Fiscal impulsa investigación contra presidenta Cristina Fernández

Febrero 14, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AFP.
Fiscal impulsa investigación contra presidenta Cristina Fernández

Opositores criticaron a la presidenta Cristina Fernández por no haberse referido al deteriorado estado de la economía argentina.

La resolución del fiscal significó un nuevo impacto sobre la figura de la presidenta, justo a punto de cumplirse un mes de la misteriosa muerte del fiscal Alberto Nisman

El fiscal federal que heredó la denuncia de su fallecido colega Alberto Nisman contra la presidenta Cristina Fernández resolvió el viernes que existen sospechas fundadas e impulsó la investigación, lo que el gobierno atribuyó a un intento de "desestabilización". La medida fue dispuesta por el fiscal federal Gerardo Pollicita, quien a lo largo de su carrera judicial de más de una década no le ha temblado el pulso para investigar a dirigentes poderosos de la política argentina. En un "requerimiento de instrucción", Pollicita dijo que "corresponde introducirse en el análisis de la posible relevancia jurídico penal de los hechos denunciados por el fiscal general Dr. Alberto Nisman, cuya investigación se promueve mediante este acto procesal". La resolución del fiscal significó un nuevo impacto sobre la figura de la presidenta, justo a punto de cumplirse un mes de la misteriosa muerte del fiscal, que formuló la denuncia más grave en su contra y a pocos días de una marcha convocada por distintas organizaciones sociales para pedir por el esclarecimiento del caso Nisman, que se espera sea multitudinaria. Pollicita agregó que como parte de la investigación se dispondrán una serie de "diligencias probatorias" que permitirán "alcanzar un grado de conocimiento suficiente para comprobar o descartar la efectiva concurrencia de los extremos fácticos y dogmáticos" denunciados por Nisman. A diferencia de su colega fallecido, Pollicita no solicitó que se tome declaración indagatoria a la mandataria ni a su canciller Héctor Timerman, acusados de encubrir la presunta responsabilidad de un grupo de iraníes sindicados de un atentado terrorista en contra de un centro comunitario judío. Pero el fiscal ratificó este viernes varias de las medidas solicitadas por Nisman anteriormente y pidió otras nuevas, que no se han dado a conocer por considerarse secreto de sumario. Ahora, es el juez federal Daniel Rafecas quien deberá analizar la solicitud de Pollicita y evaluar cuáles serán los siguientes pasos en el proceso penal. El magistrado adelantó el regreso de sus vacaciones para el miércoles 18 de febrero. Rafecas puede impulsar o desechar algunos de los pedidos del fiscal. También debe resolver si la instrucción la lleva adelante él o la delega en Pollicita. La presidenta no opinó hasta ahora sobre la medida del fiscal y se trasladó a su casa de descanso en El Calafate, en la Patagonia. Sin embargo, altos funcionarios la calificaron como una maniobra de desestabilización y de golpismo judicial. El secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández, afirmó más temprano ante periodistas que la imputación contra la mandataria "es una clara maniobra de desestabilización antidemocrática... no tiene ningún valor jurídico. Acá pareciera que decir imputado es como que ya está semicondenado. No tiene nada que ver", sostuvo. En el documento, Pollicita recordó que están "imputados en la denuncia que dio inicio a las presentes actuaciones" la presidenta, el canciller Timerman, el diputado oficialista Andrés Larroque, un representante de la comunidad iraní en Argentina, Jorge Alejandro "Yussuf" Khalil, el ex juez Héctor Luis Yrimia, los dirigentes sociales afines al oficialismo Luis D`Elia y Fernando Esteche y el presunto espía "Allan , y que según Nisman sería Ramón Allan Héctor Bogado. El 18 de julio de 1994 una camioneta cargada con explosivos detonó frente al edificio de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) , y causó la muerte de 85 personas. Dos años antes, un ataque similar destruyó la embajada israelí en Buenos Aires, con un saldo de 29 muertos. Ninguno de estos ataques ha sido esclarecido. Nisman, de 51 años, fue encontrado muerto con un tiro en la cabeza en su departamento cuatro días después de haber presentado la denuncia contra la presidenta. La justicia investiga si su deceso fue un homicidio, un suicidio, o un suicidio inducido. Pollicita es fiscal federal desde 2005. Tiene en su haber denuncias contra el fallecido expresidente Néstor Kirchner, esposo de Fernández, por "asociación ilícita", que fue luego desechada. También impulsó investigaciones contra los ex presidentes Carlos Menem y Fernando de la Rúa. Medios de comunicación afines al oficialismo publicaron que Pollicita integró la comisión directiva del club Boca Juniors durante la presidencia de Mauricio Macri, actual alcalde de Buenos Aires y precandidato presidencial para las elecciones generales de octubre que elegirán al sucesor de Fernández. Macri es líder de una fuerza política de centroderecha con posturas antagónicas al kirchnerismo. Al evaluar el paso dado por Pollicita, el abogado penalista Juan José Ávila explicó a The Associated Press que se trata del impulso a la investigación sobre el presunto accionar de Fernández. "La validez y ponderación de las pruebas se valorarán en el curso de la investigación que Nisman intentó promover y que el dictamen de Pollicita acompaña o avala", señaló. Ávila, quien fue abogado del centro comunitario judío, cree que la denuncia de Nisman "es seria, consistente y debe ser investigada". Según Nisman, la presidenta fue la cabeza de un plan delictivo para garantizar la impunidad a los imputados iraníes acusados de ejecutar el atentado contra la mutual judía. El supuesto plan se puso en práctica en enero de 2011 en una reunión secreta entre el canciller Timerman y su entonces colega iraní Ali Akbar Salehi y se materializó en 2013 con un memorando de cooperación judicial firmado por ambos países. La maniobra buscaba forzar la caída de las alertas rojas que había emitido Interpol en contra de cinco iraníes, según Nisman, quien basó parte de su denuncia en escuchas telefónicas a allegados del gobierno. El gobierno argentino, de acuerdo con el fiscal fallecido, quería restablecer las relaciones con Irán e intercambiar granos por petróleo en un contexto de crisis energética. Fernández y funcionarios del gobierno habían desestimado la denuncia y la atribuyeron como parte de un complot ideado por un ex agente de inteligencia que fue removido de su cargo en diciembre. "Decir que no está probada o no hay suficientes pruebas es una manera muy elemental de querer presentar la cosa como inconsistente, pero ninguna denuncia, en el momento de hacerla, está probada", dijo Ávila. En tanto, el jefe de gabinete Jorge Capitanich, afirmó que "no existe prueba alguna, ni siquiera de carácter indiciario, respecto de lo que fue la presentación de Nisman... Observamos una estrategia activa de desestabilización, del golpismo judicial activo". El viernes se realizaron nuevos peritajes científicos en el apartamento que habitaba Nisman a pedido de su ex esposa, la jueza federal Sandra Arroyo Salgado, querellante en la investigación sobre su muerte.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad