José Luis Rodríguez Zapatero, una década al frente de los socialistas españoles

Julio 21, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Efe l Elpais.com.co

El presidente del Gobierno español lideró el avance al poder de su partido político, pero actualmente atraviesa por un momento delicado en su carrera como gobernante debido a la aguda crisis económica por la que atraviesa su país en este momento. Ha sido un duro crítico de la guerra en Irak.

José Luis Rodríguez Zapatero cumple diez años al frente de los socialistas españoles en su peor momento de imagen por su gestión de la crisis, que empaña una década que empezó liderando una oposición constructiva y continuó, ya en el poder, con cuatro años de medidas sociales en plena bonanza económica.El 22 de julio del año 2000, de manera inesperada, Zapatero fue elegido secretario general del Partido Socialista Obrero Español (Psoe) en medio de la mayor crisis interna del socialismo de este país en décadas, liderando un movimiento de nuevo cuño bautizado como Nueva Vía.Zapatero, en la declaración de principios de su proyecto, proclamó la lealtad a las raíces y al pasado del Psoe, y defendió un partido "ágil, dinámico y moderno" , con autoridad, pero sumando "las capacidades de todos" .Pese a que parecía tener en contra a todas las "familias" del socialismo español, Zapatero se fue abriendo paso entre los militantes -hartos de los bandazos del partido desde la renuncia de Felipe González (quien fuera también presidente de gobierno de España entre 1982 y 1996) -, gracias a un minucioso trabajo casi a pie de calle.Zapatero se midió con pesos pesados del socialismo y, finalmente, sacó nueve votos en las elecciones internas a José Bono, por entonces presidente de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha.Llena de rostros desconocidos, con una media de edad de 40 años, la nueva Ejecutiva socialista no tenía representación de los tradicionales sectores del partido.Zapatero aterrizó suave en el escenario de la política nacional, haciendo gala de su mantra - "Talante, talante, talante" - y apostó por el cambio tranquilo y una oposición constructiva.Ello se tradujo en un inicial fluido diálogo con el Gobierno conservador de José MarÍa Aznar que permitió firmar dos acuerdos significativos: el pacto por las libertades y contra el terrorismo, y el pacto por la Justicia.Pero no faltaron enfrentamientos con el Partido Popular en el poder por asuntos como el hundimiento del petrolero Prestige frente a las costas de Galicia y cuya gestión por el Gobierno conservador fue muy atacado desde las filas socialistas.Una de las actuaciones más polémicas de Zapatero fue cuando el 12 de octubre de 2003, durante el desfile del Día de la Hispanidad, permaneció sentado y no se levantó al paso de la bandera estadounidense en protesta por la guerra de Irak.Las elecciones de 2004 estuvieron marcadas por los atentados yihadistas del 11 de marzo contra los trenes de cercanías de Madrid, y por la amarga batalla posterior entre PP y PSOE a cuenta de su autoría, atribuida inicialmente por el Gobierno conservador a la banda terrorista ETA.Pese a que días antes de los comicios del 14 de marzo el Centro de Investigaciones Sociológicas vaticinaba una mayoría absoluta del PP, los socialistas vencieron con cinco puntos de ventaja.En su programa, Zapatero llevaba la retirada de las tropas españolas en Irak y esa fue su primera medida nada más acceder al Gobierno.Una década después, se han "jubilado" los tradicionales "barones" de la época de Felipe González, e incluso muchos de los dirigentes de Nueva Vía tienen ahora papeles muy secundarios.Su primera legislatura (2004-2008) , en un contexto de bonanza económica, estuvo caracterizada por la política social, con la aprobación de leyes como la del matrimonio homosexual, igualdad, contra la violencia de género o dependencia.El terrorismo también marcó esos primeros cuatro años y, en marzo de 2006, ETA anunció un alto el fuego permanente que alumbró un proceso de paz que el Gobierno dio por "roto, liquidado y acabado" en enero de 2007, tras el atentado del aeropuerto de Barajas, que costó la vida a dos ciudadanos ecuatorianos.También se dio un impulso reformista a los estatutos de autonomía de las regiones españolas, que tuvo en el de Cataluña su principal exponente. Y durante estos diez años los socialistas alcanzaron otro de sus sueños: gobernar en el País Vasco."Con Z de Zapatero" fue el eslogan que el Psoe escogió para una campaña "desenfadada" con la mirada puesta en las elecciones generales de 2008, que volvió a ganar.Y ahora, una década después de aquel caluroso dÍa de julio de 2000, en algunos sectores del Psoe ha comenzado a hablarse tímidamente de recambio.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad