom’ (un juego de disparar a mutantes, hecho en primera persona) y oyendo la música de Marilyn Manson, pero eso no los empujó a cometer los crímenes: eran muchachos solitarios, sin presencia de padres y bastante introvertidos”, dice Bacca.Pese a toda la polémica, la industria de los videojuegos sigue siendo una de las más rentables y muchos se preguntan si es exagerado tratar de censurarla. Debate abierto.Los más violentosResident Evil 4: El jugador es un agente de fuerzas especiales enviado a recuperar a la hija secuestrada del Presidente. Durante el primer minuto de juego, es posible ver el cuerpo colgado de una mujer, con un tridente que le atraviesa la cara.God of War: El jugador es un guerrero sin compasión en búsqueda de venganza contra los dioses que lo engañaron para asesinar a su propia familia. Los prisioneros son quemados vivos y el jugador puede usar ‘movimientos letales’ para acabar con sus oponentes, como partir a una víctima por la mitad.Narc: El jugador escoge entre dos agentes antinarcóticos que intentan sacar una peligrosa droga desde las calles y acabar con vendedores de crack, el cartel que la distribuye, mientras se expone a tentaciones que incluyen dinero y drogas. Para potenciar sus habilidades, el jugador consume drogas que incluyen marihuana, éxtasis, LSD y ‘Liquid Soul’, que permite desmembrar a sus enemigos.Killer 7: El jugador toma el control de siete asesinos que deben combinar sus habilidades para derrotar a una banda de monstruosos terroristas suicidas. El juego eventualmente escala hasta un conflicto global entre los Estados Unidos y Japón. El jugador recolecta la sangre de sus víctimas para curarse a sí mismo, mientras debe cortarse las muñecas para rociar sangre y hallar pasajes ocultos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad