Gobierno de Río de Janeiro investigará excesos de policías contra manifestantes

Gobierno de Río de Janeiro investigará excesos de policías contra manifestantes

Junio 21, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | EFE
Gobierno de Río de Janeiro investigará excesos de policías contra manifestantes

Las protestas que comenzaron en Sao Paulo, exclusivamente contra la subida de las tarifas de transporte público, ganaron otras reivindicaciones, como mayores inversiones en la salud y la educación pública.

El gobernador del estado brasileño de Río de Janeiro, Sergio Cabral, aseguró que "no vamos a proteger a la policía ni a proteger a los vándalos", al referirse a las investigaciones que serán abiertas.

El gobernador del estado brasileño de Río de Janeiro, Sergio Cabral, dijo este viernes que el gobierno regional investigará los posibles excesos de la policía en la represión a los manifestantes que ocuparon en la noche del jueves el centro de la ciudad para reivindicar mejores servicios públicos.Cabral aseguró en una rueda de prensa que la policía se vio obligada a actuar cuando grupos de manifestantes, que calificó como minoritarios, aprovecharon la protesta para realizar ataques vandálicos que provocaron grandes daños en la ciudad.La protesta que congregó anoche a cerca de 300.000 personas en Río de Janeiro degeneró en un enfrentamiento entre pequeños grupos de manifestantes y policías que dejó 62 heridos, 10 detenidos y rastros de destrucción en el centro de la ciudad."No vamos a proteger a la policía ni a proteger a los vándalos", dijo Cabral al referirse a las investigaciones que serán abiertas."Hay que revisar los procedimientos (de actuación de la policía) y verificar los excesos. Quienes cometieron excesos tienen que ser castigados de ambos lados", agregó.Algunos manifestantes, dispersados por la policía con gases lacrimógenos, se dirigieron hacia diferentes locales del centro y en su camino destruyeron señales de tránsito, muebles públicos, autobuses y agencias bancarias, así como encendieron fogatas en recipientes de basura con las que intentaron bloquear las vías.Según diferentes denuncias, en la persecución a esos grupos, la policía agredió a personas ajenas a los ataques; cercó una universidad en la que se habían refugiado decenas de personas y lanzó gases lacrimógenos en un barrio bohemio que concentra numerosos bares y cuyos clientes tuvieron que salir huyendo."La policía actuó como consideró que era la mejor forma de actuar. El Estado fue obligado a actuar en momentos en que se produjo un radicalismo y ocurrieron muchas cosas injustas, incluso con periodistas", admitió el gobernador al citar a un cámara herido por una bala de goma.El secretario de Seguridad Pública de Río de Janeiro, José Mariano Beltrame, afirmó que todas las imágenes de los conflictos serán analizadas para determinar si hubo excesos policiales."Una vez identificada la acción, será abierta una investigación para determinar si efectivamente hubo exceso. Si se caracteriza el exceso, sin ninguna duda que habrá puniciones", según Beltrame.Cabral repitió el discurso hecho pocas horas antes por el alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, y elogió el carácter democrático de las manifestaciones pero condenó los actos vandálicos que comprometen las reivindicaciones de las protestas. "No se puede permitir que una minoría desgaste a un movimiento tan bonito", dijo.Agregó que, pese a los incidentes, Río tiene las condiciones de garantizar la seguridad de los eventos de los que será sede, como el Mundial del próximo año y los Juegos OlÍmpicos de 2016.La manifestación de Río de Janeiro fue la mayor entre las que comenzaron la semana pasada en todo el país y que tan sólo anoche movilizaron a más de un millón de personas en al menos 80 ciudades.La asesora de Derechos Humanos de la organización Amnistía Internacional en Brasil, Renata Neder, dijo este viernes que la Policía brasileña "no está preparada" para hacer frente a las protestas que vienen sacudiendo al país desde la semana pasada y que es necesario trabajar para capacitarlas.Neder manifestó "una cierta preocupación" por el aumento de la violencia en las protestas que se desarrollan por estos días en todo Brasil, "especialmente por parte de la Policía" en el control de las marchas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad