Investigan presuntos abusos sexuales cometidos por una monja

Investigan presuntos abusos sexuales cometidos por una monja

Marzo 31, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | EFE

La Justicia chilena investigará a la religiosa Isabel Lagos, exmadre superiora de la congregación Santa Úrsula, a raíz de las denuncias de dos antiguas alumnas por presuntos abusos sexuales cometidos hace más de veinte años, informaron el jueves fuentes judiciales.

La Justicia chilena investigará a la religiosa Isabel Lagos, exmadre superiora de la congregación Santa Úrsula, a raíz de las denuncias de dos antiguas alumnas por presuntos abusos sexuales cometidos hace más de veinte años, informaron el jueves fuentes judiciales.La fiscal Paola Zárate, nombrada por el Ministerio Público para indagar el caso, dijo a Radio Cooperativa que en la investigación "hay hechos que podrían eventualmente ser constitutivos de delito, lo cual tenemos que descartar o confirmar".El caso salió a la luz hace unos días cuando una mujer de unos 40 años denunció haber sido objeto de malos tratos y "hechos de connotación sexual" por parte de la religiosa cuando era alumna del colegio que la congregación tiene en Maipú, al suroeste de la capital chilena.La mujer, que cuando sucedieron los hechos era menor, denunció que la monja, conocida como sor Paula, la obligaba a subirse la falda para revisarle la ropa interior y le hacía tocamientos.Este miércoles, otra mujer afirmó que su hermana fue acosada por la religiosa en la misma escuela a finales de los años setenta.La fiscal Zárate dijo hoy que este último testimonio "es bastante relevante para la línea investigativa que se va a seguir en este caso porque aporta datos que podrÍan vincular también a la comisión de un ilícito en materia fiscal".En febrero pasado, antes de que aparecieran las denuncias, la superiora, de 66 años, fue apartada de sus funciones en la congregación Santa Úrsula por orden de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica del Vaticano y se recluyó en un monasterio en Berlín, Alemania.El Vaticano tomó esta decisión después de una investigación por unas supuestas denuncias por abuso de poder en la congregación y por presuntos conflictos económicos.La fiscal agregó que ya ha instruido a la policía para que practique las primeras pesquisas y se mostró dispuesta a interrogar a la exsuperiora.Las denuncias suponen un nuevo escándalo para la Iglesia católica chilena, conmocionada por el caso del sacerdote Fernando Karadima, un destacado formador de más de una veintena de sacerdotes, entre ellos cinco obispos, acusado por varios antiguos discÍpulos de haber abusado de ellos durante años.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad