Fuerzas iraquíes avanzan hacia los suburbios del este de Mosul

Fuerzas iraquíes avanzan hacia los suburbios del este de Mosul

Octubre 31, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co / AFP
Fuerzas iraquíes avanzan hacia los suburbios del este de Mosul

Combatientes chiítas de la función Hash al-Shaabi lanzan misiles contra la localidad de Salmani, al sur de Mosul, durante una batalla en curso contra los yihadistas grupo Estado Islámico.

La ofensiva contra la segunda ciudad de Irak está en su tercera semana y decenas de localidades han sido azotadas. Cerca de 17.000 personas han tenido que abandonar sus casas.

A las fuerzas iraquíes sólo les quedaba este lunes una localidad por conquistar antes de tomar posición en la periferia este de Mosul, el bastión del grupo yihadista Estado Islámico EI, presionado por todos los frentes. Lea también: Más de 800 combatientes del Estado Islámico han muerto en Mosul

La ofensiva contra la segunda ciudad de Irak entró en su tercera semana y decenas de localidades situadas en las llanuras de sus alrededores fueron arrebatadas a los yihadistas con el apoyo de la fuerza aérea y de la artillería de la coalición internacional liderada por Washington. 

Las fuerzas iraquíes todavía no han entrado en la aglomeración de Mosul, indicó este lunes un responsable militar iraquí, desmintiendo informaciones que daban cuenta de este supuesto avance. 

"No hemos entrado en el barrio de Al Karama en el este de Mosul, nuestras fuerzas están en el pueblo de Gogjali, a 2,5 kilómetros de allí", explicó a la AFP Abdelwahab al Saadi, un alto jerarca del Comando Antiterrorista Iraquí CTS, una fuerza de élite, que opera en el frente este de la ofensiva. 

Gojali era, junto con la localidad de Bazwaya, uno de los dos objetivos que se habían fijado para este lunes las CTS, que avanzan desde el este de la ciudad de Bartalla. 

Bazwaya fue retomada y si Gogjali cae, "este lunes por la noche, estaremos a 700 metros de la aglomeración de Mosul", indicó un responsable militar del CTS, Muntadhar al Shimmari, cuyos efectivos y sus convoyes de vehículos blindados ligeros enferentan los disparos de mortero de los yihadistas. 

Desde el 17 de octubre, decenas de miles de miembros de las fuerzas de seguridad avanzan en los frentes este, sur y norte.

Unidades paramilitares dominadas por milicias chiitas se sumaron con el lanzamiento de una ofensiva desde el oeste para que los yihadistas no puedan moverse libremente entre Mosul y la frontera siria. 

La coalición internacional anunció el pasado viernes que las fuerzas iraquíes harían una "pausa" de dos días para consolidar sus primeros triunfos territoriales y reposicionarse.

Las fuerzas kurdas reconquistaron algunas localidades al norte y al este de Mosul, lo que les permitió consolidar esas posiciones, mientras que en el sur las fuerzas federales suben por el valle del Tigre pero están aún lejos de los bordes de la ciudad donde el grupo EI proclamó su "califato" en 2014. 

Combatientes de las Unidades de Movilización Popular (Hashd al Shaabi), una coalición de milicias chiitas apoyadas por Irán, acaban de lanzar una ofensiva al oeste de Mosul.

Su objetivo es retomar Tal Afar y cortar la línea de abastecimiento yihadista que enlaza Mosul con la frontera siria. Oficialmente, estas fuerzas no participarán a la liberación de Mosul, donde la comunidad sunita es mayoritaria.

Algunos de sus comandantes, sin embargo, no lo ven de la misma manera.

Estas milicias a la reputación dudosa fueron acusadas de ataques religiosos en zonas sunitas previamente liberadas del yugo yihadista, como Faluya o Ramadi, al oeste.

Cuando estén posicionadas alrededor de Mosul, las fuerzas iraquíes deberían iniciar un sitio y tratar de abrir corredores para facilitar la evacuación de los habitantes, que los yihadistas utilizan como "escudos humanos". 

Después deberán librar una guerra urbana contra entre 3.000 y 5.000 yihadistas, según las estimaciones estadounidenses, atrincherados en la aglomeración que cuenta alrededor de 1,5 millones de habitantes según Naciones Unidas. 

Los desplazamientos de civiles no son por ahora masivos, pero las organizaciones humanitarias prevén que se intensificarán cuando las fuerzas iraquíes entren en la aglomeración. 

Más de 17.000 personas abandonaron sus casas en estas dos semanas de ofensiva militar y el Consejo Noruego para los Refugiados NRC asegura que por ahora no quedan más que 55.000 lugares disponibles en los diversos campamentos.

En las localidades retomadas por EI, algunos civiles intentan retomar una vida normal luego de dos años de dominación yihadista pero la mayoría de esos sectores todavía no son habitables. Se necesitarán meses en algunas zonas para extraer las minas y reconstruir. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad