Honduras recibe solidaridad y apoyo técnico por el incendio en una cárcel

Honduras recibe solidaridad y apoyo técnico por el incendio en una cárcel

Febrero 15, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | EFE
Honduras recibe solidaridad y apoyo técnico por el incendio en una cárcel

Las autoridades continúan con la evacuación de los cadáveres y la identificación de las víctimas.

OEA y Gobiernos de todo el mundo se solidarizaron con Honduras y prometieron ayuda científica y especializada para adelantar la investigación sobre las causas del incendio. Autoridades confirman que la cifra de muertos sigue en ascenso y superaría los 300.

Los gobiernos de América Latina y España se solidarizaron con Honduras por el incendio que cobró más de 300 víctimas en una cárcel de ese país, mientras que la OEA confirmó que enviará una misión investigadora y Chile, un equipo de forenses.El secretario general de la Organización de Estados Americanos, OEA, José Miguel Insulza, solicitó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) que investigue en Honduras "los sucesos que desembocaron en la tragedia carcelaria", para presentar un "informe exhaustivo" al Gobierno del país y a la organización interamericana.El incendio declarado de madrugada en la Granja Penal de Comayagua por causas aún no determinadas puede haber ocasionado la muerte a más de 300 personas, además de una treintena de heridos, según diversas fuentes.El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, ha prometido una investigación "transparente" y depurar responsabilidades, para lo cual ya se ha ordenado la suspensión en sus cargos de las autoridades penitenciarias, de esa cárcel y nacionales.De otro lado, desde Santiago, la ministra chilena de Justicia en funciones, Patricia Pérez, anunció que en las próximas horas viajará a Honduras un equipo multidisciplinario compuesto por 14 antropólogos, peritos tanatólogos, odontólogos forenses y bioquímicos, para que colaboren en la identificación de las víctimas del incendio. "Este lamentable hecho enluta a toda América Latina y por lo tanto es una demostración completa de solidaridad, científica y humana que acompaña el sufrimiento de las familias, por lo tanto, también enviaremos personas que tienen experiencia en apoyo psicológico a los familiares de las víctimas", dijo el director del Servicio Médico Legal de Chile, Patricio Bustos.El Ministerio español de Asuntos Exteriores y de Cooperación expresó su "profundo pesar por las trágicas consecuencias" del incendio ocurrido en la granja penal de Comayagua.La Embajada de España en Tegucigalpa confirmó que no habÍ¡ía ningún preso de nacionalidad española recluido en este penal, ni constancia de víctimas españolas entre los fallecidos.El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, transmitió un mensaje de solidaridad y de condolencia al pueblo y al Gobierno de Honduras, por lo que calificó como "una terrible tragedia".El canciller salvadoreño, Hugo Martínez, también lamentó lo sucedido en la Granja Penal de Comayagua y dijo estar "a la espera de una información oficial que genere el Gobierno hondureño, que seguramente comprenderá un investigación exhaustiva de lo que ha sucedido".Además de manifestar su pesar, las autoridades de Guatemala confirmaron que en la cárcel incendiada hay guatemaltecos presos, pero por ahora se desconoce su situación, mientras la Cancillería de Panamá expresó que los siete panameños recluidos en cárceles hondureñas no están en Comayagua.La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, expresó su solidaridad con Honduras por el "enorme sufrimiento" que ha producido el incendio en la prisión y advirtió de que lo sucedido en Comayagua es un "llamado de atención sobre la situación de las cárceles en todos los países de la región".En este sentido, la Cidh urgió al Estado a tomar las medidas necesarias para investigar "debidamente" esta tragedia y evitar que se repita.La Cidh subrayó "los estándares internacionales con el fin de salvaguardar la vida e integridad personal de los reclusos" y tomar las medidas necesarias para prevenir situaciones de riesgo que amenacen gravemente los derechos fundamentales de los detenidos.La Cidh considera que el hacinamiento, "además de constituir en sí mismo una forma de trato cruel, inhumano y degradante", es un factor de riesgo para la vida e integridad personal de las personas privadas de libertad.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad