Gobierno sirio silencia a los inconformes con sangre y fuego

Agosto 07, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Diego Muñoz, corresponsal en España
Gobierno sirio silencia a los inconformes con sangre y fuego

El Gobierno sirio prohibió el ingreso de medios internacionales. La televisión local mostró el resultado de los ataques en Hamas. Los militares mataron a trece civiles.

El presidente sirio, Bachar al Asad, ordenó arrestos y bombardeos. Más de un centenar de personas han sido asesinadas por las Fuerzas Armadas al punto que la ONU condenó los hechos, pero sigue preocupando el silencio del resto del mundo.

Está de pie, en la calle Pechuán, cerca del Auditorio Nacional de Música, bajo un toldo color granate que dice Al-Fanus y un poco más abajo Cocina Siria Mediterránea. A la sombra se sienten los 36 grados del verano, un verano ardiente, tan caliente como las calles de varias ciudades de Siria, donde los jóvenes han decidido expresar su descontento contra el régimen del presidente Bashar al-Assad.Adentro, el lugar es como una escena de un cuento árabe. El ambiente, la decoración, la música, es otro mundo. Se respira tranquilidad. Pero ella no está tranquila: “es mejor que vamos a un restaurante español, ya no me fío de nadie, no quiero que me vean hablando de mi país aquí”. Fátima tiene miedo. Cómo lo tiene su familia en Damasco, como lo tienen unos familiares que viven en Hama.“Sé que el régimen tiene sus hombres de la Mujabarat en todas partes, por eso era mejor venir a otro sitio”. Ese nombre, que suena a palabras de mago o a uno de los exquisitos platos de comida árabe, no es más que la temida policía secreta, la misma que se ha encargado de hacer el trabajo sucio del Gobierno, como arrestar a los participantes de las marchas que piden que el Presidente y su familia se vayan de Siria, de torturar a los opositores o hacerlos desaparecer, como aseguran varias ONG europeas.“Vine a estudiar y quería regresar luego a mi país, pero estando acá, mi familia tuvo que irse de Siria y ahora vivimos en Valencia. No podemos regresar, no por ahora, mi padre es refugiado político, porque se ha opuesto al régimen, pero desde las protestas tuvo que escoger entre quedarse y esconderse, pero también viviendo acá casi escondido, porque aún tenemos familia en Damasco y en Hama”.De Hama no quiere hablar. Allí vive la familia del esposo de su hermana y es la ciudad que en los últimos días más ha sufrido el daño de las topas del Presidente."Llevan días enteros de bombardeos, han matado mucha gente y no entiendo cómo el resto del mundo está impávido mirando lo que hace el Gobierno. Ni siquiera la ONU ha condenado estas acciones. Mientras el mundo calla, Assad puede seguir reprimiendo al pueblo, matando a los que se manifiestan”.Pero para la mayoría de opositores al régimen que viven fuera de Siria, esta acción brutal contra la ciudad de Hama, que completa ya siete días, no es más que el principio del fin, el viaje sin retorno.“Es un poco complejo lo que sucede en Siria -agrega Fátima-, el mismo día que en Egipto Mubarak y sus hijos, que fueron derrocados por su propio pueblo, comenzaban a ser juzgados en El Cairo, en Siria el Presidente mandaba los tanques a reprimir a sus compatriotas, siguiendo el mismo camino. Puede matar a mucha gente, pero no matará a todos los sirios”.Hama, que en árabe significa fortaleza, es la cuarta ciudad de Siria detrás de Damasco, la capital, Alepo y Homs. Ha sido siempre una ciudad castigada. A orillas del río Orontes, al norte de Damasco. En 1982 cerca de 20.000 personas perdieron la vida luego de que el Gobierno del presidente Hafez al Assad, padre del actual mandatario, enviará al ejército para contener los violentos enfrentamientos entre los Hermanos Musulmanes, los nacionalistas árabes y el partido Barath iraquí. El pasado 1 de agosto, el mismo ejército sirio lanzó su ofensiva contra algunos barrios de la ciudad para aplastar las protestas contra el presidente Bashar Al-Assad, que heredó el poder en el año 2000.“No hay peor ciego que aquel que no quiere ver -dice Fátima- y el presidente sirio no ve que es imposible atajar a las olas para que no vayan a la playa. No creo que dure mucho, terminará por ceder y se dará cuenta, cuando haya matado mucha más gente, que estaba equivocado al querer atajar un pueblo que quiere reformas”.El ex parlamentario independiente Mohamed Mamun, que pasó cinco años en la cárcel por oponerse al presidente, considera que Assad y sus agentes, “están aprovechando la pasividad y el silencio del mundo para cometer más masacres, para extender el terror, porque cree que al aterrorizar al pueblo acabará con las protestas. El mensaje está claro: no va a pasar lo que ha pasado en Egipto ni en Túnez. En Siria están dispuestos a derramar sangre para perpetuarse en el poder”.No hay paso atrásBassma Kodmani, jefe de la iniciativa de Reforma Árabe, asegura desde París, que ya no hay paso atrás. “Quizá se demore un poco, pero es un régimen que está sentenciado porque ha hecho mucho daño a su pueblo. Lo que han hecho en Hama es una demostración de que están dispuestos a todo con tal de quedarse, quieren demostrar que pueden reprimir y entre más represión, más robusta se hace la revuelta”.Es también lo que piensa el presidente ruso Dmitri Medvédev, quien advirtió al presidente sirio que le espera un triste destino. “Si no logra estabilizar pronto la situación, le espera un triste destino y al final, será la comunidad internacional la que acabe tomando una determinación”.Pero para muchos, ya es tarde, ya ha corrido demasiada sangre, el pueblo sirio ha visto la represión y también lo que ha pasado en otros países árabes. A pesar del llamado del líder ruso el presidente sirio prefiere la represión. Y aprovecha que no hay comunicación con el extranjero.“Quizá cuando el mundo vea los muertos, -dice el periodista Javier Pérez Soldado- entonces van a entender lo que pasa, es muy cruel, pero es así en muchos casos. Por ahora se dan cifras, pero no hay la imagen de esta guerra y casi siempre, toda guerra necesita una imagen”. De acuerdo con la ONG Avaaz (avaaz.org), que ha iniciado una plataforma en Internet para denunciar las masacres y desapariciones, desde el 15 de marzo del 2010 han muerto 1.634 personas en las manifestaciones, hay cerca de 3.000 desaparecidos y 26.000 han sido detenidas, golpeadas o torturadas. Y las cárceles se han ido llenando. Según Avaaz, hay 12.617 personas detenidas.Según testigos que han logrado salir de Hama y el Comité Sirio de Derechos Humanos, el domingo que se inició la ofensiva, a los muertos en las calles hay que agregar los presos recluidos en trece celdas en la cárcel principal de Hama, que fueron ejecutados ese día.“Es muy triste -explica Fátima- estamos en la fiesta más importante para los musulmanes, que son casi el 80% del país, el Ramadán, y en nuestro país ha sido una masacre. Aquí en España hemos celebrado muy poco, es muy fuerte tener el cuerpo aquí y el corazón allá. Y lo más triste es que como el Gobierno controla las llamadas, no se puede llamar mucho por temor a involucrar a nuestras familias”.Siria, establecida como república en 1963, aprobó diez años después una constitución en la que se declaraba como República Democrática, Popular y Socialista y basaba su legado en el socialismo árabe, que promulgaba igualdad y libertad religiosa. El presidente, electo cada siete años por el Partido Árabe Socialista Baaz, tiene poder para elegir y destituir al vicepresidente y los ministros y es el comandante de las Fuerzas Armadas.Respecto a las medidas tomadas el pasado jueves por el presidente Bashar al-Assad, una de ellas la de autorizar el multipartidismo, como han pedido los manifestantes desde que se iniciaron las protestas en el 2010, Fátima considera que las reformas llegan demasiado tarde. “Por qué no las hicieron antes. En mi país está permitida la participación de otros partidos políticos, pero controlados por Baaz que es quien dirige todo y forma con ellos y son los únicos que puedan expresarse. Los demás tienen que hacerlo desde el extranjero. De hecho, la Constitución es muy clara: le da el poder y el liderazgo del estado y el control de la vida de toda la sociedad siria. Ellos lo controlan todo”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad