Florencio Ávalos se convirtió en el primer rescatado de la mina

Octubre 13, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Resumen de agencias

Florencio Ávalos se convirtió en el primer rescatado sano y salvo de los 33 mineros atrapados a 700 metros de profundidad en el yacimiento chileno San José desde hace 69 dÍas.Ávalos, de 31 años, quien a las 10:10 de la noche hora Colombia y luego de 15 minutos de ascenso, regresó a la superficie donde lo recibieron su esposa y su hijo acompañados del presidente de Chile, Sebastián Piñera y una multitud de personas.Antes de la partida, el rescatista Manuel González comunicó a sus compañeros en la superficie que todo marchaba bien: "Le he puesto (a Ávalos) el cinturón en la guatita (cintura) todo funciona bien. El oxígeno también lo lleva arriba en caso de necesitarlo" aseveró.Entre aplausos y gritos de júbilo, Ávalos, fue recibido por su esposa Mónica Araya, sus dos hijos, Álex, de 16, y Byrin, de ocho, así como su padre, Alfonso, y su tío Wilson.Los dos últimos consiguieron una autorización de último minuto para recibir a su pariente, ya que en principio las autoridades habían anunciado que sólo tres familiares podrían recibir a los rescatados.Su salida se logró luego de que la cápsula Fénix 2 llegara con éxito hasta el lugar de la mina San José. El minero llevaba unas gafas oscuras especiales para evitar que la luz dañara sus ojos y mostraba una gran serenidad, a diferencia de su pequeño hijo Byron, que prorrumpió en un largo sollozo.Tal y como había anunciado que era su deseo, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, abrazó al minero con emoción, mientras la primera dama, Cecilia Morel, hacía otro tanto con la esposa del rescatado, Mónica Araya.El ministro de Salud, Jaime Mañalic, lo acompañó hasta una camilla y fue conducido hasta un pequeño contenedor cercano al punto donde la cápsula alcanzó la superficie para ser sometido a un primer análisis médico.El estallido de alegría en el campamento "Esperanza" fue acompañado con sirenas de bomberos y el repique de las campanas de iglesias en todo La jaula en la que descendió el rescatista Manuel González tardó 16 minutos en recorrer el trayecto desde la superficie hasta el túnel subterráneo donde aguardan a ser liberados los mineros, que se fundieron en abrazos con su salvador.El descenso, según explicaron los encargados, se da a un ritmo lento para recorrer con seguridad el trayecto de 622 metros hasta el lugar donde aguardan los 33 atrapados.González fue despedido en la boca del conducto por el presidente Sebastián Piñera, quien le dijo: "llegó la hora de la verdad, usted esté tranquilo. Mucha suerte, que Dios le acompañe. Lo esperamos de vuelta y que traiga a los mineros de vuelta"."Así lo vamos a hacer, presidente", respondió González, de 46 años y doce de experiencia como rescatista, mientras sus compañeros del equipo de rescate se despedían de él con gritos de "Fuerza, hermano", "Suerte, hermano".

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad