Grupos activistas chocan con la policía al inicio del G20 en Seúl

Grupos activistas chocan con la policía al inicio del G20 en Seúl

Noviembre 11, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | EFE

Protestan para pedir a los líderes del G20 que "el pueblo no pague por la crisis".

Varios centenares de personas convocadas por activistas surcoreanos e internacionales se enfrentaron este jueves a la Policía en Seúl, para pedir a los líderes del G20 que "el pueblo no pague por la crisis".Miembros de organizaciones sindicales surcoreanas y estudiantiles se unieron a activistas venidos de Europa, Japón, Estados Unidos, África y Latinoamérica para marchar en protesta este jueves pese a la oposición de la policía que, de momento, no ha informado de detenciones.Los manifestantes gritaron consignas en contra del G20 y demandaron estabilidad laboral, una justa distribución de la riqueza, que se pongan fin a los acuerdos de libre comercio de Corea del Sur con la Unión Europea y EE. UU. y que no se salve a los bancos con el dinero público.Amelie Cannone, presidenta del colectivo Attac, advirtió que los movimientos sociales galos "están unidos y denunciarán, como en Seúl, las políticas neoliberalistas del G20" en Francia cuando el país asuma la presidencia de este foro de manos de Corea del Sur.La argentina Alexandra Angriman, de la Central de Trabajadores Argentinos, también subió al estrado para denunciar que "en el G20 no se persigue un cambio de modelo" , sino perpetuar un sistema que favorece a las corporaciones sobre los trabajadores.Sin embargo, miembros de algunas ONG internacionales han indicado que la cumbre del G20 ha marcado un paso importante al crear grupos de trabajo en desarrollo e incluir ese tema en la agenda.En un comienzo, la concentración de hoy se limitó a los aledaños de la Estación de Seúl, relativamente lejos del complejo donde los jefes de Estado y de Gobierno se reunirán mañana tras la cena de trabajo que abrió este jueves la cumbre.No obstante, varios surcoreanos consiguieron romper con empujones y patadas el cerco policial establecido en torno a la manifestación con el objetivo de marchar hasta la cercana estación de Nampyeong, en una movilización que se desarrollo sin incidentes hasta que se llegó al destino final.Al término de la protesta varios centenares de policías cercaron a los manifestantes con autobuses y vallas móviles, sin que se produjeran más que pequeñas trifulcas y una fogata que fue sofocada.Corea del Sur ha extremado la seguridad con el despliegue de unos 50.000 policÍas ante el temor de que se repitan los incidentes de la cumbre de Toronto del pasado verano, en la que se produjeron más de 850 detenciones y quema de vehículos.Por el momento, la manifestación más numerosa se produjo el domingo cuando decenas de miles de personas se congregaron en el centro de Seúl para pedir más derechos a los trabajadores y que no se firme un Tratado de Libre Comercio con EE. UU.La Policía ha avisado de que no tolerará que se produzcan manifestaciones violentas en las cercanías del centro de convenciones COEX, después de que este lunes entrara en vigor una ley que prohíbe las protestas y concentraciones de personas en un área de 2 kilómetros alrededor del centro de reuniones.La movilización de este jueves se prolongó durante cuatro horas, justo cuando los líderes del G20 y de países invitados como España comenzaban a acudir a la recepción que el presidente surcoreano y su esposa habían preparado en el Museo Nacional de Corea.Una tromba de agua y la numerosa presencia de agentes disolvieron la manifestación, que contó con la participación de unas 80 organizaciones surcoreanas, movimientos sindicales estadounidenses o de la red canadiense "Nuestro mundo no está en venta".Durante la marcha se oyeron proclamas contra "un G20 criminal y culpable de la pobreza", así como contra la guerra de Afganistán o el presidente surcoreano, Lee Myung-bak, por no proteger a la clase trabajadora y apoyar proyectos que perjudican al medio ambiente.Bárbara, una estudiante francesa de la Universidad de Seúl, dijo Efe que "es importante hacer ver que los gobiernos se han puesto al favor del sistema financiero con la crisis", mientras que Ben, un estadounidense de 30 años, indicó, sin destapar su rostro por temor a ser grabado por la Policía, que su participación en la protesta está orientada a impulsar los movimientos anarquistas en paÍses como Corea del Sur.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad