Incertidumbre ronda a Argentina, tras caer en mora con acreedores estadounidenses

Julio 31, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AP

Existe expectativa por las consecuencias que esta crisis pueda tener en el país.

El fracaso de las negociaciones con los acreedores estadounidenses provocó que Argentina cayera en mora por segunda ocasión en 13 años y planteó preguntas acerca de lo que viene para los mercados financieros y la tambaleante economía de la nación sudamericana. La fecha límite de la medianoche del miércoles para llegar a un acuerdo con los tenedores de bonos se cumplió y el ministro de Economía argentino Axel Kicillof se mantuvo firme en la posición de su gobierno de que no podía aceptar un acuerdo con los acreedores de fondos de cobertura estadounidenses que califica como 'buitres'. Kicillof dijo que los fondos rechazaron una oferta de acuerdo durante las conversaciones que acabaron varias horas más temprano, aunque no dio detalles de esa propuesta. "No vamos a firmar ningún compromiso que comprometa el pueblo argentino", dijo Kicillof después de salir de una reunión con los acreedores y un mediador en la ciudad de Nueva York. "Que se queden tranquilos los argentinos. Mañana será otro día y el mundo seguirá andando". Pero el mediador designado por la corte, Daniel Pollack, dijo que la suspensión de pagos podría perjudicar a los tenedores de bonos que no formaban parte de la disputa, así como la economía argentina, que sufre una recesión, escasez de dólares y una de las tasas de inflación más altas del mundo. "El alcance de las consecuencias del default no es predecible y tampoco positivo", dijo Pollack. Un fallo anterior de una corte de Estados Unidos había impedido que Argentina hiciera pagos de intereses por 539 millones de dólares para la medianoche del miércoles a otros tenedores de bonos que acordaron planes de reestructuración por separado con el país en 2005 y 2010. No hubo comentarios inmediatos de los fondos de cobertura, que se negaron a participar en las reestructuraciones de la deuda y ganaron un juicio en un tribunal estadounidense para que se les pague el valor total de sus bonos más los intereses, que actualmente se calculan en unos 1.500 millones de dólares. Kicillof desestimó la decisión de la agencia calificadora Standard & Poor's de rebajar la calificación crediticia en moneda extranjera de Argentina a "default selectivo" debido a los pagos de intereses que no se realizaron. "¿Quién cree en las agencias calificadoras? ¿Cómo un país solvente con capacidad de pago va a estar en default?", dijo. La presidenta argentina Cristina Fernández se había negado desde hace tiempo a negociar con los acreedores de fondos de cobertura, a los que ha menudo llama 'buitres' por escarbar en el cadáver de la mora del país por 100.000 millones de dólares en 2001. Los bonistas litigantes, encabezados por NML Capital Ltd. del multimillonario de Nueva York Paul Singer, pasaron más de una década litigando para el pago total en lugar de acordar otorgarle algún alivio de la deuda a Argentina.También enviaron abogados a todo el mundo para tratar de forzar a Argentina a pagar sus deudas en mora y lograron que un tribunal de Ghana incautara temporalmente un buque escuela naval argentino. La amenaza de incautaciones obligó a Fernández a dejar de usar su avión presidencial para volar en jets privados. Esta situación inédita de default declarado por una agencia de calificación financiera y negado por Argentina se produce trece años después de la catastrófica cesación de pagos de 2001, cuando el gobierno suspendió el pago de 100.000 millones de dólares, equivalentes a 166% de su PIB. Según los analistas, una de la primeras consecuencias sería alejar de forma duradera al país del acceso a los mercados internacionales de capitales, de los que está excluida desde 2001 y a los que trataba de regresar. Para el banco francés Natixis, si Argentina lograra un acuerdo con algunos de sus acreedores más decididos, "el impacto sobre la economía argentina será relativamente limitado" . "Pero el costo de un default prologando será substancial" , añade en una nota. "Aunque los datos económicos fundamentales sean mejores que en 2001, el país sufriría un aumento del costo de sus préstamos, los bancos reducirán probablemente sus líneas de crédito a Argentina. Un default la aislaría de los mercados financieros a pesar de los recientes esfuerzos del gobierno" . La directora del Fondo Monetario Internacional (FMI) , Christine Lagarde, había minimizado el martes el impacto: "Argentina ha estado fuera de los mercados financieros por mucho tiempo y aunque el default siempre es lamentable no creemos que tenga mayores consecuencias sustantivas fuera" del país.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad