Hollande y Sarkozy, enfrentados para segunda vuelta presidencial en Francia

Abril 23, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Resumen de agencias
Hollande y Sarkozy, enfrentados para segunda vuelta presidencial en Francia

El candidato presidencial por el Partido Socialista (PS), François Hollande, encabezó ayer la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Francia y ahora se alista para competir, el próximo 6 de mayo, con el actual mandatario, Nicolás Sarkozy.

El candidato socialista logró superar en votos al Mandatario francés. La cita final, el 6 de mayo.

El candidato socialista François Hollande se impuso ayer en la primera vuelta de las elecciones francesas ante el actual presidente, el conservador Nicolás Sarkozy, que ahora se enfrenta a la ardua tarea de consolidar el electorado en la ronda definitiva del próximo 6 de mayo.Hollande, conforme a las tendencias que indicaron los sondeos durante la campaña, logró un 28,10% de los votos, poco más de un punto por delante del presidente Sarkozy, según datos oficiales, al cierre de esta edición.El Ministerio del Interior francés indicó, por su parte, que el presidente Sarkozy logró el 26,98% de los votos, pero no precisó el porcentaje de votos escrutados sobre los que se basa esa información.Ambos candidatos, los más votados en esta primera vuelta, pasan por lo tanto a disputar la segunda ronda, que se celebrará el próximo 6 de mayo.Marine Le Pen, la candidata del Frente Nacional, alcanzó con un 5,4 millones de votos un total del 18,76% y el cuarto clasificado fue el del Frente de Izquierda, Jean-Luc Mélenchon, con un 10,89%.El presidente francés, Nicolás Sarkozy, segundo en esta primera ronda de las presidenciales, dijo comprender “los temores” de sus compatriotas y les pidió apoyo para la segunda vuelta.“Conozco los deberes”, sostuvo el candidato conservador, al presentarse ante sus simpatizantes después de saber que los sondeos le colocaban detrás de su contrincante socialista, François Hollande, con quien disputará la jefatura del Estado en dos semanas.Sarkozy mencionó entre esos “temores” el “respeto de nuestras fronteras”, el “control de la inmigración” y la preservación del “modo de vida” de los franceses, que dijo que se ha convertido en la “cuestión central” de esta elección.“Los dos candidatos designados para la segunda ronda tienen ante sí el deber de la verdad y de la valentía. Ha llegado el momento crucial, el de la confrontación de proyectos”, dijo el todavía jefe del Estado, que propuso la celebración de tres debates antes de la segunda vuelta.Por su parte, el socialista François Hollande, en su primera comparecencia pública tras el cierre de los colegios electorales renovó su intención de “reorientar Europa” y volver a colocarla en la senda del crecimiento y del empleo. Hollande se presentó como el representante “de los que quieren pasar página”, dijo que es consciente de que se le mira “más allᔠde las fronteras de Francia y que su victoria en esta primera ronda “es una sanción al quinquenio que se cierra”.Le Pen, la sorpresaMás allá de la pugna Hollande-Sarkozy, la gran sorpresa en la jornada de ayer la protagonizó la candidata del ultraderechista Frente Nacional (FN), Marine Le Pen, que se alzó entre el 18,2 y el 20%.Le Pen se mostró exultante con las estimaciones disponibles y dijo que la batalla por Francia “no ha hecho más que empezar”, aunque no precisó cuándo enviará una consigna a sus votantes para que opten o no por apoyar a Sarkozy en la segunda ronda.El vigor demostrado en las urnas por el partido de Le Pen daría la razón a quienes consideraron que la aproximación de Sarkozy al campo de la ultraderecha, sobre todo en la recta final de la campaña, no le proporcionó réditos suficientes.Los resultados de ayer no sorprenden con relación a los que los institutos de sondeos auguraban al final de la campaña y dan testimonio de que el giro dado por Sarkozy, asumiendo incluso propuestas de su rival, no ha convencido al electorado.La segunda vuelta, según analistas, se presenta más fácil para el aspirante socialista, toda vez que los votantes de izquierda le podrán dar su apoyo, en muchos casos no tanto por su poder de convicción, sino para sustraer la posibilidad de un segundo mandato de Sarkozy.La candidata ecologista, Eva Joly y el del Frente de Izquierda, Jean-Luc Mélenchon han hecho llamados al voto de la izquierda para sacar a Sarkozy del Elíseo.La votación de esta primera vuelta ya ha sido interpretada como una reacción contra el Presidente candidato, con niveles de popularidad en mínimos históricos para un inquilino del Elíseo, pero también como un respaldo al aspirante concebido como un mal menor.La victoria de Hollande pone fin a una campaña dominada por los asuntos esencialmente franceses, la crisis económica, la pérdida de la máxima consideración de Francia por parte de las agencias de calificación de riesgo y por la ausencia en el debate de los asuntos de política exterior.Durante las próximas dos semanas los dos rivales tienen ante sí la posibilidad de perfilar sus opciones y de jugar sus últimas cartas.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad