Globos de papel iluminados guían a las ánimas en México

Globos de papel iluminados guían a las ánimas en México

Noviembre 02, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Antonio Soto | Agencia EFE

El Encuentro Internacional se realiza en la poblcación de San Agustín Ohtenco.

Miles de globos aerostáticos de papel, de variadas formas y tamaños, vuelan un año más con motivo de la celebraciones del Día de Difuntos en una pequeña localidad cercana a la capital mexicana que mantiene viva la tradición de alumbrar el camino de los muertos hacia la que en vida fue su morada.El II Encuentro Internacional de Constructores de Globos de Papel y el XV Concurso Nacional de Globos y Faroles de Papel de China reúnen ayer y hoy en San Agustín Ohtenco a participantes de México, Ecuador, Brasil y Colombia en un evento en el que se valora la creatividad, la originalidad, la combinación de colores y la ejecución del vuelo.A ellos se suman vecinos de todas las edades y visitantes que, fuera de concurso, liberan sus propios globos con la ayuda de expertos en la materia y bajo la atenta mirada de los bomberos que vigilan para que no se produzcan incendios ni quemaduras.La tradición de elevar globos de papel en estos días viene de lejos en algunas zonas de México, donde también se elaboran faroles que se sitúan en la parte más alta de las viviendas o en las puertas para alumbrar el camino a los difuntos que regresan por estas fechas a la que fuera su casa.En la edición de 2010 el concurso ha incorporado algunos globos con motivos relacionados con el Centenario de la Revolución Mexicana y con el Bicentenario de la Independencia, que se celebran este año.Globos con formas de caballo, dragón gigante de dos cabezas o estrella de catorce puntas lograron, tras mucho esfuerzo, surcar los cielos, al igual que un original modelo elaborado por el equipo brasileño en el que decenas de velas adosadas al exterior le otorgaban una iluminación especial al caer la noche.Elaborados con papel de seda, los globos tienen un mínimo de cuatro pliegos y pueden alcanzar los cinco mil, dependiendo del modelo y el tamaño que le quiera dar su diseñador.Las técnicas de construcción han evolucionado y ahora se construyen con una mecha de parafina y un papel "que se extingue y evita que se produzca un incendio", explicó a Efe uno de los participantes en el concurso, el ecuatoriano Cristian González."El único riesgo es al momento de inflarlo y de soltarlo. Lo importante es soltarlo cuando no haya viento" , añadió este aficionado, que aseguró que los globos "pueden alcanzar hasta la troposfera y llegan en ocasiones a veinte kilómetros de altura" .El cielo de la pequeña población de San Agustín Ohtenco se ilumina en una noche especial gracias a una constelación de globos de todo tipo que recuerdan a las ánimas con su luz el camino correcto de regreso a casa.Allí se encontrarán con sus familiares, que les esperan con sus alimentos, bebidas o, en el caso de los niños, juguetes favoritos.Dicha espera se produce en la entrada de las casas, donde personas de todas las edades se sientan alrededor de una fogata que llamará la atención del difunto y las flores de Cempazúchitl, tradicionales de esta festividad.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad