Fotografía de niño que sobrevivió a bombardeo en Siria estremece al mundo

Agosto 18, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co / AFP

La foto fue difundida por 'Alepo Media Center', una cadena internacional de Siria, y revela la crítica situación que sigue azotando a ese país.

La foto de un niño de 5 años que resultó herido tras el horror de los bombardeos en la ciudad de Alepo, Siria,  ha sido difundia por 'Alepo Media Center' una cadena internacional del país. El niño se llama Omran Daqneesh y su rostro cubierto de sangre y polvo, le ha dado la vuelta al mundo. 

La actitud del menor es devastadora, sentando en una ambulancia desconcertado sin gritar ni llorar, con un ojo comprometido, alza su mano en un acto indignante para limpiar la sangre, resultado de una tragedia que ya dejó huellas imborrables en su pequeña vida. 

Su caso revela la devastadora situación de los habitantes de Siria, pero especialmente de los niños golpeados por la violencia.

La situación de los niños sirios 

Desde hace un mes, Yaman Ezedin, un niño de 10 años que sufre meningitis, se retuerce de dolor en Madaya ante la mirada impotente de sus padres. Yaman forma parte de los niños enfermos o heridos que la ONU llama a evacuar con urgencia de esta ciudad siria asediada por el régimen de Damasco.

"Durante varios días tuvo 40 grados de fiebre. Las compresas frías no sirvieron. Después tuvo convulsiones, en el cuello y la espalda, y alucinaciones permanentes, y ya no puede ver la luz del día", explica Alaa, su padre, contactado por teléfono por la AFP desde Beirut.

Alaa Ezedin vive con su familia en Madaya, una ciudad de 40.000 habitantes controlada por los rebeldes, ubicada a 40 km al noroeste de Damasco.

Desde hace dos años, la ciudad está sitiada por las tropas del régimen y sus aliados, al igual que las cerca de 600.000 personas que viven en ciudades asediadas en este país en guerra, en su mayoría por las fuerzas del presidente Bashar al Asad.

El asedio a Madaya se hizo total a mediados de 2015, y ya ha provocado más de 60 muertes por desnutrición e inanición, muchas de niños, según las oenegés. Su nombre se ha convertido en el símbolo de la agonía por el asedio.

"Yaman no deja de gritar de dolor, de lo insoportable que es", confía su padre. "Se retuerce delante nuestro y no podemos hacer nada por él, salvo darle tres analgésicos al día. Ya no nos reconoce", explica.

'Salven a mi hijo' 

Según Mohamad Darwish, un médico de 25 años en Madaya entrevistado por la AFP, el niño "ya no reacciona a ningún tratamiento".

Un video difundido por activistas en la ciudad muestra a un pequeño que, afirman, es Yaman, casi inconsciente, gritando de dolor sin parar.

"No sé a quién dirigirme. Llamo al mundo entero, a la ONU, la Cruz Roja, a salvar a mi hijo", implora el padre.

Su llamamiento ha sido difundido por el doctor Darwish y el resto del equipo médico en Madaya. Según éste, 13 niños y una chica de 22 años, semiparalizada y ciega, necesitan ser evacuados sin demora.

"No hay más que un hospital de campaña, al que le faltan medicamentos y equipo. Todo el mundo sin excepción sufre de falta de calcio y de pérdidas de sangre", denunció en su página Facebook el equipo médico. "Hay 45 casos de (fiebre) tifoidea", añadió, llamando a la comunidad internacional a reaccionar.

El 11 de agosto, el enviado especial de la ONU Staffan de Mistura llamó al régimen a permitir la evacuación de urgencia de una quincena de enfermos y heridos, la mayoría niños -el más joven, de seis meses- de Madaya. También pidió a los rebeldes que asedian Fua (noroeste del país) que dejaran salir a dos enfermos.

El domingo, y tras una campaña de Amnistía Internacional (AI), una de las niñas heridas de Madaya, de 10 años, fue evacuada hacia un hospital de Damasco.

Leche mezclada con escayola

Aunque sea dentista, el doctor Darwish se ha visto obligado a tratar, junto a los otros dos médicos que quedan en Madaya -otro dentista y un veterinario-, todos los casos que les llegan: cesáreas, amputaciones y cirugías de todo tipo.

Explica el caso de Bisan Al Shamaa, una bebé de un año, uno de los más terribles.

Los primeros meses dieron a la niña leche en polvo que después descubrieron que estaba mezclada con escayola. "Ahora sufre de sepsis", una infección de la sangre, explica.

Abdel Wahab Ahmad, socorrista que colabora con Médicos Sin Fronteras (MSF) publicó una foto de Bisan, pero también de Usama, un niño de seis años, ambos delgadísimos.

Desde el inicio de la guerra en Siria en 2011, el régimen ha recurrido a la táctica del asedio para ahogar la rebelión en varias regiones.

Según un acuerdo de septiembre de 2015, toda evacuación de Madaya y Zabadani, ciudad de la provincia de Damasco también asediada por el régimen, debe acompañarse de operaciones similares en Fua y Kafraya, localidades asediadas por los rebeldes. Pero, para los niños de Madaya, el tiempo apremia.

Lea también: Ayuda humanitaria llevan un mes sin entrar en ciudades asediadas en Siria: ONU

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad